No es un pescado habitual de nuestras costas, sin embargo, es muy normal encontrarlo en muchas pescaderías. Su forma recuerda a la de un tiburón y es un pescado blanco. Su origen es de Vietnam y, por ello, lo más habitual es verlo congelado y en filetes. Su consumo en nuestro país ha generado controversia, no obstante, las autoridades sanitarias confirman que es totalmente seguro consumirlo y que cumple con todos los controles de la normativa europea.

Por otro lado, es un pez de agua dulce y aunque no lo parezca, ya que lo solemos comprar fileteado puede llegar a medir hasta 1,5 metros y pesar 40 kilos. Por esta razón lo más conveniente es trocearlos de manera que se puedan cocinar sin complicaciones. Por otro lado, es un pescado muy versátil lo que hace que se pueda preparar de muchas maneras diferentes. Otra curiosidad es que se alimenta de crustáceos, vegetales marinos y otros peces.

Ver más...

Como su sabor es suave, resulta muy tierno y no tiene casi espinas es ideal para los peques. Por ejemplo, una de las maneras de prepáralo que más les puede gustar es hacerlo en filetes rebozados, ya que quedan realmente sabrosos. Si quieres añadirles un toque más de sabor puedes aderezarlos con limón o ajo y después rebozarlos con harina y huevo. Además, como tiene un contenido en grasa muy bajo es perfecto para aquellas personas que necesiten cuidar la línea y es una buena opción para recetas a la plancha como en estas recetas con panga. Todo son ventajas y, por eso, no es extraño que la panga cada vez se consuma más. Si te animas a hacerlo al horno, aquí te dejamos algunas recetas con panga que te pueden inspirar.

Receta destacada

Filetes de panga a la plancha

(24)

La panga es un pescado de agua dulce y carne blanca que se cría de forma intensiva en el sureste asiático y que tiene tres grandes ventajas que convencen a todo el mundo. Ver Receta...

Ingredientes

  • 4 filetes de panga
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pastilla de

    Avecrem Pescado

  • Medio limón
  • Una picada de perejil
  • Un hilo de aceite de oliva virgen extra
  • Un poquito de sal
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Otros pescados que te pueden resultar ligeros son el lenguado y la dorada, por eso te dejamos más recetas con dorada para hacer con ellos.

Como ya hemos hablado prepáralo en filetes es una de las opciones más fáciles y resultonas, Pero preparar el pescado puede ser todo un reto. Para lograr que los filetes queden enteros y limpios de espinas, es clave que el cuchillo que utilices sea fino y largo; como un jamonero o, mejor, un fileteador. Introdúcelo entre la carne y la espina en sentido longitudinal y deslízalo con suavidad hasta separar cada filete por completo. Pásalos después al plato con cuidado de que no se rompan y... ¡voilà!

Si quieres dar u toque a tu receta siempre puedes incorporar algún ingrediente extra como champiñones. Además, las especies siempre serán tus mejores aliadas ¿A qué el perejil le pone el toque de oro? ¡Pues aprovecha todo el que te regalan en la pescadería! Solo tienes que picarlo y guardarlo en el congelador dentro de un envase de plástico o una bolsa hermética. Cuando pasen unas horas y compruebes que el perejil se ha congelado por completo, agita el contenido para que quede bien suelto, y vuelve a guardarlo.

Si quieres algo más de sabor prueba con rebozar la panga y aquí va un truco para mejorar tus rebozados. Pasa los filetes de panga bien escurridos primero por harina, luego por huevo batido y por último por pan rallado. Ponlos en una fuente, y tápalos con papel de aluminio. Seguidamente los dejas reposar en el frigorífico por lo menos 2 horas para que se asiente el rebozado. Al haberlo rebozado es genial para tus recetas de tupper, y por si necesitas otras recetas para acompañar aquí te las dejamos. ¡Esperemos que te animes y que incorpores estés pescado a tus comidas!