Dicen que la zanahoria ayuda a dar color a la piel. Lo cierto es que es una hortaliza llena de vitaminas y, ya sea en crema, en puré, en ensalada o como parte de un guiso, no puede faltar en nuestra cocina. Descubre aquí las mejores recetas con zanahoria.

Ver más...

Para empezar, queremos hablarte de algunas propiedades de la zanahoria. Según un informe publicado por la OMS en 2014, la zanahoria es uno de los alimentos con más propiedades anticancerígenas. Esto se debe a su alto nivel de carotenoides, unas sustancias que le dan ese color naranja y que previenen cánceres como el de pulmón o el de mama. También hay que decir que la zanahoria estimula el apetito.
Comer zanahoria es recomendable para personas que sufren anorexia u otro trastorno relacionado con la alimentación. Además, fortalece el cabello y las uñas, ya que las zanahorias son ricas en betacaroteno, una sustancia que nuestro organismo transforma en vitamina A Otra de las propiedades de la zanahoria es que previene el envejecimiento.

La zanahoria contiene una gran cantidad de antioxidantes, lo que ayuda a prevenir la aparición de los signos del envejecimiento y ayudan a mantener la piel firme y sin arrugas. Decir que también alivia las afecciones respiratorias. Combinado con jugo de limón o miel, se lograrán aliviar las afecciones respiratorias leves sin tener que tomar ningún medicamento. Y, por último, protege el corazón. Vistas estas propiedades, te anima a incorporar recetas con zanahoria a tus menús. Si es así acompáñanos a descubrir algunas en este artículo.

Receta destacada

Zanahorias con romero

(3)

¿Sabes de dónde es originaria la zanahoria? Pues una hortaliza que procede de Afganistán y que ya era consumida en época de los griegos y romanos. Aunque por ese entonces no tenía nada ver con la que conocemos ahora.

Ver Receta...

Ingredientes

  • 500 g de zanahorias
  • 2 cdas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pastilla de Avecrem Dúo de Tomate

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 1 limón
  • Semillas de amapola
  • Romero
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

La crema de calabaza es un clásico del otoño. Hay muchas variedades, dependiendo de los ingredientes que les vayas incorporando. Hoy te proponemos esta con calabaza y cardamomo.

Lo primero es pelar la calabaza. Te recomendamos que la compres ya cortada: la puedes encontrar fresca y recién cortada en la frutería o envasada al vacío en el supermercado. ¿Por qué es mejor comprarla cortada? Pues porque es una verdura de piel un poco fatigosa de cortar. Ahora bien, si la compras sin pelar, elige un buen pelador o un buen cuchillo y atento.

Pues ahora nos ponemos con la zanahoria. Pélala y córtala en cubos. La cebolla rubia, la pelas también y la cortas en trocitos. ¡Ya tenemos estos ingredientes listos!
En una olla grande, pon dos cucharadas de aceite de oliva extra virgen y cocina la cebolla. Añade la calabaza y las zanahorias y deja cocer brevemente. Luego, vierte un vaso de agua y desmenuza una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo.

Continúa la cocción durante 20 minutos en una olla tapada. Pasado ese tiempo, apaga el fuego y tritura con la batidora.
Vamos con uno de los ingredientes estrella: el cardamomo. El cardamomo es una de las especias más valoradas y caras del mundo, casi como el azafrán o la vainilla. Da mucho juego en la cocina y, por suerte, la podemos encontrar en cualquier supermercado. Da un gran sabor y aroma a nuestros platos y, como curiosidad, que sepas que se suele usar para hacer desde guisos hasta bollería y panes. ¡Sirve para infinidad de cosas!

Para esta crema, añade 2-3 vainas de cardamomo. También un poco de pimienta, le va a dar un toque muy especial. Después de unos minutos en reposo, ¡ya lo tienes!
Sirve esta maravillosa receta en la mesa y disfrútala. Si quieres practicar con más recetas aquí tienes algunas recetas de estofados.

La zanahoria, como ves, se puede incorporar a multitud de platos y se puede comer tanto cocida como cruda. Ahora te enseñamos como incorporarla a tus ensaladas. Hoy te proponemos elaborar una receta con endibias, en concreto, en la ensalada de endibias, zanahoria, manzana, nueces y pasas.

Su sabor amargo y su textura crujiente las hacen idóneas para entrantes como el de esta receta, ya que son la base sobre la cual se ponen en el resto de ingredientes. Pero más allá de la vistosidad del plato, las endibias también proporcionan importantes vitaminas y ayudan a mejorar las digestiones. Así que es una receta perfecta para cuidarse y disfrutar del sabor de los buenos alimentos.

Limpia, lava y seca las hojas de endibia. Sin pelar la manzana, saca el centro y corta en trozos pequeños. Rocía estos trozos de manzana con unas gotas de limón para que no se oscurezcan.
Pela el tomate y quita las pepitas quedándonos solo con la pulpa de tomate. Pela y saca tiras de zanahoria que mezclamos con la pulpa de tomate, la manzana, las uvas pasas y las endibias troceadas.
En un recipiente aparte incorpora el aliño de aceite virgen extra, vinagre de manzana y el ajo y las hojitas de perejil todo ello muy picado y la pastilla de Avecrem. Combina los ingredientes con el aderezo, remueve bien y sirve.

La zanahoria se la puedes añadir también al cuscús. Es muy fácil, calienta el aceite en una cazuela y añade la cebolla y el ajo cortado en brounoisse. Tapa la olla y deja pocha el contenido a fuego suave durante 10 minutos. Añade los pimientos, la zanahoria y la calabaza cortadas en cuadraditos. Posteriormente, vuelve a tapar la cazuela y continúa la cocción, ahora durante 5 minutos. Remueve con frecuencia durante 10 minutos para que no se pegue y después escurre la mezcla en un colador, para que las verduras queden sueltas y un poco secas. Una vez lo tengas se lo echas al cuscús y ya estará listo.

Ya sabes que somos muy fans de cocinar al horno, por eso te proponemos esta receta de zanahoria al horno. Para ello necesitaremos hinojo. El hinojo es una verdura mediterránea muy aromática, de la cual se aprovecha todo: el tallo, las hojas, el bulbo y las semillas... Estas últimas te serán de mucha utilidad para elaborar la receta de hoy: zanahorias con hinojo.

Para empezar, pela las patatas y córtalas en trozos y pela las zanahorias y córtalas en tiras.
En un wok con un poco de aceite de oliva virgen extra fríe las zanahorias y las patatas con el ajo, agrega las semillas de hinojo y la pastilla de caldo desmenuzada, añade un vaso de agua y cuece durante 10 minutos.
Una curiosidad: ¿Sabes de dónde es originaria la zanahoria? Pues una hortaliza que procede de Afganistán y que ya era consumida en época de los griegos y romanos. Aunque por ese entonces no tenía nada ver con la que conocemos ahora. Te proponemos una receta muy fácil, zanahoria con romero.
Lava las zanahorias, pélalas y córtalas en bastones. Pela los ajos. En un wok, saltea el ajo en el aceite de oliva; agrega las zanahorias y el romero.

Después de unos minutos, añade el Avecrem Dúo de Tomate y continúa la cocción a fuego lento durante 15 minutos. Si las zanahorias te quedan secas, vierte un poco de agua.
Cuando esté cocido, ralla la piel de 1 limón sobre las zanahorias y mezcla bien; decora con semillas de amapola y sirve. Si quieres saber más recetas de risotto, recetas con pato y acelgas pincha aquí.