"¡A la rica piña, para el niño y la niña!" ¿Recuerdas? Esta frase tenía algo de providencial y es que es cierto que, la piña, encanta a los más pequeños. Esta receta de pechugas de pollo a la piña es fantástica para los niños. Si les decoras el plato de forma divertida, seguro que lo dejarán limpio.

Este plato tan colorido también puede servirte para sorprender a tus invitados ya que, con una buena presentación, atrae mucho la atención. Y, aunque no lo crean, ¡es facilísimo de hacer!
Las cualidades diuréticas y depurativas de la piña la hacen un alimento esencial en muchas dietas. Además de ayudar en la digestión de los alimentos, el jugo de la piña se usa para ablandar y hacer más tierna la carne.

Ver más...

Dora las pechugas en una cazuela con un poco de aceite y sazónalas con Avecrem Caldo de Pollo desmenuzado y ligeramente enharinadas. Agrega el jerez, deja evaporar y añade el zumo de la lata de piña y, por último, la leche. Tapa y deja cocer unos 15 minutos. En una sartén dora las ruedas de piña con un poco de azúcar y reserva. En el momento de servir, coloca las pechugas en una fuente y rodéalas con las rodajas de piña caramelizadas.

Si compras las perdices o el pollo enteros, limpiarlos y trocearlos en casa es más fácil de lo que crees: primero, saca las plumas que puedan quedar en el cuerpo. Después, pon el ave con la pechuga hacia arriba y, con la punta del cuchillo, sigue la forma de los muslos para separarlos.


Postres con Piña

La piña es una fruta muy refrescante y sanísima. Tiene muy pocas calorías, es diurética, depurativa y muy rica en fibra. Es el alimento ideal para las personas que quieren perder peso y también para las que padecen estreñimiento. Tomar una rodaja de piña en ayunas es un remedio excelente para combatir este problema.
Primero vamos con un postre muy sencillo, la piña caramelizada. Pelar la piña y cortarla a rodajas (también puede utilizarse piña en almíbar). Poner una sartén al fuego con mantequilla. Asar por los dos lados las rodajas de la piña, sin sacarlas del fuego añadir el azúcar (4 cucharadas), dejar que se dore, añadir el melocotón cortadito y las cerezas y unas cucharadas del almíbar de las frutas dejar un par de minutos y servir.

También podemos optar por hacer piña a la plancha. Corta el tallo, base de la piña y la corteza; córtala en rodajas y hazles 4 pequeños cortes decorativos en los bordes. Espolvorea el azúcar sobre las rodajas de piña y ásalas a la plancha con mantequilla; vierte el ron y flamealas. Sirve las rodajas de piña bañadas con el jugo de la cocción y acompáñalas con un poco de queso por encima; decóralas con unas hojas de menta.
Otra opción es hacer piña natural al whisky. Pela la piña, pártela por la mitad, retira el corazón y córtala en rodajas. Pon un cazo en el fuego con el agua, el azúcar y la vainilla. Remueve bien hasta que rompa a hervir y deja dos minutos a fuego medio, sin dejar de remover. Añade el whisky y apaga el fuego. Remueve bien y retira la vaina de vainilla.

Pon la piña en una bandeja de servir y cúbrela con el almíbar de whisky. Déjala enfriar dos horas en la nevera antes de servir.


Más Platos con Piña

Para quienes no estén pendientes de la báscula o para darse un capricho de vez en cuando, existen muchísimas recetas de postres sabrosísimos preparados con piña. Como la de antes en la que te proponíamos bañarla con un almíbar al que le añadimos un poco de whisky. Es una receta muy fácil que tendrás lista en menos de 40 minutos. Si tienes invitados, sírvela acompañada de una bola de helado de vainilla y de unas fresas o frutos del bosque. ¡Seguro que triunfas!

Para empezar, podemos hacer carpacho de piña con kirsch. Pelar una piña y cortarla a rodajas muy finas con la cortadora de embutidos. Disponerla alternando con capas de azúcar en un bol de cristal y dejarla 12 horas en la nevera. Se obtiene una especie de almíbar frío.

Escurrir la piña y repartirla en platos individuales. Mezclar un poco de almíbar con kirsch u otro licor al gusto y regar la piña. Decorar opcionalmente el plato con frutos rojos, moras, eneldo o menta fresca.
También puedes probar con piña al horno. Si quieres preparar un delicioso postre y económico. Si la piña es natural, córtala en rodajas, quítales el centro ponlas en una bandeja para el horno. Espolvoréalas con el azúcar, piñones y agrega las fresas (en trocitos) y gratínalas. Está buenísimo.

Otra opción es la piña frita. Escurrir y secar bien la piña. Mezclar en un recipiente la harina con el azúcar. Añadir el agua fría con el huevo y remover bien. Tapar y dejar reposar 1/2 hora. Rebozar la piña con la pasta y freír en abundante aceite hasta que el rebozado esté dorado. Colocar sobre papel absorbente y servir. Si quieres ver las mejores recetas para desayunar aquí tienes algunas. 

Únete a la comunidad de Gallina Blanca

Rellena este formulario y recibe en tu correo electrónico ideas de recetas para tus menús diarios, novedades de productos, promociones, contenidos exclusivos y mucho más. ¡No te pierdas nada!

Únete ahora y participa en este magnífico sorteo. Consulta las bases legales aquí.


 

 

 

*Campos obligatorios