Descubre nuestro repertorio de recetas con guisantes donde encontrarás distintas maneras de cocinarlos en recetas fabulosas que tienen esta legumbre como protagonista o acompañante. ¿Te apetece descubrirlas?  

Tanto si eres un cocinero experto de este tipo de platos, como si es tu primera vez y necesitas información detallada para que el resultado sea el esperado, en nuestro recetario encontrarás todo lo que necesitas.   Prueba tantas recetas con guisantes como quieras, cada cocinero tiene sus gustos y preferencias, por suerte tenemos opciones para todos ellos. Guisantes con jamón, guisantes con sepia, cremas de guisantes y muchas más deliciosas propuestas. Toda la información que necesitas para que tus comensales disfruten de un plato delicioso y se queden con la boca abierta.  

Ver más...

Si tienes pequeños en casa, es importante acostumbrarlos a comer legumbres y pescado lo antes posible. Asegúrate de que su alimentación en el futuro sea equilibrada. La mejor forma es realizar un plato original y agradable a los sentidos, para llamar su atención. Y desde muy pequeños se los puede acostumbrar al consumo de legumbres con platos como los del puré de guisantes o la crema de guisantes. Con estas recetas de guisantes no solo lograrás comidas con una textura ideal para ellos, sino que también es una oportunidad para brindarles un alimento que les aporta una gran cantidad de propiedades nutricionales.  

Antes de descubrir todas nuestras recetas con guisantes, te invitamos a que mires también nuestro repertorio de recetas saludables, con lubina o tallarines. ¡Ya verás qué platos más deliciosos te quedan! Te encantarán. 

Receta destacada

Crema fría de espárragos con guisantes y salmón

(3)

Para el verano nada como las cremas frías, son un plato rico y lleno de vitaminas gracias a las verduras. Este es el caso de esta receta de crema fría de espárragos con guisantes y jamón, ¡no te arrepentirás de probarla!

 

Ver Receta...

Ingredientes

  • 1 pastilla de

    Avecrem Vegetal

  • 500 g de espárragos blancos
  • 150 gramos de patata
  • 1 puerro
  • 20 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 80 ml de nata para cocinar
  • 2 g de pimienta blanca
  • 1 g de azúcar
  • 400 g de guisantes frescos en vaina
  • 3 g de cebollino
  • 80 g de salmón
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas
Emplatado-crema-fria-de-esparragos-con-guisantes-y-jamon

¿Quieres recetas de guisantes con jamón?  

En un revuelto con jamón están riquísimos y qué decir de hacerlos al vapor añadiéndoles esta carne. ¡Te damos ideas en nuestros destacados! Además, te explicamos cómo hacerlo paso a paso para que lo bordes. ¡No tiene ninguna complicación!  

Aquí te contamos cómo cocinar guisantes de muchas maneras y es que es una legumbre increíblemente versátil. Los podemos utilizar como guarnición, sofritos, estofados, en ensaladas, en sopas, triturados en puré o cremas.    

En cualquier supermercado o tienda de alimentación los podemos encontrar en conserva o bien congelados, ya que también se conservan muy bien en este estado. Aunque es en primavera, al estar en temporada, cuando es mucho mejor comprarlos frescos. Si están muy tiernos pueden ingerirse crudos, algo que no es posible con la mayoría de las legumbres, en ensaladas o como guarnición. Su sabor posee un dulzor que no se percibe cuando se consumen secos. Porque al secarse, los azúcares que le dan ese gusto se transforman en almidón, y así cambia tanto su textura como su sabor.  

También resultan muy sabrosos si preparamos recetas con guisantes frescos cocinados. Solo que, al ser una legumbre tan suave, su tiempo de cocción no debe superar los dos minutos. Además, de esta manera conservará mejor sus propiedades. Los guisantes congelados sí deben cocinarse un poco más, pero no tanto, aproximadamente unos cinco minutos. Entonces, si los incluyes en un guiso recuerda que serán uno de los últimos ingredientes por añadir. La otra opción es hervirlos en una cazuela con agua y un poco de sal, para luego añadirlos al plato. 

La crema de guisantes está buenísima y, ¿lo mejor? ¡Que no solamente hay una! Añadiendo distintos ingredientes, modificamos el sabor y nos queda perfecta para variar durante la primavera o el verano. También tienes opciones calientes, para que tu cuerpo entre en calor en los días de frío del año.  

Lo cierto es que comer esta legumbre, de cualquier forma, es muy nutritivo y saludable. Su valor nutritivo está en que con muy pocas calorías y aportan cantidades interesantes de agua, fibra, carbohidratos, proteínas vegetales, vitaminas, minerales y antioxidantes, lo que los convierten en un alimento a incluir en una dieta saludable y equilibrada.  

Entre los beneficios que generan el consumo de guisantes está la contribución que realizan al buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo y a la mejor absorción de los alimentos, ya que controlan el colesterol y evitan la absorción de algunos azúcares. Esto se debe a su aporte en fibras solubles y es la razón por la que se recomienda su consumo para prevenir o recuperarse de algunas enfermedades crónicas, como la diabetes.  

Por su riqueza en potasio y magnesio también son beneficiosos para el correcto funcionamiento del sistema nervioso; mientras que el calcio y la vitamina k que aportan fortalecen dientes y huesos. Entre las vitaminas se destacan la A, muy presente en otras verduras. Su consumo regular provee beneficios para mantener la buena salud de la visión. Además, son ricos en vitamina C. Así que si comemos un plato de 200 gramos de guisantes frescos tendremos la cantidad necesaria de esta vitamina. Por último, no nos podemos olvidar de la B1 o tiamina, que es la encargada de mantener nivelada la energía de nuestro cuerpo, por lo que intervienen beneficiosamente en los procesos del sueño y del apetito.    

Además, por su aporte en proteínas, los guisantes son muy indicados para incluir en los menús vegetarianos. Los valores de los aportes nutritivos de los guisantes varían notablemente de acuerdo a la forma en que sean consumidos. La escasa cantidad de calorías que tienen las legumbres se consumen frescas se ven triplicadas cuando cocinamos las legumbres secas. La razón es que al secarse pierden agua y los nutrientes se concentran. Por lo tanto con el mismo peso de guisantes estaremos ingiriendo más hidratos de carbono, pero también más proteínas, fibras y minerales. El menor contenido en fibra de los guisantes frescos, se contrapone a su mayor aporte de oligosacáridos y distintos tipos de azúcares, como la lactulosa y la isomaltosa. Mientras que las cantidades de grasas siempre son insignificantes. 

Una inmejorable opción es combinar los guisantes con sepia o pescado. Se llevan de maravilla y el sabor de ambos es una delicia. ¿Quieres ideas? Puedes hacer esta legumbre con gambas, con sepia, con chipirones… Si le añades algunas salsa, como te sugerimos, queda aún mejor. ¡Mira todas las opciones que te damos porque te van a enamorar!  

En general, se recomienda consumir legumbres al menos cuatro veces por semana, variando el tipo (guisantes, garbanzos, alubias…) y también en su forma de cocción. Este es un argumento más para enriquecer nuestras propuestas culinarias.    

En la cocina esta legumbre puede desempeñar distintos roles. Hay platos con guisantes en los que cumplen la función de fantásticos acompañantes, ya sea en un guiso o en algún salteado. Y hay otros, en los que son los protagonistas principales, como en las recetas de guisantes con jamón. Quizás esta sea la manera más difundida de preparar los guisantes en España, una receta muy sencilla de hacer y que gusta a toda la familia. De esta forma no fallarás a la hora de incorporar estas legumbres, con algunas características de verdura, en los menús de los más pequeños.  

Como ya has podido comprobar añadir los guisantes en recetas del día a día es toda una exquisitez. Además, no solo aportan colorido, también importantes nutrientes. Prepara cualquiera de las recetas con guisantes que encontrarás en esta sección, son fáciles, rápidas de preparar y sin muchas complicaciones. ¿Te las vas a perder? ¡Buen provecho y a disfrutar de todas estos deliciosos platos que gustarán a todo el mundo!