Otra perla gastronómica que se puede cocinar es la fruta. No hace falta tomársela simplemente pelada y/o con azúcar, también la puedes preparar en postres, ensaladas y otras comidas. A los niños les gustará mucho más así y se la comerán mucho más fácilmente: en bizcochos, pinchos y tartas, ¡nadie podrá resistirse!