¿Cómo conseguir que la carne de ternera quede tierna para carne guisada con patatas?

¡Ah! El gran problema de la cocina: piensas que estás cocinando un guisado delicioso, que huele fantásticamente y sabe a gloria, pero en cuanto te sientas a la mesa y le das un mordisco a un pedazo de carne, te das cuenta que te ha quedado más dura que una piedra. Estos consejos para hacer la carne de ternera más tierna pueden venirte bien:

Usa el corte de carne adecuado. Una de las maravillas de hacer un guisado es que los cortes de carne normalmente menos valorados y baratos se convierten en una delicia gracias a las horas que se invierten cocinando. Jarrete, aguja, morrillo, redondo, aleta… Lo mejor es que le digas a tu carnicero qué plato quieres preparar para que te dé el corte más fresco y adecuado.

Marina la carne. Con un marinado de vino y hierbas aromáticas como el romero estarás ganando puntos de ternura para tu guiso. Otro truco es hacer un marinado a base de dos vasos de agua por cada medio kilo de carne y una cucharadita de maicena.

Sella la carne. Este paso es el primero y muy importante. A fuego fuerte, dora bien la carne para sellarla y preservar sus jugos.

Espera. Un buen guiso requiere tiempo, así que no vayas con prisas. El mismo consejo vale para la hora de comer. Sabemos que un guiso recién hecho despierta el apetito de cualquiera, pero te recomendamos que lo dejes reposar por lo menos un día para asegurar que la carne queda bien tierna.

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Y ahora, al registrarte consigue este lote de productos.

Consulta las bases legales de la promoción aquí.
 

 

 

*Campos obligatorios