Bizcocho de yogur

La receta de bizcocho preparada con las medidas del vasito de yogur se ha convertido en todo un clásico de nuestra repostería. Con unos pocos ingredientes y en menos de una hora podemos improvisar una merienda o un postre delicioso y sano. Sigue las instrucciones que te proponemos y verás cómo te queda un bizcocho esponjoso y delicado,Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 8 personas

Ingredientes

Información nutricional

  • Energía

    467kcal

  • Hidratos

    68.23g

  • Proteínas

    7.73g

  • Grasas

    17.90g

  • Fibra

    1.27g

Cómo hacer Bizcocho de yogur

  • bate los huevos

    PASO 1

    Precalienta el horno a 180º. En un bol bate los huevos, añade el yogur, y vuelve a batir hasta que quede todo bien mezclado.

  • agrega la harina

    PASO 2

    Añade el azúcar a la mezcla anterior y la harina, tamizándola a través de un colador. Sobre la harina echa la levadura, el zumo y la ralladura de limón y el aceite. Remueve con unas varillas y mezcla con cuidado.

  • unta el molde

    PASO 3

    Unta un molde para horno con un poco de mantequilla y espolvorea ligeramente con un poco de harina, para que el bizcocho no se pegue al molde. Vierte la mezcla en el molde y mételo en el horno. Déjalo cocer unos 30 minutos a 180ºC.

  • PASO 4

    Recuerda no abrir la puerta del horno durante los primeros 20-25 minutos para evitar que el bizcocho no suba. Además, como cada horno es diferente, ten en cuenta que el tiempo es orientativo. Para saber si el bizcocho ya está listo, pínchalo con una aguja fina o con un pincho en el centro y si sale limpio es que está bien cocido. Si, por el contrario, al sacarlo ves que está "manchado" es que le falta algo de tiempo de cocción.

  • PASO 5

    Retíralo del horno y deja que se temple. Después desmóldalo y espolvoréalo con un poco azúcar glas. Una vez finalizada la receta, ¿Cómo os ha quedado vuestro bizcocho de yogur?

Valora esta receta

Consejos para cocinar Bizcocho de yogur

El Truco: Más sabor para el bizcocho

Si le añades un chorrito de licor de limón (tipo Limoncello) a la masa del bizcocho, le dará un sabor buenísimo y además te quedará más jugoso.

 

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

con el que disfrutarán tanto los pequeños como los mayores de la casa. Si te apetece cambiarlo un poco, puedes hacer variaciones sobre esta receta básica. Este bizcocho queda estupendo si le añades otros ingredientes, como un poco de chocolate, trozos de fruta fresca, frutos secos, un buen chorrito de anís… Anímate a prepararlo y cuéntanos cómo te ha quedado. ¡Seguro que delicioso!

La elección acertada

El mundo de la pastelería y la repostería es una constante elección entre cosas: ¿chocolate o mermelada?, ¿azúcar o edulcorante?, ¿tarta o pastel?, ¿horno o microondas?, ¿molde metálico o de silicona?...

Vamos a hablar, pues, de moldes. Para empezar, nos ofrecen un espectro muy amplio de opciones en cuanto a las formas: los hay alargados, redondos, más o menos altos, con diseños especiales de Halloween, Navidad y hasta perfectos para preparar los postres de la Primera Comunión. Además, ya sea para galletas, magdalenas o bizcochos, los podemos encontrar de distintos materiales. Los más tradicionales son los moldes de metal, normalmente de aluminio. Estos moldes son económicos y admiten múltiples usos, pero hay que tener en cuenta algunas cosas a la hora de utilizarlos:

  • Engrasar y enharinar los moldes siempre antes de usarlos: si no se pone materia grasa antes de verter la masa, al cocerse el preparado se pegará a las paredes y habremos desperdiciado todo el trabajo.
  • No sólo ocupan espacio sino que es importante cuidar que no quede expuesto a algún golpe que le haría perder su forma original.

Y para las cocinas y cocineros y cocineras más modernas, en el mercado tenemos los moldes de silicona, que tienen como ventajas fundamentales, lo inverso a lo que acabamos de advertir sobre los moldes de metal. Es decir: no hay que engrasarlos, podemos guardarlos en cualquier sitio ya que mantienen la forma, y o nos quemaremos al tocarlos ya que la silicona no se calienta.  Además, los podemos encontrar en mil y un colores y formas distintas. Así que, ya sabéis, haced volar vuestra imaginación ¡y no olvidéis mandarnos un trocito del bizcocho que hayás preparado!

 

Este bizcocho tan sencillo se puede convertir en una vistosa tarta de cumpleaños si lo decoras con un poco de nata y frutos rojos, con chocolate… También está delicioso si lo abres por la mitad y lo rellenas con mermelada o crema pastelera. ¡Que aproveche!