Para empezar con las recetas queremos proponerte una ensalada de lentejas con aceituna y naranja. Es una combinación un tanto original, pero te prometemos que te va a gustar.

Las ensaladas no tienen por qué ser aburridas. Esta ensalada de lentejas es una buena muestra de ello. Y es que son un plato que nos permite añadir miles de ingredientes que las harán menos monótonas, y mucho más nutritivas y completas. La receta de hoy se prepara con lentejas, caldo, olivas, naranjas, cebolla y jengibre. Suena apetecible, ¿verdad?

Ver más...

Además, con esta ensalada te beneficiarás de todas las propiedades de las lentejas, que aportan una cantidad importante de energía y muy pocas grasas. Asimismo, son ricas en hierro y proteínas, y para potenciar la absorción de hierro se le añade el toque cítrico de la naranja. ¡Así tu ensalada quedará deliciosa y será todavía más sana!
Para empezar, pela el jengibre y córtalo en trozos pequeños. Tras esto pica el chalote y cuece las lentejas.

Saltea el chalote y el jengibre en una cacerola con un chorro de aceite de oliva. Añade las lentejas, el Caldo Casero de Verduras 100% Natural Gallina Blanca y la pastilla de Avecrem Dúo Legumbres Estofadas y continúa la cocción durante 20 minutos. Una vez cocido, deja enfriar y añade las aceitunas. Pela las naranjas y córtalas en trozos pequeños. Vierte los trozos en las lentejas y mezcla. Sazona con un poco de aceite de oliva y pimienta y sirve tibio. Ya tienes lista tu primera receta incorporando aceitunas, acompáñanos para saber más.

Receta destacada

Ensalada de lentejas con naranjas y aceitunas

(19)

Las ensaladas no tienen por qué ser aburridas. Esta ensalada de lentejas es una buena muestra de ello. Y es que son un plato que nos permite añadir miles de ingredientes que las harán menos monótonas, Ver Receta...

Ingredientes

  • 250 g de lentejas
  • 500 ml de

    Caldo Casero de Verduras 100% Natural

  • 1 naranja
  • 80 g de olivas arbequinas sin hueso
  • 1 chalote
  • 1 trozo de jengibre fresco
  • 1 chorro de aceite de oliva
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 pastilla de

    Avecrem Dúo Legumbres Estofadas

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Si piensas que cocinar un guiso o un estofado como los que te hacía tu abuela y que te quede tan estupendo como a ella es una tarea muy complicada, ya puedes quitártelo de la cabeza. Y la razón es que no es tan difícil como crees y menos con recetas tan sencillas y rápidas como la del conejo con aceitunas. Como verás a continuación las olivas son una guarnición muy resultona y diferente para tus guisos tradicionales, ven a ver cómo preparar este conejo.

Primero, corta el conejo en trozos y sazónalo con sal y pimienta. Pela los dientes de ajo y pícalos. Separa las hojitas de tomillo y de romero de los tallos y pícalas junto con las aceitunas y las alcaparras.
Calienta el aceite en una cazuela y rehoga el conejo y los dientes de ajo. Cuando los trozos de conejo estén bien dorados riégalos con el vino blanco y deja que se evapore a fuego vivo. Añade la picada preparada. Cuece 5 min.

Vierte el brik del caldo de carne. Salpimenta. Tapa la cazuela y cuece durante unos 30 minutos, a fuego lento.
La mejor manera de trocear el conejo en octavos es primero cortando la cabeza y la cola. A continuación, retira las tripas y pártelo por la mitad, de arriba abajo. De casa mitad separa las patas traseras del lomo y las espalditas de la parte de las costillas. Y ya lo tienes a punto para cocinar. Si quieres consultar más recetas como estas de aperitivo o recetas con pepinos puedes pinchar aquí.

Si quieres preparar unas aceitunas como aperitivo simple, te recomendamos estas maneras de hacerlas. Puedes empezar de una forma muy sencilla: arrebozándolas. Escurre las aceitunas, bate el huevo y moja con él las aceitunas. Empana las aceitunas.

Fríe en aceite a temperatura moderada, 170 ºC y escurre en papel absorbente. Se puede espolvorear con una pizca de Avecrem Caldo de Pollo.

¿Quieres un truco la mar de práctico para rebozar? Bate los huevos en una tartera y sumerge ahí lo que quieras rebozar. Luego, en otra tartera, mezcla la sustancia mojada en huevo con el pan rallado y agita como si fuera una coctelera. Conseguirás un rebozado homogéneo en cuestión de segundos.
Si las quieres machacadas el proceso es muy fácil. Primero se machacan las aceitunas con un mazo y se ponen en agua, en unas garrafas o cubos con tapa. El agua se tiene que cambiar a diario durante al menos diez días para que pierdan el amargor.

Finalmente se aliñan al gusto. Hay un tipo de aliño que queda muy bueno que es el de las berenjenas de Almagro: se mezcla el resto de ingredientes (es bastante a ojo y dependiendo de si nos gustan fuertes o no), se agregan las aceitunas y se cubren con agua. Se dejan una semana o diez días más, teniendo en cuenta que no les entre aire. ¡Y ya las tendríamos listas para degustar! Si quieres más recetas de otros platos como boquerones o con almejas te las dejamos por aquí.