Los beneficios de la patata son múltiples. Es un alimento rico en carbohidratos, por lo que nos aporta mucha energía. Además, un 75% de su contenido es agua y es una gran fuente de potasio. También, es rica en vitamina C, vitamina B, ácido fólico y contiene minerales como el magnesio y el hierro.

Seguramente la receta con patata por excelencia que tiene más amantes en nuestro país es la de tortilla de patatas. Para hacer una riquísima tortilla de patatas fácil, lo primero es cortarlas muy bien para que se puedan integrar correctamente con el huevo batido. Cuando tengas las patatas cortadas, ponte con la cebolla y esta córtala en juliana, también muy fina.

Ver más...

En una sartén bien caliente pocha todos los ingredientes en abundante aceite. La cebolla tiene que estar bien pochada, que haya perdido casi el color y la patata esté blandita, ese es el punto en el que sabremos que todos los ingredientes están en su punto y, por lo tanto, es hora de sacarlas del aceite. Escurre el aceite sobrante y ponte con los huevos.

Casca los huevos de tortilla de patatas fácil y échalos en un bol más o menos grande para que puedas batirlos ayudándote de unas barillas. Agítalos bien para que la clara y la yema se mezclen homogéneamente.
Cuando tengas los huevos bien batidos, es hora de añadir las patatas y la cebolla. Te recomendamos que una vez los juntes con el huevo los mezcles para distribuir correctamente los ingredientes. Una vez estén bien amalgamados todos los ingredientes desmenuza una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo sobre la mezcla, ¡y a la sartén!

En la misma sartén en la que has pochado los ingredientes, cocina la tortilla por ambos lados. En un primer momento puedes batir la mezcla para que todo se cocine uniformemente. Hazlo a fuego lento para que los huevos no se quemen. Cuando la primera parte esté más o menos cocinada, dale la vuelta y vuelve a cocinar la parte que no ha estado en contacto con la sartén. ¡Ya tienes tu tortilla lista!

Receta destacada

Tortilla de patatas

(13)

¿Se te ocurre algo mejor que una deliciosa tortilla de patatas? ¡Pues claro! ¡Una tortilla de patatas con un toque de Avecrem! Te ofrecemos la receta de tortilla de patatas clásica para que puedas disfrutar de uno de los mejores inventos de la cocina española. Ver Receta...

Ingredientes

  • 2 cebollas medianas
  • 750 g. de patatas
  • 6 huevos
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • Aceite de oliva
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Otra manera de hacer recetas fáciles con patatas es usarlas de acompañamiento para la carne. Empezamos por el pollo guisado con patatas- Para empezar esta receta de pollo guisado con patatas, ponemos a calentar aceite en una cazuela ancha. Mientras coge calorcito, trocea los 3 muslos de pollo. Los muslos los puedes dejar con piel o sin piel. Dora los muslos por todos los lados hasta que tengas un bonito color, recuerda hacerlo a fuego medio, no muy fuerte. Esparce pimienta molida por los muslos, le va de maravilla esta especia. Una vez doraditos, retíralos.

Coge el pimiento y córtalo a tiras. Los ajos, bien picaditos, y la zanahoria a rodajas. Ahora, pela las patatas y escáchalas. Con esto, ¡tenemos todo listo!
En el mismo aceite en el que has dorado el pollo, sofríe el pimiento y los ajos. Cuando se haya hecho un poco, suma la zanahoria y sofríe durante 15 minutos añadiendo el pimentón. Remueve para que todo se mezcle y echa dos cucharadas de Sofrito Tomate y Cebolla Gallina Blanca. Esto ya tiene una pinta riquísima. Va a empezar a oler de maravilla.

Es el momento de devolver el pollo a la cazuela. Añade también las patatas. Remueve con gracia para que nos quede mezclado y pon una ramita de tomillo. En estos detalles es donde está la diferencia del bueno al buenísimo. Cubre con el caldo de pollo y cocina durante 25 minutos más con la cazuela tapada. Si ves que se reduce mucho tu caldo, añade un poco más si hace falta.
Pasado ese tiempo, ¡lo tienes! Déjalo reposar unos minutos para que se termine de asentar bien y ¡ya puedes servirlo! Disfruta de este delicioso plato que devorará todo el mundo hasta con los ojos. Esta receta con patata es ideal para el otoño, si quieres más platos para otoño picha aquí.

Como siempre, os ofrecemos una alternativa para los que os gusta más el pescado, porque como hemos comentado las patatas se pueden cocinar con multitud de otros ingredientes.
Vamos con una receta de salmonetes al horno con patatas. Primero empezamos por el aliño. Desmenuzamos la pastilla de Avecrem dentro de un recipiente con un poco de agua, agregamos el vino y unas hojas de tomillo, y luego, mezclamos bien.

A continuación, aliñamos el pescado para que vaya penetrando bien el sabor de este superaliño. Mientras, vamos preparando las verduras. Cortamos y desechamos los tallos verdes de la cebolla tierna y su parte inferior. Lavamos bien la cebolla, y luego, cortamos por la mitad para poder colocarla plana encima de la tabla de cortar. Después, cortamos horizontalmente con el cuchillo en rodajas finas. Y con las patatas las pelamos con un pelador y las cortamos también en rodajas.

Por último, lavamos bien el limón y lo cortamos en rodajas gruesas con un cuchillo y vamos a ir poniéndonos nos ponemos manos a la obra con la guarnición. Para ello cubrimos una bandeja de horno con las patatas, la cebolla, el limón y el ajo. Distribuimos las rodajas bien para que ocupen todo el espacio de la bandeja y se cocinen bien todos los trozos. Rociamos todo con aceite y horneamos la bandeja durante 10 minutos a 200º. Después de estos 10 minutos, sacamos la bandeja y ponemos los salmonetes.
Introducimos la bandeja en el horno y dejamos hornear unos 15 minutos aproximadamente. Dependiendo de la medida de los salmonetes, los dejaremos unos minutos de más o de menos. Para saber si están listos, lo mejor es que observes si han cambiado de color.

Finalmente, retira la bandeja del horno y añade unas gotas de limón por encima del pescado. ¡Buen provecho!

El pollo con patatas también es un plato que de por sí se puede hacer de muchas maneras. Si quieres puedes optar por hacerlo al horno. Primero, limpia y seca el pollo, luego salpiméntalo y úntalo en aceite de oliva y el zumo de limón. Corta la cebolla en juliana gruesa y repártela en una bandeja de horno con aceite. Añade una cabeza de ajos partida por la mitad y hornea 15 minutos a 195ºC.

Corta las patatas a rodajas grandes y disponlas encima de la cebolla. Coloca también el pollo con la parte de la piel hacia arriba. Añade el tomillo y el laurel y sigue cocinando hasta que coja color, aproximadamente a los 15 minutos dale la vuelta y cubre las patatas con caldo. Deja cocer unos 25 o 30 minutos más, ¡y listo!
Otra manera muy sencilla de hacerlo es con patatas guisadas. Dora los jamoncitos de pollo en la sartén y cuando estén bien dorados añade el pimiento y el sofrito y remueve bien durante un par de minutos. Añade las patatas, remueve bien y añade el pimentón. Cubre todo con el caldo. Cocina unos 20 minutos hasta que las patatas estén tiernas y añade la picada de ajo y perejil.

Un truco para las patatas es que te quedaran mucho mejor si las chascas. ¿Sabes cómo chascar las patatas? Es muy fácil y cambiará totalmente la textura de tu guiso. Solo tienes que cortar las patatas de forma irregular y creando esquinas con el cuchillo. Esperemos que te hayan gustado estas recetas con patata, aquí podrás ver más con acelgas, platos con batata, o recetas con judías verdes.