¿Cuándo se debe desmoldar el bizcocho?

Probablemente no haya momento más tenso en la cocina que cuando toca desmoldar un bizcocho o cualquier otro dulce esponjoso. Por eso, allá va un consejito: en cuanto salga del horno, pasa un cuchillo entre el molde y el bizcocho, con todo el mimo que puedas. Además, ayudará mucho poner un paño empapado de agua caliente bajo el molde para que que la base del bizcocho se desprenda bien. Tras 10 minutos, tu obra de arte tendría que salir sin problemas. Pero si se te ha pegado, la próxima vez recuerda engrasar bien el fondo del molde, usar un molde desmontable o poner papel de sulfurizado de horno que lo cubra todo (hasta los bordes).