Como la patata, el boniato o batata también ha llegado a nuestro país des del continente americano. Este tubérculo es conocido con varios nombres diferentes en distintos lugares del mundo: batata, boniato, camote, papa o patata dulce, moniato. Pero quitando cuestiones lingüísticas el boniato es un alimento muy rico en proteínas, vitaminas y minerales esenciales.

Ver más...

¿Sabías que el boniato es antioxidante? ¿Y qué tiene tantos betacarotenos como la zanahoria? Comer batata o cocinar recetas con boniato aumenta las defensas, cuida la piel, protege el corazón y la vista además de aportar muchos otros beneficios. ¡Vaya que comer este tubérculo solo son maravillas! 
Otra de las características a destacar del boniato es que se puede es un alimento muy versátil, esto incrementa las recetas con boniatos que se pueden hacer: se puede cocer, freír, hornear, hacer al vapor o al microondas. Como alternativa para los más azucareros es pelarlos, cortarlos a rodajas muy finitas y freírlos en abundante aceite, así sirven guarnición y si les pones azúcar, de postre.

El boniato anaranjado es más rico en ciertas vitaminas que el blanco, como la provitamina A o betacaroteno, el pigmento vegetal responsable de los colores rojos, anaranjados y amarillos de los alimentos vegetales. Hay que decir, pero, que el boniato blanco contiene más almidón y menos azúcares, es menos dulce, por eso es mejor para las recetas de boniato
Cuando los boniatos se cocinan a baja temperatura, es decir entre unos 57 y 70º C aproximadamente, el almidón se convierte en maltosa y dextrinas. Es por este motivo que si queremos un boniato más dulce lo podemos cocinar a baja temperatura. Si quieres saber más recetas al horno pincha aquí. ¡Acompáñanos para saber más recetas con boniato!
 

Como ya hemos contado en otras ocasiones la forma en la que cocinamos las recetas es muy importante para tener una alimentación salúdale. La receta con pescado más fácil del mundo es esta que te proponemos aquí de salmón al horno con boniato. Para nosotros, una gran ocasión para deleitar al paladar y hacerle un favor al cuerpo con una buena dosis de Omega 3.

Es por eso que en esta ocasión recurriremos a esta guarnición no tan extendida pero muy preciada por nuestros mayores: el boniato. Sí, tiene un sabor similar al de una patata confitada. Podemos recordar como hacía las delicias de nuestras abuelas, especialmente durante el invierno, y que cocían lentamente al calor de las brasas junto a unas buenas castañas. Es curioso cómo el boniato y la castaña han ido siempre de la mano, ¿no? Para la siguiente receta con boniato, podemos penar que el pollo, muchas veces, puede parecer un plato aburrido e incluso soso. Pero nada de eso, acompáñalo de esta una riquísima guarnición de boniato.

Mientras el pollo se cocina, pela y corta en dados de 1 a 2 cm las patatas y los boniatos y cuécelos a fuego suave en una sartén con aceite de oliva durante otros 12 a 14 minutos junto con la pimienta negra y las hierbas provenzales. Una vez haya pasado ese tiempo, sirve todo caliente y junto y ya tienes un plato la mar de completo.

¿Quieres conseguir un toque escalivado en tu receta? Pues prueba a pre cocer las patatas y los boniatos en el horno. Para ello, envuelve estos tubérculos en papel de aluminio y mételos en el horno durante 25 minutos a 190º. Otra guarnición que también recomendamos es la calabaza, puedes ver algunas recetas con calabaza ella aquí. ¡Anímate a probarlas!

Chips de Boniato

¿A quién no le gustan unas buenas chips de aperitivo? Si quieres salirte de las tradicionales de patata puedes probar con estas de boniato. Además, hay que decir que las patatas chips caseras tienen sus ventajas: nada de aceites sospechosos, una cantidad de sal controlada y, sobre todo, un sabor delicioso si el producto en cuestión es de calidad.

Para esta receta con batata también tienes la alternativa de las recetas al horno. Posiblemente no salgan tan crujientes ni sabrosas como fritas, pero sí más ligeras, menos grasas. También cabe destacar que así serán más cómoda y limpias de preparar. Si te gustan las especias puedes modificar el sabor con facilidad espolvoreándoles hierbas o especias.

Cabe destacar que las propiedades nutricionales del boniato son similares a las de la patata, pero el boniato tiene más hidratos de carbono compuestos por almidones complejos y azúcares, por eso es más dulce que la patata. También hay que decir que el índice glucémico del boniato es inferior al de la patata, así que es una alternativa si no queremos ingerir tantos azúcares.
A nuestras chips les podemos añadir crujiente de nueces. Colocamos las rodajas de boniato sobre una fuente y rociamos con aceite. Entonces procederemos a picar unos 100 g de nueces, las mezclamos con 2 cucharadas de queso parmesano rallado, 2 o 3 cucharadas de aceite y romero picado. Pasaremos a distribuir esta mezcla sobre los boniatos y los hornearemos.

Si ninguna de estas técnicas nos convence y queremos algo hecho en un par de minutos, también los podemos hacer al microondas, quedan también muy ricos y no añadimos más calorías que las de la misma batata o boniato ya tienen. ¡Si te han gustado estas recetas de boniato no dudes en hacerlas y decirnos qué tal! Como complemento a las chips, puedes cocinar estas recetas de ñoquis.