¿Cómo limpiar las puntillas, esos calamares pequeños?

Para limpiar la puntilla o chipirón, te recomendamos que sigas los siguientes pasos:

Cuando cojas la puntilla, verás que se divide en dos partes: la bolsa y las patas. Tira de las patas hasta separarlas y quédate con la bolsa.

Presiona la bolsa para asegurarte de que no queda nada en su interior.

Cuando ya esté vacía, quítale la pluma, esa especie de hueso que parece un plástico puntiagudo. Asegúrate de que no ha quedado ningún trozo en el interior.

No es necesario quitar la piel, pero puedes hacerlo simplemente tirando de ella.

Vuelve a las patas: debes aprovechar los tentáculos y deshacerte de la cabeza cortando justo por debajo del ojo.

Una vez separada la cabeza de los tentáculos, deberás quitar la boca o pico, que es una especie de bola que se encuentra entre los tentáculos.

Lava con un chorro de agua fría tanto la bolsa como las patas, ¡y listo!