Calamares encebollados

(5)

¿Te apetece un guiso sabroso y muy fácil de preparar? Prueba con esta deliciosa receta de calamares encebollados. Para elaborarla puedes utilizar tanto calamares frescos como congelados. Si tienes prisa, te gusta ir a lo práctico o, simplemente, te da pereza limpiar los calamares,Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 2 personas

Ingredientes

  • Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Calamares encebollados

  • limpia los calamares

    Limpia bien los calamares. Si están enteros, córtalos en anillas y escúrrelos bien.

  • sofríe los calamares

    En una cazuela de barro sofríe la cebolla con un poco de aceite de oliva y, sin que llegue a estar dorada, echa los calamares enharinados y la pastilla de Avecrem 100% Natural de Pescado y Marisco desmenuzada.

  • añade el vino

    Remueve un poco e incorpora el vaso de vino, sal y tomillo, y dejar cocer durante treinta minutos. Si es necesario, durante este tiempo, puedes echar más líquido para que no queden secos.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Calamares encebollados

¿Te apetece un guiso sabroso y muy fácil de preparar? Prueba con esta deliciosa receta de calamares encebollados. Para elaborarla puedes utilizar tanto calamares frescos como congelados. Si tienes prisa, te gusta ir a lo práctico o, simplemente, te da pereza limpiar los calamares, una buena idea es prepararlo con anillas de calamar congeladas. En  poco más de media hora de cocción tendrás unos calamares tiernos y riquísimos, impregnados del sabor de la cebolla y el vino blanco. Para completar el plato, puedes servirlos acompañados de un poco de arroz hervido. Eso sí, no te olvides del pan. ¡La salsa está deliciosa!

Truco destacado de la receta
Recetas variadas

Recetas para todos los días de la semana

una buena idea es prepararlo con anillas de calamar congeladas. En  poco más de media hora de cocción tendrás unos calamares tiernos y riquísimos, impregnados del sabor de la cebolla y el vino blanco. Para completar el plato, puedes servirlos acompañados de un poco de arroz hervido. Eso sí, no te olvides del pan. ¡La salsa está deliciosa!

Este tipo de guisos normalmente ganan mucho si los dejas un rato en reposo. Si lo preparas para comer al día siguiente, estará incluso más delicioso.