¿Cuáles son tus recetas de sepia favoritas? Con este marisco que tenemos la suerte de poder disfrutarlo durante todo el año podemos hacer platos maravillosos y para chuparse los dedos. Además, es un marisco muy nutritivo, versátil y que resulta fácil de digerir. Por todo ello es perfecto para cualquier tipo de persona.

Ver más...

Como queremos que explores las mil y una posibilidades que ofrece la sepia hemos preparado un completo recetario en el que encontrarás un montón de recetas con las que podrás satisfacer los paladares más exigentes. Desde la clásica sepia encebollada o sepia con patatas a platos más creativos y exquisitos con la sepia rellena de bacalao y langostinos o la guisada con habitas. ¿Qué te parecen? Todas van acompañadas de un explicativo paso a paso con el que no te perderás y te saldrán unas recetas estupendas. ¡Anímate a probar estas recetas de sepia!

La sepia, un marisco con un sinfín de posibilidades

Si en casa no os acaba de gustar el pescado, las recetas con sepia son una gran opción, ya que tienen una textura y un sabor diferente del de otros mariscos y pescados. Además, comerla os aportará un montón de propiedades nutritivas. Es también un alimento ideal si quieres mantener la línea ya que apenas tiene calorías, y en cambio sí un importante contenido en vitaminas, como la B3 y la B12, y minerales como el fósforo, el magnesio y el potasio.

Este marisco es característico de nuestras cosas, del Mediterráneo y del Atlántico, en especial de las islas Canarias, lugar en el que las recetas de sepia se multiplican. Se encuentra en los fondos de la costa y se distingue por tener un cuerpo alargado y ovalado, un color grisáceo y beige, aletas y diez largos tentáculos. En su interior guarda la apreciada bolsa de tinta y las vísceras, ideales ambas para dar sabor a guisos y arroces, y una parte de dura, como una concha, que se tiene que extraer cuando se limpia.

Como otros pescados y mariscos, si quieres hacer platos de sepia puedes adquirirla fresca o congelada. Un truco para saber si está fresca y acertar es fijarse que su carne brille y sea de consistencia firme, suave y húmeda.

Uno de los problemas, quizá el único, al enfrentarse a cualquier receta de sepia es el tiempo de cocción. La razón es que este marisco solo resulta delicioso si se cocina de forma rápida o lenta. Si la hacemos a la plancha unos pocos minutos bastarán para que su carne quede tierna y crujiente. Mientras que si esperamos un poco más puede que nos quede dura, ya que las capas de colágeno que tiene se contraen y pierden humedad. Mientras que si cocinamos recetas de sepia guisada, que implican largas y suaves cocciones, conseguiremos que el colágeno contraído se relaje y adquiera una textura gelatinosa y suave.

Se pueden cocinar recetas de sepia de todas las maneras. Por ejemplo, fritas, a la plancha, en su tinta, en unas deliciosas y crujientes rabas o chocos, servidas con papas arrugadas y mojo, la salsa canaria por excelencia, o una sepia al horno también queda realmente bien. ¿Por cuál te apetece empezar?

Sepia, recetas la mar de sabrosas

Este marisco, como se puede apreciar a simple vista, es pariente del calamar y el pulpo. Son los cefalópodos y, pese a su complicado nombre, son de lo más agradecido en la cocina. Uno de los platos de sepia más conocidos es el que se hace en su tinta, que es su mecanismo de defensa para evitar que sean cazadas. Otro plato popular es la primera propuesta que podrás descubrir en este recetario, en la que nos aprovechamos de todo el sabor de este marisco y lo acompañamos con unas patatas irresistibles. ¡Gustará a toda la familia!

Lo primero es limpiar, lavar y trocear la sepia. Seguidamente pela y corta a trozos las patatas, el pimiento y la cebolla. Después en una cazuela rehoga la cebolla picada. Cuando veas que empieza a dorarse incorpora el pimiento cortado, la sepia y un poco de Avecrem. En el momento que se dore vierte el vino y espera a que se evapore. Añade los guisantes y las patatas troceadas junto con un poco de agua. Agrega el azafrán junto con las dos pastillas de Avecrem desmenuzadas. Deja que se cocine unos 20 minutos hasta que veas que queda todo tierno. ¡Listo para servir!

¿Se te ha abierto el apetito para cocinar más recetas de sepia? Pues prueba ahora de hacerla a la plancha con ajo, perejil, aceite y acompañada de una rica ensalada. La podrás tener lista ¡en menos de 20 minutos! Basta con que pongas a calentar en una plancha un poco de aceite de oliva. Saltea entonces la sepia y deja que se cueza un poco. Incorpora la pastilla de Avecrem desmenuzada. Deja que se deshaga y entonces pon el ajo y el perejil picado. Sigue cocinando hasta que veas que queda en su punto. Sírvela después en un plato con una guarnición de hojas de ensalada variada.

Otra opción muy rica es la sepia guisada, que queda espectacular y es ideal para cuando llega el invierno. Lo más probable es que te recuerde a la cocina de tu abuela, pero ya verás que es súper sencilla de preparar. Lo primero, corta el ajo, el pimiento verde, la cebolla y el tomate sin piel a daditos muy pequeños. Saltea las verduras en una cazuela con aceite de oliva, junto a las hojas de saliva, laurel y cocina a fuego lento hasta que veas que las perduras se hablan. Después limpia y corta la sepia en dados medianos, agrégala al sofrito y déjala que se cocine a fuego lento unos 5 minutos.

Más platos que no te puedes perder son la sepia en salsa o las albóndigas con sepia. Este último es ideal para combinar ingredientes del mar y la montaña, con nuevos sabores y texturas. Es un plato muy completo con el que tendrás el éxito asegurado. ¡Descubre todas estas sabrosas propuestas!

Receta destacada

Sepia a la plancha con esencias de ajo y perejil

(22)

Dicen que hay que disponer de mucho tiempo libre para elaborar un buen menú semanal. Pero no tiene porque ser así, y eso es porque tendemos a pensar que las recetas que requieren de mucho ingredientes son las más suculentas. Nada más alejados de la realidad, Ver Receta...

Ingredientes

  • 1 pastilla de

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 1 bolsa de ensalada variada
  • 4 raciones de sepia
  • Aceite de oliva
  • Ajo y perejil
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas