Quizá el lenguado sea uno de los pescados más apreciados por la mayoría, desde la gastronomía casera hasta los más prestigiosos restaurantes, desde los peques de la casa a los más mayores. La razón es que es un pescado de sabor y textura muy agradable, delicado y con pocas espinas. Además, es un pescado bastante versátil por lo que se pueden hacer muchísimas recetas de lenguado con las que disfrutarlo y sacarle el máximo provecho.

Otra ventaja es que suele combinarse a la perfección con otros muchos ingredientes. De esta manera, logra convencer hasta el paladar más exigente. El único pero es que al igual que su sabor su carne es muy delicada y tiende a romperse y desmigarse con facilidad. Por ello, hay que ser bastante cuidadoso a la hora de cocinarlo y manipularlo.

Ver más...

En este recopilatorio te queremos demostrar que más allá del lenguado a la plancha existe todo un mundo de propuestas a cual más deliciosa. Lenguado a las uvas, relleno con gambas y espinacas, acompañado de arroz salvaje, con salsa de alcaparras o con almendras. ¿Qué te parecen? ¿Exquisitas, verdad? Seguro que ya tienes ganas de probar estas recetas de lenguado, pues, ¡no esperes más!

Si después de ver este recopilatorio de recetas con lenguado te entra el gusanillo de probar otras cosas no te pierdas nuestra selección de recetas de pescado. Y si lo que quieres es algo un poco más especial te recomendamos que le eches un ojo a nuestras recetas con langostinos. ¡Verás que son toda una delicia!

Receta destacada

Rollito de lenguado y gambas

(3)

El pescado es y será el protagonista en algunos en las mejores cenas. Sobre todo si va acompañado de marisco como es el caso de esta receta de rollitos de lenguado con gambas.

Las gambas, aportan muchas proteínas, ¡y junto al lenguado que apenas aporta grasa, Ver Receta...

Ingredientes

  • 24 lomitos de lenguado
  • 24 colitas de gamba
  • 40 g de mantequilla
  • 100 ml de nata
  • Cebollino al gusto
  • 500 ml de vino blanco
  • 1 brik de

    Caldo Casero de Pescado 100% Natural

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Hay días que lo que más te apetece es un buen lenguado a la plancha con un toque de aceite de oliva virgen extra y sal. Pero, ¡Donde hay salsa, hay alegría! O eso dicen en algunos sitios, ¿no?. Seamos sinceros, hay veces que lo que nos apetece es una receta con la que rebañar el plato después con un buen trocito de pan. Y por suerte el lenguado es un ingrediente con el que el recetario español ha estado jugando desde hace mucho tiempo.

Algunas recetas son muy tradicionales y propias de cada región de España. Por ejemplo, en el norte se acostumbra a hacer salsa blanca de txakoli elaborada con nata, harina, mantequilla y, claro está, txakoli. En el sur acostumbran a comerlo rebozado y acompañado de aceitunas rellenas, ajos y hierbas aromáticas como el laurel y el tomillo. Por otro lado, en Madrid también lo suelen servir rebozado pero en este caso con una guarnición de almejas y jamón serrano que potencian enormemente el sabor del pescado.

Otra opción para cocinar el lenguado en recetas bien ricas, aunque de una forma más internacional, es a la Meunier. En este caso se fríe y después se acompaña de una salsa elaborada con mantequilla, limón y perejil, que le da un sabor tan suave y delicado que le queda la mar de bien.

Del norte o del sur, de aquí o de fuera; Seas de donde seas, lo más probable es que cuando alguien te diga lenguado, te venga a la cabeza una salsa con la que quedaría delicioso. Y si no se te ocurre nada, no te preocupes. Nosotros te presentamos una selección de unas cuantas que son super ricas. ¡Bon appetit!

Ya has visto que el lenguado es un pescado realmente versátil que se presta a diferentes métodos de cocción y elaboraciones. Por tanto, lo que a veces es complicado es encontrar ingredientes y cocciones que no combinen con su estupendo sabor. A la plancha, rebozado, al microondas o incluso lenguado al horno.

En este último caso para que quede estupendo es asarlo a 200ºC durante unos 20 o 30 minutos. Cuando ya está se puede servir junto a un pisto de verduras, por ejemplo, con cebolleta, puerro, zanahoria, champiñones y pimientos. ¡De todas las formas está delicioso! Y más si se acompaña de una apetitosa guarnición. Por ejemplo, unas verduras salteadas, como unos puerros, champiñones o espárragos verdes. Una salsa de vino blanco, finas hierbas o una crema de almendras puede ser también una manera bien gustosa de acompañar el lenguado. Con este pescado se pueden hacer platos exquisitos pero que son tremendamente sencillos.

En esta sección encontrarás infinidad de recetas para todos los gustos. Te proponemos empezar por una de sencilla pero de increíble sabor: lenguado al limón. El primer paso para prepararlo es cocinar el pescado con salvia, una rodaja de limón y un poco de caldo de pescado durante unos 10 minutos. Mientras, en una olla grande, pon a hervir las patatas en agua con Avecrem y, después, escúrrelas, pélalas y córtalas en rodajas de 3-4mm. Por último, engrasa una fuente para el horno, pon por encima pan rallado y cubre con las rodajas de patata y el lenguado. De nuevo, espolvorea con pan rallado, pon las rodajas de limón y hornea durante 15 minutos a 200ºC.

Sigue descubriendo deliciosas maneras de cocinar el lenguado y disfruta del sabor de este pescado tan versátil.

Aunque hay otros peces que se parecen al lenguado, conviene no confundirlos, ya que su sabor no es el mismo. El lenguado se caracteriza por tener un cuerpo ovalado y plano, una cabeza grande y una boca dentada. En el lado superior el color de su piel es marrón, mientras que el color de su vientre, el que está en contacto con el fondo del mar, es blanco. Tiene muy poca grasa, por lo que es ideal para aquellas personas que necesitan mantener la línea, siempre que se cocine con métodos de cocción ligeros, como a la plancha, y salsas poco contundentes. Porque si se cocina frito o rebozado, que también está riquísimo, su aporte calórico se incrementa exponencialmente.

Cabe destacar también su alto valor nutritivo. Es rico en vitaminas del grupo B, como la B3 y la B9. Y en minerales como el fósforo, el potasio, el yodo y el magnesio, muy importantes para el buen funcionamiento de huesos, sistema nervioso, la actividad muscular y el sistema inmunológico.

Por otro lado, el lenguado es perfecto para los niños, ya que si se prepara en filetes es un pescado que no tiene espinas y que tiene un sabor y textura muy suaves. De esta forma, los peques se lo comen casi sin darse cuenta que están comiendo pescado. Si quieres lo puedes acompañar con una salsa de queso, de yogur o bechamel, o prepararlo rebozado, relleno o empanado para que aún les resulte más atractivo o apetitoso. Y si aún así a los peques de la casa les cuesta acostumbrarse, una buena idea es utilizarlo como relleno en unas albóndigas, un pastel o para unos pimientos rellenos. De esta manera, disfrutarán comiéndolo sin que les provoque rechazo.