Muy apreciada en todo el mundo, la pasta ha saltado fronteras y ha acabado convirtiéndose en un alimento universal, consumido en los hogares de todo el mundo. De diferentes formas, tipos y sabores, en el mercado podemos encontrar variedades para todos los gustos que, combinadas con los ingredientes más diversos, hacen las delicias de pequeños y mayores. 

Ver más...

En esta ocasión, te contamos cómo hacer pappardelle, una pasta en forma de tira larga y ancha, que puede cocinarse de mil y una maneras y queda siempre deliciosa. Anímate a preparar esta receta de pasta pappardelle y disfruta de su exquisito sabor.
Las recetas de pasta pappardelle como la que te presentamos hoy están deliciosas, pero más allá de su sabor son altamente nutritivas. Y es que es muy recomendable comer pasta al menos una vez a la semana, y siempre combinándola con otros alimentos saludables como legumbres, arroz, verduras, pescado, carne… Como ya has visto la receta de pasta pueden ser tanto un magnífico plato principal como un acompañamiento perfecto para tus recetas.

Entre sus destacados beneficios está el gran aporte energético que nos proporciona, por eso, es muy recomendable para todas aquellas personas que lo necesiten en mayor medida como niños, deportistas o para trabajadores con un gran desgaste físico.
Un punto crítico a la hora de saber cómo hacer pasta pappardelle u otro plato de pasta es que esta quede “al dente”, es decir en su punto justo. Para conseguirlo es necesario tener en cuenta una serie de pasos. Lo primero será cocerla con el agua hirviendo y cuando rompa a hervir añadir la sal y la pasta. Hay quien añade un chorro de aceite de oliva para que la pasta no se pegue. 
El truco para asegurarte que la pasta ya está lista es fijarse en dos cosas: si está cocida en el exterior y si en el interior tiene un pequeño hilo crudo. Es ahí cuando debemos sacarla del fuego y escurrirla. Si no la vas a utilizar en ese momento pásala por agua fría y échale un poco de aceite de oliva para evitar que se apelmace.

Receta destacada

Pappardelle con tomate olivas y alcaparras

(2)

Muy apreciada en todo el mundo, la pasta ha saltado fronteras y ha acabado convirtiéndose en un alimento universal, consumido en los hogares de todo el mundo. De diferentes formas, tipos y sabores, en el mercado podemos encontrar variedades para todos los gustos que, Ver Receta...

Ingredientes

  • 300 g de pappardelle
  • 1 cebolleta
  • 100 g de olivas negras sin hueso
  • 50 g de alcaparras
  • Orégano fresco
  • 1 bote de Salsa Ragú Gallina Blanca

    Ragù Classic

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

El bonito es un pescado azul muy sabroso y saludable. Se puede preparar de muchísimas formas: encebollado, a la plancha, en marmitako… Pero, sin duda, una de las elaboraciones que más triunfan con este pescado es la receta de bonito con tomate.
En la propuesta que te traemos hoy te contamos cómo cocinar muy fácilmente un sabroso plato de bonito con tomate frito. Si lo prefieres, puedes modificar la receta y, a la hora de añadirle los pimientos verdes, otra opción muy apetitosa es servir el bonito con tomate y pimientos verdes salteados. ¡La combinación de sabores es una auténtica delicia!

Corta el bonito a dados medianos y enharínalos. En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, dora los dados de bonito por todos los lados y resérvalos.
En la misma sartén, dora el ajo picado y la cebolla cortada a láminas muy finas, junto con la pastilla de Avecrem Dúo Paella de Pescado desmenuzada, hasta que la cebolla quede casi transparente.
Añade la cucharada de Sofrito de Tomate y Cebolla Gallina Blanca. Deja cocer 5 minutos. Incorpora el bonito y cocínalo durante 3-4 minutos. Pasado este tiempo, apaga el fuego y sírvelo.
De un solo vistazo puedes comprobar la frescura del pescado, ya que es bastante sencillo. El pescado fresco tiene el ojo brillante y nítido y las agallas de color rojo intenso. Debe presentar el cuerpo rígido; si al presionar con los dedos queda marca en su cuerpo, el pescado no es fresco. Esperemos que te animes a preparar este plato.

¿Eres un amante de las albóndigas? ¡Nosotros también lo somos! Pero hoy te traemos una receta que esconde un sabor que ni te imaginas, ya que no lleva nada de carne.

Lava el calabacín y rállalo en un tazón. Por otra parte, pica la salvia y el romero. En un recipiente, pon el pan rallado sazonado con pimienta, la salvia y romero picado, los huevos y los calabacines. Mezcla bien. Crea las albóndigas y cocínalas en el horno durante 15 minutos a 200 °C.
En una sartén, calienta el Tomate Frito Gallina Blanca y desmenuza una pastilla de Avecrem Dúo Legumbres Estofadas. Añádele las albóndigas y sirve caliente.

Si se te rompen las albóndigas cuando les estás dando forma, añade la yema de un huevo. De esta forma, la masa quedará más unificada y te será más fácil crear las albóndigas perfectas.
Si quieres hacer una crema de tomate, te damos un truquito para que tu crema de tomate sea más espesa: antes de cocinar los tomates, córtalos los tomates por la mitad, quita el interior y déjalos boca abajo durante al menos 15 minutos. Así eliminarás fácilmente toda el agua y tu crema será más espesa.
Una de las peculiaridades de esta receta es que cocinamos las albóndigas al horno. De esta forma, conseguimos una textura más seca y con menos aceite de oliva virgen extra. Por otro lado, preparamos la salsa y... ¡Ya tenemos una original y sabrosa receta! ¡Anímate a prepararla! Esperemos que te haya gustado la receta y que te animes a probarlas.

El verano es la época perfecta para comer tomates. ¿Hay algo mejor que degustar los productos de temporada? Los puedes encontrar riquísimos y, en general, a buen precio. En esta ocasión buscaremos tomates para ensalada, que sean grandes así se convertirán en un recipiente jugoso para nuestro relleno de cuscús.
La receta de Tomates rellenos con cuscús es una receta muy fácil de preparar y casi no necesitas tiempo de cocción.

Es una receta muy versátil que la puedes adaptar a tu despensa. El cuscús por sí mismo puede ser un poco aburrido y monótono, pero agregándole pocas cosas es un ingrediente que se transforma. ¿No me creéis? Pues aquí os dejo unas recetas que no os defraudarán: Cuscús de salmón, Cuscús con champiñones, Cuscús de maíz con pasas y almendras, Cuscús con marisco y verduras.
Corta las tapas de los tomates. Quítale la pulpa y las semillas y déjalos bocabajo para escurrir. Pela la cebolleta y pícala muy finamente. Lava y corta las berenjenas en cubos.
Dora el cuscús con un poco de aceite de oliva virgen extra. Añade ½ taza de agua hirviendo y deja que el cuscús se hinche. Mientras tanto, rehoga la cebolleta y las berenjenas en 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.

Mezcla las berenjenas con la pulpa extraída de los tomates y medio bote Sofrito de Tomate y Verduras Gallina Blanca y deja cocer a fuego lento durante 10 minutos. Hornear durante 15 minutos a 200 ° C y servir. También es ideal como primer plato frío. Si quieres ver más recetas, puedes pinchar en estas recetas de macarrones, cómo hacer gazpacho o recetas de legumbres.