La ensalada es una comida sana y ligera. Por ello, resulta ideal para cuidar nuestra salud acompañando nuestros platos, así como también en una cena refrescante y sin muchas complicaciones.

Existen miles de variantes de recetas de ensalada y hoy de entre todas ellas prepararemos una de deliciosa y fácil: ensalada de apio y tomate.

Más allá de estos saludables ingredientes también lleva lechuga, huevos cocidos y cebolletas, que se pican y se mezclan. Además, de que estos alimentos combinan a la perfección el secreto de esta ensalada está en su vinagreta.

Ver más...

Una ensalada es, en líneas generales, un plato frío con hortalizas mezcladas, cortadas en trozos y aderezadas, fundamentalmente con jugo de limón, aceite de oliva y vinagre.
Como habrás podido comprobar, el denominador común de muchas ensaladas es la lechuga, hoy queremos empezar enseñándote un truco para acompañar la lechuga, añadirle apio. El apio es sano y muy rico, pero tiene un problema: su tallo está lleno de filamentos. Estos pueden ser muy molestos cuando lo comas en la ensalada.
Así que para eliminarlos utiliza un cuchillo y con la punta tira de la base de los filamentos hacia arriba. Ya verás cómo se desprenden sin problemas.

Además, ten en cuenta que el apio es muy bueno para la salud, ya que reduce el colesterol. Pues el aceite esencial del Apio es usado por sus propiedades antioxidantes reduciendo las deposiciones de colesterol insoluble en las arterias. También ayuda a incrementar la secreción de ácidos biliares, lo cual ayuda a remover el colesterol del cuerpo.

Receta destacada

Ensalada de apio y tomate

(108)

La ensalada es una comida sana y ligera. Por ello, resulta ideal para cuidar nuestra salud acompañando nuestros platos, así como también en una cena refrescante y sin muchas complicaciones. Ver Receta...

Ingredientes

  • 4 tomates
  • 1 lechuga
  • 2 o 3 huevos cocidos
  • 1 trocito de apio
  • 1 cebolleta
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

A las ensaladas se le puede añadir ingredientes muy nutritivos. Un ejemplo de ello es esta que te presentamos de bacalao.

Para poder comenzar esta receta de ensalada de bacalao puedes usar bacalao desmigado en salazón o bacalao fresco. Simplemente tienes que tener en cuenta que si lo usas en salazón tendrás que desalarlo.
Si lo usas fresco, en cambio, comienza llevando a ebullición un cazo con agua y, cuando comience a hervir, desmenuza en el agua una pastilla de Avecrem Pescado para sazonar el pescado. Escalda el bacalao en el agua hirviendo hasta que esté cocido.

Una vez puedas manejar el bacalao sin quemarte, desmígalo. Échalo en un bol y resérvalo. Pica el pimiento rojo y el pimiento verde, finitos y de manera longitudinal. Corta también la cebolleta en juliana y mezcla todas estas verduras con el bacalao. ¡Ya casi tienes tu ensalada de bacalao!
Añade a la mezcla de los pimientos, la cebolleta y el bacalao los 150 g de judía blanca cocida y la olivada, que le dará un riquísimo sabor la ensalada de bacalao.

En un plato aparte, ve preparando una mezcla de lechugas. Por sus características, te recomendamos una mezcla de hoja de roble -una lechuga de sabor dulce y una textura muy tierna-, con lechuga romana -más crujiente- y una combinación de rúcula y berros, que con sus sabores picantes quedan genial en la ensalada de bacalao. Sobre este bouquet de lechugas, emplata el resto de los ingredientes que has mezclado previamente. ¡Y ya está!, ya tenemos una deliciosa ensalada, perfecta para compartir en una comida familiar. Si quieres inspirarte con más ingredientes puedes mirar estas recetas con col, recetas con gambas y de ensaladas con remolacha.

Crema de Lechuga

¿Sabías que la lechuga también sirve para hacer cremas? Si, como lo oyes, y esta de lo más rica. Anímate a probar estas que te proponemos por aquí.

Empezamos lavando bien la lechuga. Primero separamos todas las hojas, guardamos las más verdes y frescas y tiramos las hojas exteriores que estén pochas. Sumergimos las hojas frescas en agua durante unos minutos y luego las fregamos con las manos para eliminar los restos de tierra y suciedad. Escurre, deja secar y reserva.
Pelamos las patatas con un pelador y las cortamos a trocitos pequeños. Reservamos de momento. Si te gusta la cebolla, puedes añadirle una cebolla grande picadita también y luego añadirla a la vez que la lechuga y las patatas a la olla, le va a dar un poquito más de sabor a tu crema de lechuga.

En una olla, calentamos un poquito de aceite y añadimos la lechuga y las patatas. Mezclamos bien y añadimos la pastilla de Avecrem desmenuzada. Añadimos el agua y dejamos cocer durante 15 minutos a fuego fuerte.
Retira la olla del fuego y tritura todo con el túrmix. Vuelve a poner la olla al fuego y deja cocer a fuego fuerte hasta que empiece a hervir.

Mientras esperamos que rompa el hervor, mezcla en un vasito la leche fría con la harina de maíz y mezcla hasta que se disuelva. Añade esta mezcla a la olla cuando ya esté hirviendo.
Si prefieres no añadir leche a tu receta de crema de lechuga, puedes sustituirla por alternativas vegetales, como la leche de soja o de avena, ¡o simplemente diluirla en un poquito de caldo!
Mezcla con fuerza para evitar que se formen grumos, y si es necesario, pasa el túrmix otra vez para diluirlos.
Si quieres que la crema tenga una textura muy fina, te recomendamos pasarla por el colador chino.
Rectifica el punto de sal antes de servir y ya estará lista tu crema de lechuga. ¡Puedes servirla en caliente o frío, estará deliciosa igual! Si te has quedado con ganas de ver más recetas de ensaladas de verano pincha aquí.

Para los amantes de las hortalizas traemos esta receta de cogollos de Tudela con atún. Para empezar, lava bien los cogollos y córtalos en cuartos y en sentido longitudinal. Luego corta los pimientos asados en tiras finas.
Pela el diente de ajo y pícalo finamente. Pon en una sartén al fuego el aceite y fríe los ajos hasta que estén dorados. Retira la sartén del fuego, sazona con Avecrem Verduras -30% de sal y agrega el vinagre.

Monta los platos poniendo los cogollos con el atún, las tiras de pimiento y las aceitunas por encima. Riega con el aliño cuando todavía esté templado y sirve.
Te proponemos que si quieres seguir probando lo hagas con una ensalada de pechuga de pollo y pomelo. Parte los pomelos por la mitad, en horizontal. Vacíalos con un cuchillo y con cuidado para no romper las cáscaras. Pela los gajos y córtalos en trozos menudos. Cuece la pechuga de pollo en agua con la pastilla Avecrem durante 20-25 minutos. Escúrrelo bien y reserva el caldo para otra preparación. Trocéala. Corta en daditos el jamón cocido y el queso.

Lava y escurre las hojas del cogollo, dejando las grandes enteras y picando el resto. Ponlo todo en un cuenco y añade la mahonesa, el kétchup y el brandy. Agrega un poco de perejil lavado y muy picado. Remueve bien. Reparte la ensalada en las cáscaras de los pomelos. En el centro de los pomelos pon una hoja de cogollo con un poco de salsa rosa. Y esto sea todo para estas recetas con lechuga, si quieres ver oras recetas con espinacas pincha aquí.