Calamares guisados con patatas

Este delicioso guiso de calamares y patatas es uno de esos clásicos imprescindibles tanto en los hogares como bares y restaurantes españoles. Una receta riquísima y sencilla que se podría realizar sin problemas con esas cuatro cosas que siempre tenemos en la despensa.Ver más...

  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Calamares guisados con patatas

  • Calamares guisados con patatas paso 1

    PASO 1

    Sofríe en aceite de oliva el ajo, la cebolla y el pimiento durante unos 12 o 14 minutos. Añade el sofrito de tomate y deja cocer unos 5 minutos. Después añade los calamares troceados y rehoga durante 3 o 4 minutos más.

  • Calamares guisados con patatas paso 2

    PASO 2

    Añade el vino blanco y deja que se evapore el alcohol.

  • Calamares guisados con patatas paso 3

    PASO 3

    Añadir las patatas peladas y cascadas en trozos irregulares, añadir también el Caldo de Pescado 100% Natural y deja cocer a fuego suave durante unos 25 minutos o hasta que las patatas estén tiernas

Valora esta receta

Consejos para cocinar Calamares guisados con patatas

Como siempre, recomendamos pedir en la pescadería que nos limpien el pescado y los calamres, pero para quienes prefieren hacer todo el proceso de pe a pa, aquí van las nociones básicas: les quitamos la piel y el endoesqueleto (esa especie  de vaina transparente que llevan dentro). Después le daremos la vuelta como si fuera un calcetín y lavamos el calamar debajo del grifo. Por último, le quitaremos la tirita dura que está pegada a las aletas tirando con las manos. Calamar limpio y lavado. Ya solo nos queda cortarlo en rodajas gorditas y reservarlo.

 

Truco destacado de la receta
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

Esta receta de calamares guisados con patatas es, ante todo, una opción muy sencilla que brilla por su suculencia. Tan sencilla que, además del calamar, solo requiere de cebolla, patata, pimiento y ajo, ingredientes fijos en cualquier despensa que se precie. Se trata de clásico guiso que pide a gritos un buen pan para mojar de esa salsa tan sabrosa con sabor a mar y a verduras.

 

Una versión más extendida del guiso de calamares sería sin patata. En este caso podemos acompañar el plato con un sencillo arroz blanco que, bañado en la salsa, puede ser causa de felicidad inmediata. En cualquier caso, la versión que os traemos es uno de los mejores guisos caseros que mejor queda con patatas junto al marmitako o las patatas a la riojana. Es, en definitiva, uno de esos platos mano de santo que se disfruta con cuchara y es perfectamente válido en cualquier día del año, haga o no haga frío (¡por algo siempre es época de calamares!). 

 

Otra de la cosas que nos encantan de esta receta es que es un fijo de muchos restaurantes o bares de tapeo. De hecho, es muy normal verlo en la vitrina de la barra… así que si triunfa, ¡por algo será! Y ni que decir tiene cuanto mejor sea la calidad de los ingredientes, más limpiaremos el plato con el pan. Por eso, recomendamos comprar un calamar de fresco y, a ser posible, autóctono. Respecto a las patatas, le va de escándalo una variedad como la Kennebec (o patata de Galicia) por su consistencia en boca aunque cremosa al ser cocida.