Los calamares son un alimento muy interesante a incorporar a nuestras dietas. Desde un punto de vista nutricional, el calamar destaca por su altísimo contenido en proteínas de buena calidad, aportando la mayoría de aminoácidos esenciales. Además, es bajo en grasas y calorías (100 gramos de calamar aportan solo 81 kilocalorías y 1,70 gramos de grasas).

Ver más...

Así el calamar, se convierte, en una buenísima fuente de proteínas. Las proteínas, como sabrás, son un elemento fundamental y una gran fuente de proteínas, necesarias para mantener los músculos sanos.
En la gastronomía española es habitual tomar los calamares fritos. Estos calamares fritos se suelen ver en dos variantes, las puntillas o chopitos, que son calamares rebozados y fritos enteros, y los calamares a la andaluza o romana -como también se conoce a esta receta-, en la que las anillas de calamar se cubren de un rebozado bastante más espeso. Además, estas riquísimas anillas de marisco son las protagonistas del bocadillo más castizo de Madrid: el bocadillo de calamares.

Los calamares fritos a la andaluza suelen ir acompañados, además, de diferentes sazones. La más básica es aquella en la que el limón ocupa un lugar privilegiado al lado de los calamares a la andaluza. Sin embargo, también pueden acompañarse de salsas como la mahonesa, el alioli o la salsa rosa, que da un punto picante a la tierna carne de este molusco. Si quieres seguir descubriendo de qué manera puedes preparar los calamares te animamos a que sigas leyendo para conocer nuevas recetas.
 

Receta destacada

Calamares a la romana

(15)

Los calamares son uno de los alimentos más populares en las diferentes culturas gastronómicas del mundo, en parte, por su versatilidad. Puede protagonizar muchos platos, pueden rellenarse, guisarse o hacerse a la plancha. En esta receta de calamares a la andaluza te vamos a enseñar una de las preparaciones más típicas de la cocina mediterránea, Ver Receta...

Ingredientes

  • 400 g de calamares
  • 150 g de harina de trigo
  • Aceite de girasol para frreír abundante
  • 1 pastilla de

    Avecrem Pescado

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Este delicioso guiso de calamares y patatas que te vamos a mostrar a continuación es uno de esos clásicos imprescindibles tanto en los hogares como bares y restaurantes españoles. Una receta riquísima y sencilla que se podría realizar sin problemas con esas cuatro cosas que siempre tenemos en la despensa.

Sofríe en aceite de oliva el ajo, la cebolla y el pimiento durante unos 12 o 14 minutos. Añade el sofrito de tomate y deja cocer unos 5 minutos. Después añade los calamares troceados y rehoga durante 3 o 4 minutos más. Añade el vino blanco y deja que se evapore el alcohol. Tras esto añade las patatas peladas y cascadas en trozos irregulares, añadir también el Caldo de Pescado 100% Natural y deja cocer a fuego suave durante unos 25 minutos o hasta que las patatas estén tiernas.

Aparte de este guiso te queremos enseñar también a preparar un delicioso marmitako de calamar. ¡Toma nota! Ponemos en agua caliente las ñoras durante 20 minutos y a continuación rascamos la pulpa con la ayuda de una cuchara y reservamos. Sofreímos la cebolla y el pimiento picado en dos cucharadas de aceite de oliva hasta que la verdura quede bien pochada.

Añadimos el tomate cortado en daditos y cocemos durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando. Agregamos el calamar limpio y cortado en anillas y cocinamos otros 5 minutos. Vertemos el vino blanco, tapamos la olla y cocemos unos 10 minutos. Incorporamos la pulpa de ñora y las patatas cascadas.
Vertemos el caldo de pescado y cocemos hasta que las patatas nos queden tiernas. Apagamos el fuego y dejamos reposar el guiso 5 minutos con la olla tapada. Emplatamos culminando con un poquito de perejil picado por encima. Si quieres seguir experimentando, mira estas deliciosas recetas a la plancha.

Para seguir, os proponemos una receta típica de bar. Este es el clásico bocado de barra de restaurante que gusta a todo el mundo y que sorprende por fácil y simple: calamares encebollados caramelizados (¡ojo!, que no te engañe el nombre, esta receta no contiene azúcar añadido).

Corta la cebolla en juliana y sofríela en aceite de oliva unos 20 minutos o hasta que la cebolla esté bien dorada y totalmente pochada.

Añade a la cebolla el calamar limpio y troceado. Remueve y deja cocer durante 2 o 3 minutos. Vierte el vino blanco y deja que el alcohol se evapore (con un par de minutos será más que suficiente).
Incorpora el caldo de pescado y cocina todo durante 15 minutos a fuego suave o hasta que el caldo se haya reducido al gusto. Sirve en caliente.

Otra receta de calamar con cebolla que además es facilísima es esta de anillas de calamar. Echar en una cazuela baja y ancha, tres cucharadas de aceite, las cebollas cortadas en gajos grandes y sofríelas un par de minutos a fuego bajo. Echar los calamares, mover, y dejar hacerse a fuego bajo durante 30 minutos.
Pasado este tiempo, echar el vaso de vino blanco, Avecrem caldo de Pescado -30% de sal desmenuzado y dejar cocer otros 30 minutos más. (queda la cebolla como caramelizada y está muy bueno) Sacar los calamares, con un poco de salsa y reservar.

Echar las patatas cortadas en trozos en la salsa sobrante, mover, echar perejil fresco, y un vasito de agua. Cocer a fuego lento y servir junto con los calamares. Para seguir experimentando te recomendamos estas recetas con sepia y para saber como cocinar rape.

Para acabar te presentamos esta receta de calamares rellenos que te va a encantar. Primero, nos ocupamos del relleno. Para ello sofríe la cebolleta picada junto con el ajo también picadito. Hazlo en una sartén bien caliente y cuando vayan cogiendo color, añade las aletas de los calamares, previamente picadas, al sofrito. Una vez cocinadas las aletas y las hortalizas llega el turno de mezclar el sofrito con la carne picada en crudo. Cuando tengas todo integrado y hecho comienza a rellenar los calamares con la mezcla. Con esto ya estás más cerca de tener un delicioso guiso con nuestros protagonistas rellenados.

En una cazuela, dora los calamares que has rellenado hasta que tengan un tono tostado suculento, ¡pero aún no toca comérselos! Una vez alcancen ese color, apártalos del fuego y resérvalos.
En la misma cacerola cocina la parte de la cebolleta restante que no has usado junto con los dientes de ajo. Póchalos a baja temperatura, poco a poco ya fuego lento, para que no se quemen. Cuando ya estén listos agrega las dos cucharadas soperas de Tomate Frito Gallina Blanca y déjalo reducir e incorpora el pimentón. Este condimento dará un rico sabor ahumado. Pero ándate con ojo, no dejes que el pimentón se queme. Para ello, vierte rápidamente el Caldo Casero de Pescado 100% Natural Gallina Blanca. Cuando hayas mezclado todos los ingredientes añade los moluscos ya rellenados y cocina todo junto durante 30 minutos.

Aprovecha esos 30 minutos de cocción y ponte manos a la obra con la picada. En un mortero junta el ajo asado, la tostada de pan frito y las almendras tostadas. Machaca todos estos ingredientes sumando el perejil. Guarda la picada para dar el toque de gracia al guiso, que seguirá cocinándose en la cazuela. Relájate y disfruta del chup chup de nuestro plato, que está casi acabado.