Chipirones bien limpios

Para limpiar los chipirones, primero debes sacar la pluma, tirando suavemente de ella.

Luego, hay que separar las patas. Unidas a ellas se encuentran la boca, los ojos y el aparato digestivo. Corta los ojos, saca la boca o pico y deja sólo las patas. Corta con la ayuda de unas tijeras la bolsa de tinta, que puedes utilizar en vez de comprarla envasada, ¡será mucho mejor! Seguidamente, separa las alas y luego quita la piel negra que recubre el cuerpo. Lava el chipirón bajo el grifo y dale la vuelta para que te quede más tierno al cocinar. ¡Listo!

Valora este truco