¿Quién se puede resistir a los ricos guisos caseros? Porque la verdad es que cuando llegan los meses más fríos del año lo que nos apetece de verdad son platos de cuchara como cremas, estofados o guisos. Estos últimos son platos muy completos, de hecho, en su origen se comían como plato único ya que suelen llenar bastante y contienen una buena fuente de calorías.    Además se caracterizan por tener mucho sabor, al estar cocinados a fuego lento y constante.

Lo mejor es aprovechar los ingredientes de temporada para hacer que nuestros guisos caseros sean aún mucho más gustosos, por ejemplo, les sientan genial las setas, la carne de caza, frutas, patatas o calabaza. Una buena manera de hacerlos más completos es utilizar legumbres, que además contribuirán a que los guisos caseros que preparemos sean más sanos y equilibrados.  

Ver más...

Y si aún queremos aligerar más nuestro guiso y que no resulte tan pesado y grasoso existen algunos trucos muy sencillos. ¡Toma nota! Aunque sabemos que están riquísimos si no quieres que al comerlo tengas una sensación de pesadez en el estómago lo mejor es evitar alimentos como el chorizo, la morcilla o la costilla de cerdo. Pero si no puedes vencer la tentación opta por cocerlos aparte en una cazuela con agua. De esta manera lograrás que se desengrasen y que cuando los añadas al resto de ingredientes obtengas un plato completo pero con menos grasa.  

En cada receta te damos los mejores consejos. Antes de que empieces, también te recomendamos que le eches un ojo a nuestro repertorio de recetas de lentejas, de garbanzos, recetas con rape y estofados. ¡Te encantará todo lo que te traemos! 

Receta destacada

Guiso de salmón, patata y calabaza

(4)

Este guiso de salmón, calabaza y patata saca lo mejor de sus ingredientes para ¡conquistarte el corazón! 

Ver Receta...

Ingredientes

  • 500 ml de

    Caldo Casero de Pescado 100% Natural

  • 200 g de salmón
  • 200 g de calabaza
  • 200 g de patata
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 125 g de cebolla
  • 15 g de perejil
  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas

¿Te gustan las recetas de guisos de carne? Para que veas que este plato no tiene nada de complicado y que te saldrá igual de rico que a tu abuela te recomendamos varias recetas súper tradicionales y sencillas. Una de ellas es la de potaje de garbanzos, ideal para calentar el cuerpo en otoño y en invierno, y que se acompaña con morcilla y chorizo para que resulte aún más deliciosa. ¡Es un estupendo plato de cuchara!  

Elaborar esta receta no tiene más misterio que poner los garbanzos en remojo durante unas 12 horas. Mientras asa el pimiento, el tomate y la cebolla en el horno a 200ºC durante unos 20 minutos. Deja que se enfríen las verduras, pélalas y colócalas en una olla junto a los garbanzos escurridos, el caldo de pollo, unos dientes de ajo, las patatas cortadas y peladas y una pastilla de Avecrem. El último paso es poner la olla al fuego y cuando veas que empieza a hervir baja el fuego al mínimo y deja que se cueza durante unos 45 minutos. Agrega entonces el chorizo y la morcilla y deja que se haga unos 5 minutos más. ¡Ya lo puedes servir!  

Seguimos descubriéndote guisos sencillos y sabrosos y ahora es el turno de los callos a la madrileña, un plato clásico de nuestra gastronomía. De hecho, este plato ya sea en forma de tapa o ración lo sirven en todos los bares y restaurantes de Madrid. Aunque aquí te invitamos a hacerlo en casa, ya que queda muy rico. Si quieres ahorrar tiempo puedes comprar los callos limpios y cocidos, así solo tendrás que sofreír los ajos y la carne del pimiento choricero, agregar los callos, el laurel y el caldo.  

Y si no bastará que agregues más tiempo de cocción. Deja que se haga durante unos 25 minutos a fuego lento, y cuando veas que los callos estén en su punto añade los garbanzos. Lo tradicional es servirlos en la misma cazuela. ¡Buen provecho! 

Guisos de verdura

A veces puede dar pereza ponerse a guisar, pero con estas recetas de guisos fáciles lo tendrás mucho más sencillo. Consulta los modos de preparación de los guisos caseros y tradicionales que podrás descubrir en esta sección y ponte el delantal para prepararlos con patatas, garbanzos, calabaza… Aquí te damos muchas opciones de guisos de verduras. ¡Elige el que más te guste! En este repertorio tienes muchísimos y puedes aportar tu toque original y especial.  

Otro consejo que te va a venir muy bien es que utilices el caldo desgrasado. Ten en cuenta que el sabor se encuentra en el líquido de cocción y no en la grasa, así que espera a que se enfríe, cuando la grasa solidifique ya la podrás retirar. También te recomendamos que hagas tus recetas de guisos caseros el día anterior. Por un lado, tus platos ganarán en sabor y, por otro, a la mañana siguiente podrás retirar la grasa sobrante de una forma fácil.  

Por último, una alternativa para aligerar los platos también está en usar carnes magras y con menos grasa. Eso sí, para que no te quede seca y conserve sus jugos, puedes freírla antes de añadir al guiso. Así mismo puedes optar por acompañar tu plato con guarniciones menos pesadas como setas o verduras asadas.  

Descubre nuestro guiso de espinacas, de alubias con verduras o cebollas guisadas. ¿A que se te hace la boca agua con solo escucharlo? ¡Pues te va a quedar bien sabroso! Lo vas a disfrutar mucho y cada cucharada será toda una experiencia. 

¿Fan de las recetas de guisos de pescado? El de chipirones guisados es increíble. También tienes que probar el de almejas con patatas o el de bacalao guisado. ¡Todos están de rechupete!  

Para hacer un buen guiso, como también pasa en los estofados, se necesita paciencia y ponerle mucho mimo. Cocinarlos puede parecer algo complicado, pero no es así para nada. De hecho, tan solo se necesita poner los ingredientes en una cazuela destapada a una temperatura constante y con un poco de caldo y esperar a que se cuezan lentamente. Puedes añadir carnes, setas, legumbres, verduras, hierbas aromáticas y no te olvides del caldo, en caso que lo necesites.  

Lo bueno de las recetas de guisos es que al hacerse poco a poco, los ingredientes se hacen a la vez, impregnándose de sus jugos y esto hace que este plato logre ser tan extremadamente sabroso. A veces se suele confundir con el estofado, pero la diferencia principal es que este último se hace con la olla tapada con el objetivo de retener todos los aromas.  

Tenemos referencia de los guisos en nuestra cocina desde el siglo XVIII en que se empleaba esta palabra para llamar a una cocción elaborada con vianda, caldo y especias. Los más populares en nuestra gastronomía son los que llevan arroz, patatas, lentejas, alubias, garbanzos, verduras y distintas carnes o, como en este caso, pescado.  

En esta sección te están esperando recetas de guisos fáciles de preparar, muy nutritivas y reconfortantes. Descubre todas las propuestas que hemos seleccionado para ti y disfruta con estos platos tan tradicionales.