¿Te gusta el pescado blanco? La lubina es uno de los pescados más delicados y versátiles, ya que admite muchas preparaciones diferentes. A la sal, en salsa, al horno, ¡como más te guste! Aquí encontrarás muchas recetas con lubina para sorprender a tus invitados. Atrévete, ¡ya no tienes excusa!  

La lubina está deliciosa la prepares como la prepares. Tiene multitud de combinaciones y cada cuál más buena. Aquí encontrarás consejos para que cuando la cocines les des mucho sabor. Hay algunas que son perfectas para el invierno y otras para el verano. En época estival es un plato recurrente pues su sabor y su procedencia mediterránea te invitan a disfrutar de un buen pescado en esa época del año.  

Te invitamos a que eches un ojo a todas las recetas con lubina que aparecen abajo y te lances a preparar un plato que conquistará a tus invitados.  

Ver más...

Si eres super fan del pescado, también te recomendamos que le eches un ojo a otros recopilatorios perfectos que tenemos para ti. Te sorprenderán todas estas recetas con rape. Estos platos son ideales para Navidad, celebraciones, aniversarios o en la típica reunión con amigos y familiares. Los momentos para cocinar este rico pescado son muy variados, y es indiferente cuándo decidas servirlo: las recetas con rape son perfectas para cualquier momento. También mira las recetas de bacalao. Este pescado, por su versatilidad, puede servirse tanto en frío como, por ejemplo, en una ensalada o en caliente como un plato de bacalao al horno o rebozado. Como comprobamos con estos mismos ejemplos, el bacalao es estupendo tanto como primero como segundo e incluso como entrante si lo presentamos en unos pimientos rellenos de bacalao. ¿Qué te parece? 

Receta destacada

Lubina al horno con calabacín

(7)

Ingredientes

  • 1 lubina
  • 0,25 de pastilla de Avecrem caldo de Pescado -30% de sal Gallina Blanca

    Avecrem Pescado

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 limón
  • 1 lubina
  • 150 g de calabacín
  • 0,25 de pastilla Avecrem caldo de Pescado -30% de sal Gallina Blanca
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 limón
  • 150 gr. de calabacín
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 1 persona

¿Qué tal si hacemos una lubina al horno? ¿Sabes cómo la quieres? Hay distintas recetas que están deliciosas.  

No te lo vas a creer pero una de las mejores formas de sacarle el máximo partido a este pescado es cocinarlo al horno, ya que potenciaremos mucho su gusto. Además, es la mar de sencillo prepararlo así y lo podrás comprobar ahora mismo. Estas recetas de lubina al horno incorporan los aromas del limón, la salvia y el romero para que tenga una fragancia irresistible. Como algunas se cuecen envueltas en papel de aluminio, método de cocción que se conoce como "a la papillote", se hace en su propio jugo a la vez que conserva sus nutrientes y todo su sabor original.  

La cocción al horno permite cocinar los alimentos de forma que queden mucho más jugosos, a la vez que nos permite aprovechar el tiempo para hacer otros platos mientras se están horneando.  

Una cosa importante a tener en cuenta es es el programa del horno. Si quieres cocinar una pieza de pescado bastante grande, tendrás que hacer lo propio que haces con el pollo, usar la función de grill con aire caliente para que se cocine por igual en todas las partes del pescado. En cambio, si sólo utilizas los lomos, puedes utilizar el calor superior e inferior. Con esto, conseguirás que se cocine por igual, pero sin perder la jugosidad que en ocasiones puede quitar el aire caliente a un plato.  

Para poder garantizar la jugosidad de un plato, tienes que tener en cuenta también el tiempo. Nosotros te recomendamos que cocines el pescado durante 10 minutos, aunque esto siempre va a variar dependiendo del tamaño y grosor de las piezas que escojas. 

Muchas veces los pescados blancos pueden pecar de ser un poquito sosos, de no tener mucho sabor y de faltarles algo para completar su sabor y para llenar un poquito más el estómago. ¡Por eso acompañarlos con salsas es la mejor idea!  ¿Sabes que hay muchas opciones de recetas de lubina en salsa?  

Por ejemplo, la de almendras está exquisita. No nos hemos olvidado de la de tomate confitado, que a muchos os encanta. La de al vino blanco o a la asturiana es algo que tenéis que probar al menos una vez en vuestras vidas. ¿Y si hoy es la ocasión?  

La de al vino blanco es super completa. Lleva patatas, pimientos y cebolla cortados en láminas finas. También tiene un ligero toque picante porque, antes de meterla al horno, habremos pasado por la sartén una buena mezcla. Con poco aceite, sofreirás ajos cortados en láminas. Sin dejar que se quemen, añadirás también una guindilla lo más picada posible. Remueve un poco y añadimos el vino blanco. Lo dejas hasta que haga chup chup, removiendo un poco. ¿A que se te está haciendo la boca agua?  

Ahora bien, prepares la que prepares, un consejo. Cuando compres tu lubina en la pescadería, esta debe quedar simplemente sin escamas ni aletas, dividida en dos filetes sin la espina central. No limpies tu lubina con agua cuando llegues a casa porque perdería sabor, es suficiente con pasarle un paño húmedo para retirar restos de sangre, que daría un sabor muy amargo a la carne del pescado. 

Las recetas de lubina son uno de los platos más delicatessen que nos podemos meter entre pecho y espalda. Y es que la lubina es uno de los pescados blancos más magros y, por tanto, nutritivos que hay en el mar. Además, su carne es delicada, baja en sodio y rica en proteínas de alto valor biológico, lo que convierte a la lubina en todo un lujo para quienes practican dietas hipocalóricas (bajas en calorías).

Otra cosa que nos encanta de la lubina es su nombre. ¿Imaginas de dónde procede? Pues ni más ni menos que de la palabra “lobo”.  

Esto se debe a la voracidad y rapidez con que ataca a otros peces más pequeñitos y crustáceos. Vamos, que cuando la vemos tranquila en nuestro plato no es ni la mitad de feroz de lo que en realidad es.  

La lubina se disfruta cuando se compra fresca y entera. Esto es así. Ahora bien, comprarla ultracongelada también puede tener sus ventajas. Para que esta sea efectiva se recomienda congelaciones por debajo de -20ºC durante un periodo mínimo de 24 horas o de al menos 5 días si la temperatura de nuestro congelador ronda los -16ºC o -18ºC, que es lo habitual. En cualquier caso, que no cunda el pánico porque el anisakis desaparece si cocinamos el pescado de forma tradicional, esto es, en temperaturas que alcanzan los 60ºC, como la cocción, la fritura, el horneado o la plancha.  

¡Mira todas las recetas de lubina y escoge la que más te apetezca! Te aseguramos que con todas triunfarás y todo el mundo quedará encantado con el plato.