Cómo conseguir calamares más tiernos

El proceso es sencillo, pero prepárate porque requiere de tiempo. Primero tienes ponerlos en un recipiente con cerveza durante 30 minutos, de ahí sácalos y ponlos en una fuente con leche otra media hora. Cuando hayan pasado una hora en ambos líquidos, escúrrelos, ponles sal, limón y perjeil al gusto y ya puedes freírlos. Te quedará un estupendo plato de calamares listo para pasar por algo de aceite caliente -eso sí, bien caliente- y a comer.