¿Se puede comer panga?

La contaminación de las aguas donde se produce con productos agroquímicos determinó la aparición de multitud de noticias, sobre su posible nocividad para la salud, por contener trazas de agentes de este tipo. La supuesta peligrosidad de su ingesta residía, principalmente, en la creencia de que el panga era una de las especies que más metales tóxicos acumulaba.

En 2009 el Ministerio de Sanidad aclaraba que los niveles de contaminantes del panga que entraba a nuestro país no constituían un riesgo para la salud según los criterios de seguridad de Reglamento Europeo.

En 2010 la OCU analizó la cantidad de contaminantes en panga y perca, comunicando: “Analizamos los filetes de pescado y hemos encontrado restos de pesticidas en el panga y trazas de mercurio en los filetes de panga y perca. Aunque los residuos contaminantes están dentro de los límites legalmente tolerados y no suponen un riesgo inmediato para la salud, es mejor no consumir estos pescados en exceso.