Podemos empezar con n batido fácil de pera. Tritura un par de cubitos de hielo en una batidora de vaso. Añade el plátano y la pera cortados y bate un poco. Añade la mitad de la leche y las galletas y bate un minuto. Añade el resto de la leche y el azúcar y bate hasta obtener la consistencia deseada. Sirve en vasos altos y bien frío.
También podemos optar por unas peras al vino, pero con un giro, peras al moscatel. Pelamos las peras y rociamos con zumo de limón. En una cazuela, pondremos las peras, la piel de naranja, la canela en rama, el azúcar y cubriremos con el moscatel. Ponemos al fuego y cuando empiece a hervir, dejamos a fuego lento una media hora. Estarán listas las peras. Dejamos enfriar y postre rico.

Ver más...

Además de esto podemos hacer un puré de peras. Pelar y trocear las peras y la naranja. En un cazo al fuego, pondremos la fruta, el zumo de naranja y el licor, así como unas cucharadas de miel. Iremos cociendo lentamente, añadimos la canela y dejamos hasta que la fruta se haga puré. Dejamos enfriar y servimos de postre o merienda.
Las peras, sobre todo la piel, son una excelente fuente soluble e insoluble de fibra, los cuales son esenciales para la salud digestiva. Estas fibras ayudan a mantener la regularidad intestinal en sus procesos digestivos. Las peras aportan el 22% de la fibra que el cuerpo necesita a diario.

Adicionalmente, las fibras solubles ayudan a la flora intestinal en su funcionamiento. La flora intestinal consiste en un conjunto de bacterias benignas que se encuentran en los intestinos. Su principal función es la de eliminar las bacterias y virus dañinos y ayudar en la digestión. Al ayudar a la flora intestinal, las peras son consideradas prebióticos, que están asociadas al envejecimiento sano y a la buena inmunidad.

Pelar y cortar las peras por la mitad y quitarles el corazón. Colocarlas con el interior hacia arriba en la fuente del horno y rellenar la parte central de cada una de ellas con media cucharada de miel de romero y un pedacito de mantequilla. Espolvorear el clavo molido (con moderación). Hacer un jarabe mezclando 1 cucharada grande de miel de romero la Mielísima, en media taza de agua caliente y verterlo en la fuente alrededor de las peras. Cocer a horno moderado (unos 180º C) durante 20-30 minutos, rociando de vez en cuando las peras con el jarabe. Servir caliente con nata fresca.

Las peras poseen una gran cantidad de antioxidantes flavonoides, los cuales disminuyen la inflamación y el riesgo de varias enfermedades relacionadas con la inflamación. Aunque la inflamación es una respuesta inmune normal ante varias condiciones. La inflamación crónica o de larga duración puede dañar la salud. Además de estar vinculada a varias enfermedades como enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.  Al tomar flavonoides se puede reducir el riesgo de enfermedades de corazón y diabetes. Esto es debido a las propiedades antiinflamatorias y antioxidantes de estos compuestos. Además, las peras contienen vitaminas y minerales como el cobre, vitamina C y vitamina K. Los cuales también alivian la inflamación. Las peras poseen flavonoides, los cuales son componentes con capacidades antioxidantes. Además, también tiene gran cantidad de vitamina C y ácido clorogénico, lo que le permite aliviar varias condiciones. Así que ya ves, tienen multitud de beneficios para tu cuerpo.

Para empezar, vamos a preparar una tarta de pera casera. Pelamos las peras y rallamos 6 unidades con la parte gruesa del rallador, y cortar el resto en láminas finas, rociarlas con el zumo de 1 limón, batir los huevos con el azúcar, añadir la harina tamizada con la levadura, incorporar las peras ralladas y mezclarlas bien.

Vertemos la preparación en un molde apto para el horno como una tartera, la engrasamos y enharinado, cubrimos la superficie con las láminas de peras restantes y espolvorear con azúcar y cocer al horno precalentado, a 180 grados durante 20 minutos comprobar la preparación pinchando el centro con un palillo o cuchillo si al probar esto el palillo sigue manchado dejarlo 10 minutos más. Dejar enfriar desmoldar y servir.
Las peras son capaces de disminuir el riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Esto es debido a procianidina, un antioxidante que disminuye la rigidez en los tejidos cardíacos. Además, disminuye los niveles de colesterol malo (LDL) es cuál se pega en las arterias. También aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL) el cual ayuda al cuerpo a deshacerse del colesterol malo.

La piel de la pera contiene un importante antioxidante llamado quercetina, la cual beneficia la salud cardíaca al disminuir la inflamación, la presión sanguínea y los niveles de colesterol malo. Las propiedades antioxidantes de la pera también le permiten aliviar el síndrome metabólico, lo cual también provoca varias enfermedades cardiovasculares. Además de disminuir el riesgo de un ataque al corazón. Esperemos que te haya gustado esta receta.

Otras Recetas con Peras

Para finalizar te enseñamos a hacer unas peras al café. Calienta en un cazo dos vasos (400ml) de café bastante concentrado y añade el azúcar, remueve y aparte del fuego cuando este caliente, pero sin llegar a hervir; pela y corta en 4 mitades las peras, pon el café en una fuente o bandeja de horno que previamente habrás calentado y deja espesar unos 15 minutos, pon entonces las peras y mantén al menos otros 15 minutos a 180ºC, o hasta que veas que las peras están tiernas.

Coloca las peras en un plato preferiblemente hondo y echa por encima el almíbar de café, decora con unas virutas de nata montada en todo el filo del plato. (Servir a temperatura ambiente), la nata se pone en el momento de servir.

Las peras ayudan a perder de peso. Esto es debido a que son bajas en calorías. Además, tienen gran cantidad de agua y fibra, lo que les permite hacer que la persona que las consuma se sienta saciada.
Las peras pueden ayudar al sistema inmune en sus funciones. Esto es debido a los flavonoides antioxidantes y la vitamina C: estimulan la producción de glóbulos blancos. Así como mejoran a su vez sus funciones para ayudarles a eliminar varias condiciones dañinas para el cuerpo. Al comerse la piel también se pueden obtener las fibras y los antioxidantes y antiinflamatorios que de otra forma no se conseguirían, o en poca cantidad, al comer solo el fruto. Si quieres ver más recetas con piña y recetas con fruta pincha aquí.