La receta de bizcocho preparada con las medidas del vasito de yogur se ha convertido en todo un clásico de nuestra repostería. Con unos pocos ingredientes y en menos de una hora podemos improvisar una merienda o un postre delicioso y sano. Sigue las instrucciones que te proponemos y verás cómo te queda un bizcocho esponjoso y delicado, con el que disfrutarán tanto los pequeños como los mayores de la casa. Si te apetece cambiarlo un poco, puedes hacer variaciones sobre esta receta básica. Este bizcocho queda estupendo si le añades otros ingredientes, como un poco de chocolate, trozos de fruta fresca, frutos secos, un buen chorrito de anís… Anímate a prepararlo y cuéntanos cómo te ha quedado. ¡Seguro que delicioso!

Ver más...

Precalienta el horno a 180º. En un bol bate los huevos, añade el yogur, y vuelve a batir hasta que quede todo bien mezclado.
Añade el azúcar a la mezcla anterior y la harina, tamizándola a través de un colador. Sobre la harina echa la levadura, el zumo y la ralladura de limón y el aceite. Remueve con unas varillas y mezcla con cuidado.
Unta un molde para horno con un poco de mantequilla y espolvorea ligeramente con un poco de harina, para que el bizcocho no se pegue al molde. Vierte la mezcla en el molde y mételo en el horno. Déjalo cocer unos 30 minutos a 180ºC.

Recuerda no abrir la puerta del horno durante los primeros 20-25 minutos para evitar que el bizcocho no suba. Además, como cada horno es diferente, ten en cuenta que el tiempo es orientativo. Para saber si el bizcocho ya está listo, pínchalo con una aguja fina o con un pincho en el centro y si sale limpio es que está bien cocido. Si, por el contrario, al sacarlo ves que está "manchado" es que le falta algo de tiempo de cocción.
Retíralo del horno y deja que se temple. Después desmóldalo y espolvoréalo con un poco azúcar glas. Una vez finalizada la receta, ¿Cómo os ha quedado vuestro bizcocho de yogur?

Receta destacada

Bizcocho de yogur

(225)

La receta de bizcocho preparada con las medidas del vasito de yogur se ha convertido en todo un clásico de nuestra repostería. Con unos pocos ingredientes y en menos de una hora podemos improvisar una merienda o un postre delicioso y sano. Sigue las instrucciones que te proponemos y verás cómo te queda un bizcocho esponjoso y delicado, Ver Receta...

Ingredientes

  • 1 yogur natural
  • 375 g de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 250 g de azúcar
  • 125 g de aceite
  • 3 huevos
  • 2 cucharadas de zumo y ralladura de limón
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 8 personas

El mundo de la pastelería y la repostería es una constante elección entre cosas: ¿chocolate o mermelada?, ¿azúcar o edulcorante?, ¿tarta o pastel?, ¿horno o microondas?, ¿molde metálico o de silicona?...
Vamos a hablar, pues, de moldes. Para empezar, nos ofrecen un espectro muy amplio de opciones en cuanto a las formas: los hay alargados, redondos, más o menos altos, con diseños especiales de Halloween, Navidad y hasta perfectos para preparar los postres de la Primera Comunión. Además, ya sea para galletas, magdalenas o bizcochos, los podemos encontrar de distintos materiales. Los más tradicionales son los moldes de metal, normalmente de aluminio. Estos moldes son económicos y admiten múltiples usos, pero hay que tener en cuenta algunas cosas a la hora de utilizarlos:

Engrasar y enharinar los moldes siempre antes de usarlos: si no se pone materia grasa antes de verter la masa, al cocerse el preparado se pegará a las paredes y habremos desperdiciado todo el trabajo. No solo ocupan espacio, sino que es importante cuidar que no quede expuesto a algún golpe que le haría perder su forma original.

Y para las cocinas y cocineros y cocineras más modernas, en el mercado tenemos los moldes de silicona, que tienen como ventajas fundamentales, lo inverso a lo que acabamos de advertir sobre los moldes de metal. Es decir: no hay que engrasarlos, podemos guardarlos en cualquier sitio, ya que mantienen la forma, y o nos quemaremos al tocarlos, ya que la silicona no se calienta. Además, los podemos encontrar en mil y un colores y formas distintas. Así que, ya sabéis, haced volar vuestra imaginación ¡y no olvidéis mandarnos un trocito del bizcocho que hayas preparado!
Este bizcocho tan sencillo se puede convertir en una vistosa tarta de cumpleaños si lo decoras con un poco de nata y frutos rojos, con chocolate… También está delicioso si lo abres por la mitad y lo rellenas con mermelada o crema pastelera. ¡Que aproveche!

Las berenjenas son una de las verduras más ricas que nos da una huerta. Muy sabrosas, quedan riquísimas en casi cualquier guiso. Sin embargo, una de las formas más clásicas en las que poder encontrar esta hortaliza es rellena.

Esta receta de berenjenas rellenas tiene un punto diferente, ya que te vamos a enseñar a hacerlas con una riquísima salsa de yogur y pistachos. Para empezar, abre las berenjenas por la mitad. No las vacíes, primero márcalas y ásalas en el horno durante 15 minutos a 180º
Una vez hayan pasado esos 15 primeros minutos, sácalas del horno y retira la pulpa. Resérvala para más tarde. Corta todas las verduras en juliana, muy bien picaditas, y sofríelas a fuego medio. Para hacer un buen sofrito tienes que empezar con la cebolla. Para que no se queme y de sabor al aceite lo que tienes que hacer es remover la cebolla con una lengua de silicona o cuchara de madera. Cuando esté más o menos transparente, añade la zanahoria, el hinojo y el calabacín. Deja que se vayan cocinando y, a media cocción, añade también la ramita de tomillo y la carne de la berenjena que hemos reservado en el primer plato. A media cocción, desmenuza una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo en el sofrito y remueve el sofrito para que todo el sabor se distribuya correctamente por tu delicioso guiso de berenjenas rellenas.
Para la salsa, tritura el ajo, la ralladura de un limón, los pistachos y un chorrito de aceite de oliva. Májalo en un mortero y reserva la mezcla para más adelante. En una bandeja de horno, monta las berenjenas con las verduras. Calienta ligeramente las verduras en el horno y ya las tienes casi listas. ¡Queda ponerles la salsita a tus berenjenas rellenas!

Sirve cada una de las berenjenas en un plato acompañándolas de la salsa de yogur. Puedes hacerlo, o bien en un lado, o bien sobre las berenjenas. ¡Quedarán riquísimas!

Una de las mejores maneras de recibir a tus familiares para una comida y cena es preparando un buen plato de pescado que guste a todo el mundo. Por eso hoy, te queremos enseñar una receta muy sencilla que seguro que te encanta: lomo de salmón al limón y salsa de yogur con champiñones y zanahoria.

Marina el lomo de salmón con el zumo de limón, aceite de oliva, 1 pastilla de Avecrem y pimientas variadas molidas. Calienta una sartén antiadherente sin aceite y dora el salmón 2 o 3 minutos por cada lado con parte del propio marinado, teniendo cuidado que no se seque.
Para preparar la salsa de yogur, trocea el cebollino en tiritas pequeñas y mezcla con el yogur y el aceite de oliva hasta que quede una salsa cremosa.
Saltea los champiñones laminados y la zanahoria cortada en tiras. Presenta el salmón con la salsa de yogur y cebollino y las verduras salteadas.

Para quitar la piel del salmón con facilidad necesitarás un cuchillo. Realiza un corte en un extremo de la suprema y corta la piel presionando hacia un lado y hacia abajo hasta que hayas cortado toda la piel.
¿Qué te parece? ¡Está delicioso! El lomo de salmón va marinado con una salsa riquísima. El marinado es una forma de hacer que nuestros platos saquen todo el sabor que puedan tener y, además, que sean fáciles de cocinar. Y es que, un buen marinado puede convertir un plato convencional en uno de sorprendente. ¿Te animas a preparar de esta forma el salmón? Si quieres ver más recetas para un buen desayuno y recetas de crepes pincha aquí.