Gorgonzola, Stilton, Manchego, Mahón, de Burgos… Por suerte, tenemos a nuestro alcance una amplia variedad de quesos con los que deleitarnos ya sea con un poco de pan o como un ingrediente especial en nuestras recetas. Por ejemplo, una tarta de queso al horno, una quiche de jamón y queso, un flan de queso y hasta una crema de queso. Porque ya lo dice el refrán “con buen queso y mejor vino, más corto se hace el camino”, y es totalmente cierto porque comer queso es una experiencia culinaria tan deliciosa que hace que cualquier momento sepa mejor.

Pero, aunque al buen queso no le hacen falta muchos acompañamientos y le basta un trozo de pan, en este recopilatorio hemos querido reunir las recetas con queso más sabrosas, sencillas y rápidas que podrás encontrar. Te invitamos a descubrirlas una por una y probar todas las propuestas, que para que te resulten más fáciles de hacer incluyen un paso a paso con el que es imposible que te salgan mal.

Ver más...

Es fácil comprender nuestra afición por los quesos, ya que viene de muy lejos. Los griegos consideraban a este alimento como un regalo de los dioses y no es para menos porque hay tantas variedades como paladares. Por eso, resulta difícil no encontrar aquel queso que se ajuste a nuestro gusto y también a nuestro ritmo de vida. De hecho, el queso se consideraba un alimento muy adecuado para los viajes, ya que era fácil transportarlo, se conservaba bien y aportaba importantes beneficios al organismo como proteínas, calcio, grasa y fósforo.

Receta destacada

Lasaña de Jamón y Queso

(118)

La lasaña o en italiano lasagna es un tipo de pasta que se sirve en láminas. Se trata de un plato de origen italiano. Por su aspecto La lasaña al horno también se puede hacer con carne, Ver Receta...

Ingredientes

  • 6 placas de

    Lasaña Fácil El Pavo

  • 6 lonchas de jamón dulce
  • 6 lonchas de queso para fundir
  • 100 gr. de queso para gratinar
  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas

Para empezar a deleitarte con platos de queso te proponemos este de solomillo relleno de queso brie y sobrasada. Para poder comenzar a hacer tus deliciosos solomillos de cerdo con sobrasada y queso brie, ¡lo primero que tienes que hacer es abrirlos! Rellénalos con la sobrasada y el queso brie y comienza a cerrarla haciendo un pequeño ejercicio de costura con aguja e hilo.
Salpimienta el solomillo de cerdo y márcalo en una plancha o cazuela por todos los lados de la carne. Este proceso tiene que ser rápido, que no dure más de 10 minutos, ya que solo queremos que la carne esté ligeramente dorada, no cocinada.

Cuando ya haya una costra fina y con apariencia deliciosa, pasa la carne a una bandeja de horno. Comienza a precalentar este durante 10 minutos a 180º. Con el solomillo en la bandeja, vierte en ella el Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca y tápalo todo con papel de aluminio, ¡y para el horno! Cuando hayan pasado los 10 minutos saca el solomillo del horno y deja reposar la carne durante unos minutos sin destaparlo. Y listo, ya tienes tu solomillo listo para ser trinchado.

Hay que apuntar que existe una gran variedad de quesos porque intervienen multitud de características en su formación como la conservación, el origen de la leche usada, su contenido en grasa o los años de curación. Uno de los más reconocidos en nuestra gastronomía y que cuenta con denominación de origen es el de La Mancha. Pero solo en España hay más de 100 tipos de quesos, gran parte de los cuales se sitúan en Asturias. ¡Así que seguro que encuentras uno a incorporar a tus recetas!

Como sabrás la pasta y el queso han ido siempre de la mano. Hoy te proponemos algunos platos de pasta para hacer con queso Empecemos por una deliciosa y básica pasta con tomate y queso En una olla grande, cocina la pasta en abundante agua con una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo durante el tiempo indicado en el envase.
Mientras tanto, pica el perejil fresco. Después de cocinar la pasta, escurre y saltea con el contenido de 1 bote de Tomate Frito Gallina Blanca y 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra. Espolvorea con el queso rallado y el perejil fresco. Mezcla la pasta con la salsa de tomate y el queso. Finalmente, añade un poco de pimienta y sirve.
Si quieres una receta con queso más original puedes probar con una lasaña de guisantes y queso. Empieza hidratando las placas de lasaña. Engrasa ligeramente un molde para hornear, prepara el plato alternando placas de lasaña, bechamel y la mezcla de guisantes.

Prepara el sobre de Mi Salsa bechamel, siguiendo las instrucciones del envase. En un recipiente mezcla los guisantes con 2 cucharadas de pesto, la pastilla de Avecrem Caldo de Pollo desmenuzada, la salsa bechamel y unas cucharadas de queso de oveja rallado.
Engrasa ligeramente un molde para hornear, prepara el plato alternando placas de lasaña, bechamel y la mezcla de guisantes. Termina con una placa de lasaña y cubre con la salsa bechamel y el queso de oveja rallado. Hornea a 180 °C durante 20 minutos. Si quieres más recetas con queso y de pasta como por ejemplo estas recetas de macarrones o platos con raviolis pincha aquí.

Como habrás podido ver, existen muchísimas recetas en las que usamos queso, como ingrediente principal, un acompañamiento genial o para gratinar y hacer un crujiente muy sabroso. Es un alimento que nos encanta y en receta que te presentamos, haremos unos deliciosos muffins de queso.

Estos muffins de queso son geniales como aperitivo y también para crear un postre salado que a todos les gustará. Se trata de una adaptación de los típicos muffins dulces, pero esta vez, los prepararemos con queso emmental y provolone, que darán mucho sabor y cuerpo a la masa. ¿Te mueres de ganas de probarlos? ¡No esperes más y manos a la obra! ¡Que aproveche!

Disuelve la levadura en un bol en un poco de agua tibia. Por otra parte, corta en cubitos el provolone y el emmental. En un tazón grande, mezcla 200g de harina y la levadura. Después, añade 1 huevo batido, la leche y el queso rallado. Mezclar bien hasta obtener una masa suave.

A continuación, agrega los cubitos de queso y la harina restante. Mézclalo bien hasta que quede una masa elástica. Engrasa los moldes de metal y llena 2/3 partes con la masa.
Deja que la masa crezca en un lugar cálido. Cuando haya crecido, pinta la superficie con huevo batido y hornéalo en el horno precalentado a 180 °C durante 20 minutos.

Cuando cocinamos con huevos, si escogemos mal el huevo que utilizamos para cocinar, tendremos que volver a empezar la receta y desechar los ingredientes que hayamos usado. Para que esto no te pase, comprueba la frescura de los huevos sumergiéndolos en agua. Solamente deberás utilizar los que se hundan hasta el fondo del vaso. Si quieres practicar más recetas con queso te recomendamos que lo hagas con estas de sandwiches y bocadillos.