¿Cómo limpio las mollejas?

Las mollejas son esa parte de la casquería que se pueden encontrar en diferentes animales. Con su sabor suave y su color claro, tenemos que tener en cuenta muy claro que limpiarlas es importante, debido a que estamos ante las vísceras de diferentes animales y puede estar rodeadas de diferentes despojos que tenemos que eliminar.

Para hacerlo necesitaremos una olla, un cuchillo, limón y algo de sal. Para comenzar, coloca las mollejas en un recipiente u olla con agua fría durante aproximadamente dos horitas. En esas dos horas, cambia el agua entre dos y tres veces. ¿Qué conseguimos con esto? Eliminar todo rastro de sangre y que queden más blancas y limpias.

Una vez hecho esto, mételas en una olla con agua fría y ponlas a hervir con un poco de jugo de limón y sal como mínimo, ya que puedes añadir todo condimento que nos guste.

Cuando rompa a hervir, baja el fuego y deja que las mollejas se cuezan durante 5 minutos más.

Ten listo otro recipiente con agua fría, y cuando las saques del agua caliente déjalas con agua fría con otros 10 minutos. Escúrrelas, y esperamos que tengas buena mano en el uso de cuchillos ya que tendrás que desvenar las mollejas, quitando todas las posibles, así como la grasa y piel que quede. Tras esto, pon las mollejas sobre un paño de cocina, y tápalas con otro paño o papel limpio. Coloca un peso sobre ellas y deja que se aplasten hasta adquirir la forma de disco grueso. Y listo, ya puedes cocinar tus mollejas de la forma que más te guste.