Aprovecha el tuétano para los guisos

(0)
poster-image

Antes de salsear la carne, retira el tuétano del interior del hueso: resigue con cuidado la parte interior del contorno del hueso con un cuchillo para soltarlo. Disponlo encima de la carne cuando le hayas puesto la salsa y dale un golpe de horno al conjunto justo antes de servirlo. El tuétano le dará un toque de sabor exquisito a tu guiso.

Valora este truco

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Y ahora, al registrarte consigue este lote de productos.

Consulta las bases legales de la promoción aquí.
 

 

 

*Campos obligatorios