¿Cómo te gustan los chipirones? ¿En salsa? ¿Guisados? ¿Rellenos? ¿Quizá con arroz? Te gusten como te gusten, aquí te traemos muchísimas recetas con chipirones para que te prepares verdaderas delicias. Y es que con la llegada del verano apetecen platos refrescantes, ligeros y elaborados con los productos del mar. Y seguro que entre tus platos preferidos de esta época del año uno de los ingredientes que no falta son los chipirones. La razón es que son muy versátiles y los podemos disfrutar de un montón de formas distintas.  

Ver más...

El chipirón no es ninguna especie sino que es el calamar cuando aún es pequeño. Este tamaño hace que tenga el mismo sabor que su hermano mayor, pero goza de una textura más delicada y apreciada a la hora de hacer ciertos platos. En esta sección hemos recopilado una gran variedad de recetas con chipirones, todas ellas fáciles de preparar, para que puedas sacarle el máximo provecho y sabor a la hora de cocinarlos. Tienes infinidad de propuestas que descubrir, por ejemplo: con huevos escalfados, lasaña y garbanzos o marinados con albariño. ¿Te animas a probarlos?  

Antes de descubrir todas estas recetas, también te animamos a que le eches un ojo a nuestro repertorio de recetas saludables y recetas con habas. En las recetas saludables te damos mucha variedad para que nunca te aburras. Además, como ya sabrás, estas recetas no están reñidas con llenarse. Es más, es importante porque si nos quedamos con hambre luego picateamos y caemos en el dulce. ¡Comer rico y sano es más fácil de lo que piensas! En las de habas, descubrirás cuánto partido le puedes sacar a este ingrediente. 

Receta destacada

Chipirones encebollados

(8)

Los chipirones son uno de los pescados más típicos del verano. Estos pequeños calamares son deliciosos a la plancha o en preparaciones que piden poca inclusión de líquidos. Curiosamente, cuanto más seco sea el guiso, más tiernos y sabrosos quedan. Ver Receta...

Ingredientes

  • 3 cebollas
  • 1 pimiento verde
  • 400 g de chipirones
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 pastilla de

    Avecrem Pescado

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

¿Cómo preparar los chipirones? Unos bien ricos es prepararlos en su salsa. De estas recetas hay muchísimas, como la de salsa verde ¡que está buenísima! Pero quizá una de las más conocidas sea la que se hace en su tinta.    

Este plato está exquisito y tiene un sabor marinero que te hará viajar a cualquier día de playa del que guardes un buen recuerdo. Para que te quede igual o mejor que los que hacía tu abuela es muy importante que los limpies bien para evitar que el plato tenga restos de arena, retira las alitas laterales y las patas también. Después rellénalos con las patas, las alitas, salpimiéntalos, y ponles un palillo para que el relleno no se salga. Pásalos por harina, fríelos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva y resérvalos.  

A continuación, fríe las rebanadas de pan también en aceite hasta que veas que quedan doradas. Pela entonces la cebolla, los ajos, el pimiento verde, el tomate y corta las verduras a dados. En una cazuela con un chorrito de aceite, sofríe el ajo, la cebolla y el pimiento verde. Cuando veas que ya está tierno incorpora los tomates a dados y déjalos cocinar. Pon entonces el pan frito y deja cocer. Seguidamente agrega el coñac y flambéalo. Por otro lado, mezcla el caldo y la tinta y añade el conjunto al sofrito. Continúa la cocción unos 2 minutos más y tritura con una batidora eléctrica.  

Después, pon en una cazuela los chipirones fritos y báñalos con la sala de tinta. Cocina unos 10 minutos y salpimienta la salsa. Incorpora en un cazo agua y la pastilla de Avecrem y cuece el arroz unos 20 minutos. Cuélalo y ya puedes montar el plato de chipirones en salsa acompañados de arroz. ¿Qué te han parecido estos chipirones rellenos en su propia tinta?

¿Deliciosos, verdad? Pues descubre cómo hacer el resto. 

Unos buenos chipirones guisados es todo lo que necesita tu paladar. ¡Todas las recetas son una delicia! ¿Y lo mejor? No tienen ninguna complicación.  

Estas recetas que te damos son tan fáciles y tienen trucos que hasta limpiarlos no te va a costar nada. Sencillamente hay que seguir una serie de pasos. Por ejemplo, para que queden bien limpios es estirar los tentáculos hacia un lado y el cuerpo hacia el otro. De esta manera, los tentáculos salen con la cabeza y las vísceras. Corta entonces los tentáculos por encima de los ojos y desecha el resto de la cabeza. Ten cuidado porque en las vísceras se encuentra la bolsa de tinta. Apártala con cuidado y resérvala para utilizarla en ese u otro plato. También puedes congelarla y así ya la tendrás lista para cuando prepares otros platos.  

Por otro lado, quita la pluma transparente que tienen dentro del cuerpo y aclara cada chipirón con agua fría eliminando la piel exterior y los restos del interior. Limpia también los tentáculos antes de usarlos.  

Si no sabes por cuál decidirte en esta sección encontrarás un montón de ideas con las que experimentar y sorprender tanto en las comidas familiares como en una ocasión especial. Y todas están elaboradas con métodos que respetan al máximo sus propiedades. Porque el chipirón como el calamar es una buena fuente de proteínas, vitamina B12, vitamina B3, selenio y hierro. ¡Súper nutritivo! Ya no tienes excusa para preparar platos estupendos con este producto del mar. ¿Cuál te vas a preparar hoy? 

Es difícil quedarse sólo con una propuesta de todas las que encontrarás en este recopilatorio, pero queremos invitarte a probar algunas de las más destacadas. Tanto de las clásicas como de las más creativas. Por ejemplo, integrados en un rico arroz negro o encebollados. Estos últimos son ideales para disfrutar un día soleado de verano. Tienen un toque de vino dulce que les queda realmente bien. ¿Quieres saber cómo se preparan? Pues toma nota porque lo único que te va a llevar más trabajo es limpiar bien los chipirones.  

En estos tendrás que cortar la cebolla muy finita y ponerla a rehogar a fuego muy lento hasta que veas que suelta toda su agua. Añadirás vino, la pastilla de Avecrem y obviamente los chipirones lavados y secos. No tardan en cocinarse a fuego lento más que 20 minutos o hasta que veas que quedan tiernos. Se pueden servir con guarnición como con un poco de arroz blanco o patatas a rodajas.  

Como curiosidad, contarte que nuestros protagonistas habitan cerca de la superficie del mar y, por lo general, viven en bancos como muchos peces. La mejor época para consumirlos es en verano, en especial, entre julio y agosto. Sin embargo, cualquier momento del año puede ser bueno para preparar algún plato con ellos.  

Ya has visto que existen muchas maneras de cocinarlos por ejemplo en un rico estofado, en su tinta, encebollados, fritos, con salsa, a la plancha, en guisos o como acompañamiento con arroces y pasta. ¿Cuál es tu favorita? Échales un vistazo en el recetario que encontrarás a continuación y no tengas miedo de probar con elaboraciones algo más creativas. Todas las propuestas son sencillas y llenas de sabor.