Pastel de calabacín

Pastel de calabacín

(70)
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Los pasteles salados son una opción excelente para una comida. Pueden funcionar como plato principal o como una manera original de abrir un menú. Además, es una manera diferente de consumir verduras que, a los más peques y a los no tan peques, no les gustan o les cuesta comer. Si quieres saber cómo hacer un pastel de calabacín fácil, rico y delicioso, tienes que ver esta receta.

¿Sabes lo mejor de todo?, que esta verdura apenas añadirá calorías a tu receta, ya que la nata líquida suele suponer unas 250 kilocalorías. Así que tienes una receta que es ligera, rica y superadecuada en una dieta para mantener el peso. Aquí puedes encontrar recetas superricas con calabacín.

Así que, si quieres hacer un pastel de calabacín fácil y rápido, anímate a hacer esta deliciosa receta. ¡Se convertirá en una imprescindible!

 

 

 

Ingredientes para Pastel de calabacín

Cómo hacer Pastel de calabacín

  • Primer paso pastel de de calabacín

    Empezaremos picando una cebolla para saltearla a la sartén. Su sabor le dará un punto de profundidad al calabacín, que cocinaremos directamente al horno más tarde. Parte la cebolla por la mitad y córtala en juliana. Fíjate que te quede delgadita, para que no interfiera en la textura del pastel. Añade una ramita de romero, te sorprenderá. Cuando esté transparente, resérvala.
     

  • Segundo paso pastel de calabacín

    Seguimos con el calabacín. Límpialo bien, pero no les retires la piel. La piel del calabacín es donde se concentra la mayor parte de fibra y nutrientes, ¡los necesitamos! Además, el verde de la piel de esta verdura hará que el plato tenga un color delicioso. Cuando lo tengas limpio, corta el calabacín a rodajas. De momento, resérvalo. 
     

  • Tercer paso pastel de calabacín

    Coge 5 huevos y bátelos en un bol grande. Esta va a ser la mezcla que unirá las verduras para convertirlas en pastel. Añade un poco de pimienta y nuez moscada. Y ahora, el toque de sabor: añade una pastilla Avecrem Vegetal. Deshazla con los dedos para que sea más fácil de integrar con los huevos. Bate un poco y en seguida verás como la mezcla cambia de color. Reserva la mezcla.
     

  • Cuarto paso pastel de calabacín

    Ahora es el momento de armar el pastel. Coge un molde circular ligeramente engrasado con mantequilla. Prepararlo así hará que no se enganche durante la cocción. Si ya tienes el molde listo, puedes empezar a construir nuestro pastel añadiendo, por capas, los ingredientes que hemos preparado. Primero, las rodajas de calabacín. Después un poco de cebolla. Un poco de queso rallado y vuelve a empezar. Haz entre tres o cuatro capas de esta secuencia, hasta llenar el molde. Cuando tengas todas las capas, vierte la mezcla de huevos que habíamos reservado. Fíjate que el líquido empape bien todas las capas de calabacín, ya que será el encargado de unirlas y dar la forma de pastel. Cuando lo tengas, corona con una capa más de calabacín para que se tueste y quede un poco crocantito. 
     

  • Quinto paso pastel de calabacín

    Solo nos queda ponerlo al horno. 30 minutos a 175 °C. Ten paciencia y no lo abras en ningún momento para no cambiar la temperatura de cocción. Después de estos 30 minutitos, ya tienes este pastel de calabacín delicioso. Con 4 ingredientes y unos pasos facilísimos. ¿A que no te lo esperabas?

    Puedes decorar con una ensalada, unos tomates cherry para dar un toque de color o servir como entrante en cualquier ocasión. Este pastel de calabacín será el plato estrella de tus cenitas de verano. Fresco, buenísimo y sanote, sanote. 
     

Valora esta receta

Consejos para cocinar Pastel de calabacín

¿Te ha pasado alguna vez que estás comiendo un calabacín, sea al horno o a la sartén, y te encuentras con algunos trozos que están más hechos que otros? ¡Este súper truco te va a cambiar la vida! Cuando hayas lavado el calabacín y te dispongas a cortarlo, hazlo a rodajas, pero no de cualquier modo. Todos los cortes tienen que tener el mismo grosor. 

De este modo, cuando el pastel esté al horno, los trozos de calabacín se cocinarán de manera uniforme y, así, conseguirás la textura adecuada. 

Verás como, así, ya no vuelves a tropezar con algún que otro trozo de calabacín crudo mientras estés disfrutando de tu riquísima receta. 

 

 

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

 

 

 

*Campos obligatorios