Dicen que hay que disponer de mucho tiempo libre para elaborar un buen menú semanal. Pero no tiene por qué ser así, y eso es porque tendemos a pensar que las recetas que requieren de muchos ingredientes son las más suculentas. Nada más alejados de la realidad, en la cocina precisamente, podemos preparar platos deliciosos utilizando pocos ingredientes.

La receta que proponemos hoy es la prueba de ello. Para prepararla solo necesitarás sepia, Avecrem, ajo, perejil, aceite de oliva y una bolsa de ensalada variada. Con estos humildes ingredientes tienes suficiente para hacer esta estupenda sepia a la plancha con esencias de ajo y perejil. ¡Lista en menos de 20 minutos!
Pon a calentar en una plancha un poco de aceite de oliva y saltea las sepias. Deja cocer un poco, añade la pastilla de Avecrem desmenuzada deja que se deshaga, el ajo y el perejil picado. Sigue cocinando hasta que las sepias estén en su punto.

Ver más...

Cuando la sepia esté lista, sírvela en un plato. Acompáñala con unas hojas de ensalada variada. Y ya tendrás el plato listo para comer.

Un truco que hará que la sepia quede bien tierna una vez cocida es asegurarse de retirar antes la fina capa transparente que tiene debajo de la piel normal. Para hacerlo, ayúdate con un cuchillo y papel de cocina. ¡Si quieres ver más recetas deliciosas como esta de sepia sigue leyendo! Seguro que te vamos a enseñar recetas que vas a poder incorporar en tus menús y platos. ¡Ven a verlas!

Receta destacada

Sepia a la plancha con esencias de ajo y perejil

(25)

Dicen que hay que disponer de mucho tiempo libre para elaborar un buen menú semanal. Pero no tiene porque ser así, y eso es porque tendemos a pensar que las recetas que requieren de mucho ingredientes son las más suculentas. Nada más alejados de la realidad, Ver Receta...

Ingredientes

  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 1 bolsa de ensalada variada
  • 4 raciones de sepia
  • Aceite de oliva
  • Ajo y perejil
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Albóndigas con Sepia

La combinación de sabores de mar y montaña es especialmente sabrosa con estas tradicionales albóndigas con sepia y guisantes. Te explicamos cómo prepararlas paso a paso para que no te pierdas ni un detalle.
Prepara todas las verduritas que acompañan las albóndigas. Primero, pica los dientes de ajo que vamos a usar para las diferentes elaboraciones, dos para las albóndigas, dos más para el guiso y otro para la picada. Luego ralla los tomates y resérvalos. Pela los guisantes frescos y hiérvelos un par de minutos, reserva también.

Mezcla el pan con la leche, te recomendamos escoger un pan que tenga mucha miga para que le dé más consistencia al guiso de albóndigas. Mientras, ve mezclando los dos tipos de carne y añade la sal, la pimienta, el perejil y el ajo picados. Incorpora también la miga deshecha en leche y el huevo. Amasa todo hasta formar una masa homogénea y añade pan rallado si la consistencia no es suficientemente densa todavía.

Con esta mezcla, forma pedacitos de carne de unos 40 gramos cada uno y enharínalos. Fríe ligeramente las albóndigas por tandas en la misma cazuela donde luego elaboraremos el guiso. Reserva las albóndigas fritas.
Nos ponemos con la sepia, corta la sepia a cuadraditos y prepárate para cocinarla en la misma cazuela. Retira parte del aceite, sofríe la sepia hasta que pierda toda el agua y retira. Añade a la cazuela los ajos picaditos y la cebolla, sofríe todo un 20 minuto. Ahora añade el tomate rallado y sofríe hasta que quede bien reducido. Añade la sepia y cocina 10 minutos más, luego moja todo con el vino y deja reducir.
Añade el caldo y cuece 10 minutitos antes de añadir las albóndigas y los guisantes y cocer todo 10 minutos más.

Mientras se va cociendo el guiso, prepara la picada mezclando las almendras, un ajo, las hojitas de perejil y el chocolate en un mortero y picando todos los ingredientes hasta formar una pasta granulosa. Incorpora la picada al guiso y cuece un poquito más hasta terminar la cocción.

La salsa verde es una de las preparaciones más extendidas a nivel mundial. Sin embargo, cada maestrillo tiene su librillo, y en cada gastronomía se prepara de una manera diferente.
La sepia es uno de los moluscos que se pueden preparar de las maneras más diversas. Una de estas preparaciones puedes encontrarla en esta receta de sepia en salsa verde. Te quedará supersabrosa y muy jugosa, perfecta para cualquier comida familiar.

Para comenzar con tu sepia en salsa verde, trocéala y saltéala en aceite bien caliente. Cocínala vuelta y vuelta, lo justo para que la sepia adquiera un tono dorado, que nos indicará que es el momento de sacarla del fuego. Resérvala para futuros pasos.

Ponte manos a la obra con la salsa verde para tu sepia, comienza laminando los ajos finitos, finitos, partiendo por la mitad la guindilla cayena - ¡ojo que pica! -, y picando el perejil. Cocina a la vez los ajos y la guindilla en la misma cazuela en la que has cocinado la sepia, y cuando el ajo esté ligeramente doradito, agrega la harina y cocínala durante unos minutos. Tres, para ser exactos.
Ojo, porque la harina tiene que quedar bien cocinada. Sabrás que está hecha porque irá tomando un color trigueño, momento en el que tendrás que verter el vino blanco para licuar la salsa. Dale a esta un poco de homogeneidad usando unas varillas. Bate bien, para eliminar cualquier grumo, así conseguirás una sepia en salsa verde perfecta.

Cuando estén todos los ingredientes bien mezclados en tu salsa, vuelve a poner en la cazuela la sepia, y cocínala durante 10 minutos. Para darle un poquito de sabor a tu plato desmenuza una pastilla de Avecrem Pescado y remueve bien la preparación para distribuir los sabores por toda la cazuela.
Como en cualquier receta de un buen guiso, en esta de sepia en salsa verde es superimportante que la receta nunca, y decimos nunca, se quede seca, ya que si no el plato perderá su gran atractivo: la salsa. Así que si ves hace falta un poquito de agua, no temas, incorpora agua. Todo sea por el buen estado de la salsa. Y pasados los 10 minutos de cocción, a emplatar, ¡y listo!

Cuando se trata de hacer un buen plato para nuestros comensales, una opción segura es el risotto. La textura melosa del risotto se diferencia de los otros tipos de arroz por su forma de cocinarlo.
Para hacer un buen risotto tenemos que ir poniendo el caldo poco a poco y removiendo constantemente para que el almidón se mezcle. De esta forma, seguro que nos queda delicioso.

En esta ocasión, el risotto que hemos preparado es un risotto con sepia. En pocos minutos tendrás en tu mesa un plato buenísimo y, aunque no lo parezca, es una receta muy fácil de preparar. Así que anímate y prepara este plato excepcional para toda la familia. ¡Que aproveche!

Limpia la sepia, lávala bien con agua y córtala en trozos. Rehogar las chalotas y, a continuación, añade la sepia y cocina la mezcla durante 10 minutos. Añade el arroz y verte el Caldo Casero de Verduras 100% Natural poco a poco, dejando que el arroz vaya absorbiendo.
Cocina el risotto añadiendo el caldo a medida que el arroz lo vaya absorbiendo y removiendo para mezclarlo con el almidón. Así te quedará un risotto perfecto.

Pela y pica finamente la chalota. Rehoga las chalotas y, a continuación, añade la sepia y cocina la mezcla durante 10 minutos. Añade el arroz y verte el Caldo Casero de Pollo 100% Natural poco a poco, dejando que el arroz vaya absorbiéndolo. Después de la cocción, espolvorea con un poco de perejil fresco y pimienta. Sirve caliente. Esperemos que te haya gustado la receta.