Las recetas de la abuela deberían ser patrimonio de la humanidad y por eso hay que compartirlas. Hoy te traemos esta receta de lentejas de la abuela que seguro que te va a encantar.
Para empezar a preparar estas lentejas, primero cortamos todas las verduritas que vamos a añadir a nuestro estofado. Para picar la cebolla, primero cortamos ambos cabos y luego la cortamos por la mitad, así nos será muy fácil retirar la capa exterior. Pon ambas mitades planas encima de la tabla de corte y, sujetando con el pulgar y el dedo medio ambos lados de la cebolla, córtala de cabo a cabo. Sigue sujetando la cebolla para girarla y vuelva a cortarla para conseguir los daditos de cebolla. Reserva.

Ver más...

Vamos a rallar el tomate, para ello lo lavamos y lo secamos. Luego lo cortamos por la mitad y quitamos las pepitas. Con un rallador colocado encima de un plato hondo o un bol, lo rallamos hasta la piel. Solo te tiene que sobrar la parte más finita de la piel, la parte de la pulpa es muy importante para dar textura a tu estofado. Reserva.
Nos ponemos con las patatas, que vamos a chascar. Primero las pelamos y luego las cortamos de forma uniforme y rompiendo el último trocito de cada corte que hagamos. Cuando hacemos esto conseguimos que la patata suelte el almidón que tiene en el interior y eso dará textura a nuestras lentejas. Reserva. Limpia las lentejas con agua para eliminar cualquier impureza.

Para acabar con la preparación de los ingredientes, vamos a limpiar el pimiento y retirar el copete, clavando el cuchillo en la parte del tallo y resiguiéndolo con el cuchillo para quitarlo de forma limpia junto con las semillas. Luego lo cortamos por la mitad, y cada mitad por la mitad otra vez hasta conseguir cuatro trozos de cada pimiento. Reserva.

En una cazuela alta calienta un poco de aceite y empieza a sofreír la cebolla hasta que tenga un tono ligeramente transparente. Luego añade la cabeza de ajos entera, los pimientos y el tomate rallado. Deja reducir bien a fuego fuerte para que se reduzca un poco el jugo del tomate.
Cuando el sofrito esté listo, añade el tocino y las lentejas. Mezcla bien para que se incorporen los ingredientes. Cubre todo con agua y añade la hoja de laurel y la pastilla de caldo desmenuzada. Mezcla bien para que se integre y deja hervir unos 35 minutos. Añade las patatas chascadas y deja cocinar hasta que las patatas estén listas.

Receta destacada

Lentejas de la abuela

(83)

Las recetas de la abuela deberían ser patrimonio de la humanidad y por eso hay que compartirlas. Hoy te traemos esta receta de lentejas de la abuela que seguro que te va a encantar.

Ver Receta...

Ingredientes

  • 240 gr. de lentejas pardinas secas
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 100 gr. de cebolla
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 hoja de laurel
  • 2 tomates maduros
  • 2 patatas
  • 4 trozos de tocino (unos 100 gr. en total)
  • 50 gr. de pimiento verde
  • 40 gr. de pimiento rojo
  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas
Lentejas de la abuela con producto

Nos encantan las sopas porque son platos fáciles de preparar i geniales para ocasiones en las que hay mucha gente.
Esta receta de sopa de cocido es perfecta para esos días que no te apetece pasar mucho tiempo entre los fogones. Además, es una receta muy sabrosa e ideal para cenar como plato único en los días de frío.
Para empezar a preparar esta sopa de cocido, pelamos y cortamos las verduras que utilizaremos. Primero pelamos la zanahoria con un pelador o con un cuchillo de punta fina. Luego, la cortamos en daditos pequeños.
Pelamos, limpiamos y chascamos la patata. ¿Sabes qué es chascar la patata? Se trata simplemente de hacerle un corte especial: debemos partirla rompiendo el final de cada trozo. Es decir, empujando el final del trozo en vez de cortar hasta al final. Terminamos cortando a daditos.

Continuamos con la cebolla: Pelamos y cortamos a daditos. Primero cortamos la cebolla por la mitad, y haz cortes verticales desde la raíz hacia el borde plano sin cortar completamente, luego haz cortes laterales desde el lado plano y luego rebana la cebolla a lo largo para trocearla en daditos. Si eres de los que lloran siempre cuando están cerca de la cebolla, te damos un truco: después de pelarla, déjala 10 minutitos dentro de un vaso de agua. ¡Ya verás como así evitarás el picor de los ojos!

Ahora seguimos con los huevos. Ponemos un cazo lleno de agua e introducimos los 2 huevos, de manera que queden cubiertos. Los dejamos 10 minutos en el fuego y retiramos. Después, ponemos el cazo debajo de un chorro de agua fría para enfriarlos y ya los podemos pelar y picar con un cuchillo a trozos muy pequeños. ¡Cuidado con los dedos! Para picar, el huevo también puedes usar un thermomix o un rallador.
En una cazuela alta, añadimos y calentamos el aceite a fuego bajo. Empezamos por sofreír ligeramente la cebolla durante 5 minutos, que se irá volviendo doradita. Después, agregamos la zanahoria cortada y a los 5 minutos, la patata cortada a daditos.

Esperamos 5 minutos más y añadimos el Caldo. Cuando empiece a hervir, añadimos los galets. Este tipo de pasta también es conocida como tiburones o conchas. ¿Tú cómo les llamas?
Finalmente, deja que hierva de nuevo y vertemos los garbanzos cocidos. Si no quieres utilizar garbanzos cocidos, la noche anterior deja en remojo los garbanzos en agua. Luego deberás cocinarlos a fuego lento durante 2 horas.

Si hace falta, añadimos algo más de caldo. Cuando los galets estén listos (consulta el tiempo de cocción en el paquete de pasta, pero normalmente suelen ser unos 12 minutos), retiramos del fuego, espolvoreamos el huevo picado por encima de la sopa y ya podemos servir. ¡Te va a encantar!

Los arroces son otros de esos platos que van de maravilla para las comidas familiares, ya que son muy fáciles de repartir. A continuación, te dejamos algunos ejemplos.
Hoy te proponemos una receta de arroz hervido con verduras. Para empezar, pon 2 litros de agua a hervir en una olla. Mientras esperas a que hierva el agua, aprovecha para lavar el arroz y cortar las verduras.
Lava el arroz dos o tres veces en agua fría. Si te estás preguntando por qué hay que lavar el arroz antes de cocinarlo, se trata de un truco para mejorar su sabor y evitar que quede pastoso una vez hervido, limpiando todo su almidón, que es lo que provoca esta sensación. Para lavarlo, debes utilizar mucha agua y remover el arroz en círculos con los dedos hasta que el agua salga limpia.

Por otra parte, puedes empezar a pelar y cortar las verduras. Corta la zanahoria en rodajas pequeñas, las judías verdes en dados pequeños y el calabacín en dados grandes. El brócoli, córtalo en floretes medianos. Si no sabes qué son los floretes, tranquilo: se trata de cada una de las ramas del brócoli. Debes cortarlo en floretes medianos, porque si lo haces en pedazos muy pequeños, se romperían.
Cuando hierva el agua, vierte el arroz lavado. Desmenuza la pastilla de Avecrem, añádela y remueve con suavidad. Cuando el agua vuelva a hervir, espera 2 minutos antes de añadir las verduras.
Añade la zanahoria cortada en el agua hirviente y espera 4 minutos. Después, agrega las judías verdes y déjalo 4 minutos más. A continuación, introduce el calabacín cortado y espera 2 minutitos, y finalmente, añade los floretes de brócoli. Deja cocinar entre 2 y 4 minutos, y… ¡Ya estará listo!
Finalmente, retira el arroz con verduras del fuego y cuela el arroz usando un colador. Ahora puedes añadirle un chorrito de aceite de oliva y ya puedes servirlo. ¡Está delicioso!

Ideas para Comidas Familiares

Si te has quedado con ganas de más, aquí te proponemos algunas recetas que también son apropiadas para comidas familiares.

La ensaladilla rusa casera es un entrante que triunfa en muchas casas, sobre todo cuando llega el buen tiempo y nos apetece comer cosas frescas, fáciles de preparar y muy saludables. En el caso de la ensaladilla rusa, el resultado es un plato sabroso y muy versátil.

Lava las patatas y cocínalas, sin pelarlas, en un cazo con agua y la pastilla de Avecrem Caldo de Pollo. Lava la zanahoria, córtala en trocitos pequeños y cuécela en un cazo hasta que esté al dente. Cuece también los huevos y, cuando estén listos, enfríalos con agua y pélalos.

Cocina el pollo en una sartén con un poco aceite de oliva virgen extra. Una vez esté hecho, córtalo en dados pequeños. Deja que todos los ingredientes se enfríen.
En un bol mediano, pon las patatas cortadas en dados, la zanahoria, los guisantes escurridos, los huevos duros picados, el pollo, la cebolla picada y la mayonesa.
Mezcla todos los ingredientes y sirve la ensaladilla, decorada con unas tiras de pimiento morrón y unas aceitunas partidas por la mitad.

Aquí va el truco: Si quieres que tus patatas te queden aún más sabrosas, el truco está en cocerlas con piel. Si las cueces con piel y una pastilla de Avecrem evitarás que absorban más agua, pero el sabor del Avecrem podrá penetrar poco a poco. Esperemos que te hayan gustado estas recetas, si quieres más mira estas recetas con bacalao, receta de albóndigas, platos para nochevieja o platos con pasta.