Mollejas de pollo guisadas

(4)

Si vas a tener un día intenso y necesitas una buena dosis de energía, esta receta es ideal. Nos encanta estas mollejas de pollo guisadas porque, además de ser estar riquísimas son muy nutritivas.

  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas
Bodegon con producto mollejas guisadas

Ingredientes

  • Caldo Casero de Pollo 100% Natural

    100% natural, sabor casero

Cómo hacer Mollejas de pollo guisadas

  • Primer paso mollejas guisadas

    Comenzamos con las mollejas. Lavamos las mollejas de pollo y las introducimos en una cazuela llena de agua fría. Llevamos a ebullición, y luego dejamos hervir durante 40 minutos a fuego suave. ¡Recuerda espumar de vez en cuando para quitar las impurezas del agua! Si te estás preguntando qué quiere decir espumar, simplemente significa retirar la espuma que se crea en la superficie del caldo que se está cociendo para quitarle la grasa sobrante. Después de esos 40 minutos en hervor, escurrimos las mollejas y reservamos. Seguimos preparando las verduras. Pelamos y picamos la cebolla finita con un cuchillo cebollero. Primero cortamos la cebolla por la mitad y quitamos ambos cabos. Luego hacemos cortes verticales desde el lado de la raíz hacia el borde plano sin cortar completamente. Ahora hacemos cortes laterales desde el lado plano y luego rebanamos la cebolla a lo largo para trocearla en trozos muy pequeños. Si eres de los que lloran cuando tienen una cebolla cerca, puedes pelarla y dejarla durante diez minutos dentro de un bol lleno de agua. Luego, córtala y así no te van a picar tanto los ojos. El líquido que hay entre las capas de la cebolla es el responsable del escozor que sentimos en los ojos cuando las cortamos. Por eso cuando las sumergimos en agua vamos a perder parte de ese líquido irritante, pero realmente el truco definitivo para evitar la irritación es hacernos con un cuchillo bien afilado y cortarlas sin aplastarlas para evitar al máximo el contacto con ese líquido. Ahora, seguimos con los dientes de ajo. Los pelamos y los picamos en trocitos muy pequeños como hemos hecho con las cebollas. Después de cortar las cebollas y los ajos te recomendamos lavar bien el cuchillo bajo el chorro de agua, simplemente deja correr el agua alrededor del cuchillo durante unos 20 segundos. A continuación, nos ponemos con el pimiento verde: Lo lavamos bien y le quitamos el copete y las semillas para dejarlo limpio por dentro. Luego córtalo en mitades o cuartos, como te sea más facil, y corta tiras a lo largo para luego cortarlos en dados medianos. Para acabar con las verduras, lava bien el tomate con agua y rállalo utilizando un rallador. La pulpa, la parte carnosa del tomate, es la que añade textura a nuestras recetas, así que ralla el tomate hasta que te quedes solamente con la piel, que se ve de un color rojo medio transparente.

  • Segundo paso mollejas guisadas

    Calentamos el aceite en una cazuela. Empezamos a sofreír la cebolla y los dientes de ajo picados durante 5 minutos hasta que empiecen a dorarse. Luego, añadimos el pimiento cortado a dados y esperamos 5 minutos más antes de agregar las mollejas de pollo que hemos hervido. Dejamos rehogar unos 10 minutos. ¿Sabes qué es rehogar un ingrediente? Simplemente es dejar sofreír un alimento (las mollejas de pollo, en este caso) para que se impregne de la grasa y los ingredientes que se condimenta. Después de esos 10 minutos, añadimos el vino blanco y dejamos reducir. Te damos dos trucos para saber si el alcohol del vino se ha evaporado. El primero se trata de oler la cazuela. Si notas que huele a vino, deja reducir un poquito más. El segundo consiste en observar el líquido: si se observan dos líquidos separados en lugar de uno homogéneo, necesita un poquito más tiempo de cocción; en cambio, si el líquido es homogéneo significa que el alcohol ya está evaporado.

  • Tercer paso mollejas guisadas

    Añadimos el tomate rallado y dejamos que se cocine durante 20 minutos. Como el tomate tiene una gran cantidad de agua es importante que dejemos que el vino se evapore bien antes de añadirlo, porque podría dificultar que se evapore el alcohol. Después de los 20 minutos, cuando la salsa se haya reducido bien, añadimos el caldo y dejamos cocer durante unos 15 minutos más. Seguidamente, retiramos del fuego y... ¡listo! Podemos servir las mollejas de pollo guisadas solas, o bien con un poco de arroz blanco o con unos picatostes.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Mollejas de pollo guisadas

Los ingredientes para preparar las mollejas de pollo son súper económicos y encima combinan muy bien con otras preparaciones. Puedes combinarlas con un arroz blanco, por ejemplo, y te servirá para hacer tuppers para la semana o para una de esas noches que no tienes más tiempo para preparar la cena. 

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana