Para empezar, vamos a adaptar una receta tradicional al verano, hoy haremos canalones de verano.
¡Qué ricos están los canelones! El problema es que apetecen más en los días más fríos del año, y menos en los calurosos, ya que es una comida que se sirve caliente. Pero hoy te vamos a enseñar a hacerlos en su versión más veraniega.

Ver más...

Para empezar, cuece los canelones, coge una olla y la rellenas con abundante agua, sal y un poquito de aceite. Cuando empiece a hervir, agrega los canelones y deja unos 15 minutos. Luego vigila de escurrirlos cuidadosamente para que no se rompan y deja que se enfríen.
Mientras se cuecen los canelones pica los huevos duros y el atún juntos. Sofríe el tomate en una sartén y cuando ya esté casi listo añade todos los pimientos picaditos. Cuando el sofrito esté listo agrega la mezcla de huevos y atún.
En último lugar, rellena los canelones previamente cocidos, colócalos en una bandeja y cúbrelos de mayonesa un poco clara.

¡Ahora te dejamos con un truco para poder pelar fácilmente los huevos para tus recetas! Pelar los huevos hervidos puede quitarnos mucho tiempo. Y es que el problema muchas veces es que la cáscara se adhiere al huevo y este se rompe al pelarlo. Para evitarlo, sumerge los huevos en agua con hielo después de hervirlos. Después de unos minutos, pélalos. ¡Verás qué diferencia! Esperemos que te haya gustado esta receta, si es así te animamos a seguir leyendo las recetas que te vamos a proponer a continuación.

Receta destacada

Canelones de verano

(24)

¡Qué ricos están los canelones! El problema es que apetecen más en los días más fríos del año, y menos en los calurosos, ya que es una comida que se sirve caliente. Pero hoy te vamos a enseñar a hacerlos en su versión más veraniega. Ver Receta...

Ingredientes

  • 12 placas de

    Canelones Fácil El Pavo

  • 150 gr. de atún en aceite
  • 1 lata pequeña de tomate
  • 2 pimientos morrones
  • 2 huevos duros
  • Mayonesa
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Como no, uno de los platos estrella del verano son las ensaladas. Te animamos a probar estas.
Te traemos una ensalada de alubias con un toque murciano muy especial, una ensalada de alubias con moje, un tipo de salsita muy parecida a la vinagreta que le va a dar el toque a este plato tan de verano.
Para empezar con esta riquísima receta de ensalada de alubias con moje murciano lo primero es poner en remojo las alubias secas. Te recomendamos que las hidrates la noche anterior a cocinar esta receta, para que luego se puedan hacer adecuadamente y no te queden muy duras.

Cuando ya estén humedecidas, pon una cazuela con agua fría. Y recalcamos, fría, es muy importante. Con el agua fría lo que vamos a conseguir es que las alubias se cocinen sin romperse y nos queden enteras y en su punto. Deja que las judías se vayan haciendo y cuando el agua rompa a hervir, desmenuza la pastilla de Avecrem y reduce el fuego. Ya te avisamos que tienes para un ratito, unos 75 minutos de cocción. Una vez se hayan cocido, ya puedes escurrirlas y dejarlas enfriar.

Mientras se van templando las alubias, ve troceando el tomate en cubitos. Para que puedas cortarlo mejor, pélalo. Pero nada de agobiarse, que es muy sencillo pelar un tomate si sabes cómo. ¡Y nosotros sabemos! Ponemos un cazo a hervir y cuando el agua comience a burbujear mete dos tomates, y cuando pasen unos segundos -no más de un minuto-, sácalos. Repítelo con los otros dos tomates que quedan. Verás como con esto la piel del tomate sale en un pis pás. Cuando tengas los tomates pelados y troceados, al bol. Añade aceite y remueve bien. ¡Que no se te olvide poner a cocer los huevos para tenerlos listos para el último paso! Déjalos unos 10 minutos desde que el agua rompa a hervir.

Vamos acabando esta deliciosa ensalada de alubias con moje. Para ello, añade las judías, remueve bien y terminamos con la cebolla que teníamos suavizando en agua con vinagre y con los huevos cortados a cuartos. Añade las judías, remueve y acaba con la cebolla y los huevos cortados a cuartos. ¡Y listo!

Es obvio que cuando hace calor apetecen platos fresquitos como cremas. Aquí te dejamos algunos ejemplos.
Si quieres preparar un entrante ligero y muy sano, y que además sea muy fácil de hacer no te pierdas la receta de hoy: crema fría de calabacín con espárragos.

Lava el calabacín y córtalo a trozos. En una sartén, añade 1 cucharada de aceite de oliva y rehógalo. Agrega al calabacín el caldo y deja cocer. Mientras tanto, lava, pela y hierve los espárragos. A continuación, extiende la masa y corta la hoja a rectángulos de 4x5 cm de lado aproximadamente.
Cuando los espárragos estén cocidos, déjalos enfriar y luego colócalos en trozos de masa laminados. Forma un rollo y espolvorea semillas de lino. Coloca los rollos con espárragos en una sartén y pon al horno durante 15 minutos.

Mientras tanto, mezcla el calabacín, con el jengibre rallado. Sirve los rollitos de pasta y espárragos acompañados de la crema fría de calabacín.
También puedes hacer una de pepino. Una vez esté bien pelado, córtalo en rodajas gruesas, sálalo y déjalo escurriendo durante tres o cuatro minutos en un bol con agua fría para que suelte el líquido y suavice su sabor. Con esto tan sencillo lograrás que no te repita.

Introduce en la batidora los trozos de pepino. Añade también los dos yogures naturales y medio zumo de limón que tendrás que haber exprimido. El jugo de limón le da a la receta un ligero sabor ácido que es idóneo y además le suma mucho frescor. Cuando lo tengas todo, añade a la batidora medio litro de Caldo Casero de Pollo 100% Natural para reducir el espesor de la crema. ¿Lo tenemos todo listo? Pues lo trituramos. En el caso de que notes que aún te ha quedado espeso, añade más caldo hasta alcanzar la consistencia deseada. Pon la crema en un recipiente grande y déjalo reposar en la nevera un mínimo de 3 horas. Sienta mucho mejor cuando está bien frío.

Ahora, sírvelo en un bol. Para que la presentación y el sabor te quede de diez puedes condimentar con semillas de lino o con jamón. Si eliges el jamón, pásalo antes por la plancha. ¡Y lo tienes!
 

Los arroces también pueden ser una buena opción para preparar en verano. Te proponemos que pruebes con un sencillísimo arroz con pollo. Para comenzar, salpimentar el pollo a tu gusto y, en una cazuela con aceite, dóralo hasta que coja un bonito color dorado. Cuando el pollo esté cubierto por una ligera corteza tostada, sabrás que la carne está lista y es el punto para sacarla de la cazuela. Una vez alejado del fuego, resérvalo para después.
En la misma cazuela en la que has dorado el pollo, sofríe el ajo junto a la cebolla picada y el romero. Un truco, para darle más sabor y hacer un arroz irresistible, añade un vaso pequeño de vino blanco. Pasamos a echar el pimiento rojo y el pimiento verde y deja pochar las verduras. Cuando estén pochadas, integra el tomate rallado y déjalo reducir.

Es hora de usar el pollo que has reservado. Agrégalo a la cazuela, a la mezcla del pimiento rojo, pimiento verde y el tomate. Además, añade el pimentón y el arroz sin cocer. Dora la mezcla y cúbrelo todo con Caldo casero de pollo Gallina Blanca y cocina el arroz, el pollo y las verduras durante 16 minutos. Déjalo reposar unos minutos y estará listo para servir. A la hora de emplatar, puedes decorar con tiras de pimiento asado o gajos de limón. Estas recetas que te hemos propuesto están deliciosos y seguro que encuentran hueco en tus menús. Si quieres ver más recetas puedes mirar estas de ensaladas de pasta, recetas de ensaladas, cómo hacer gazpacho y salmorejorecetas con melón.