Preparar esta receta de pisto de verduras con pimientos es facilísimo. ¿Qué no sabes qué hacer con todas esas verduras de la nevera? Aquí las instrucciones de un rico pisto con verduras. No solo te salva la comida de cualquier día, sino que si te sobra siempre es un buen acompañamiento para la carne. Incluso encima de una tostada sienta bien en cualquier momento. Así que no perdamos tiempo y ¡a los fogones!

Ver más...

Lo primero de todo calienta aceite en una cazuela con los dientes de ajo enteros y sin pelar. El ajo le da alegría a los platos, les da vidilla, aunque a veces molesta pelarlos. Aquí ni nos tenemos que complicar porque aprovechamos todo y, encima, son más fácil de encontrar cuando queramos emplatar y quitarlos.
Añade inmediatamente después la cebolla. Córtala a dados, en trozos medianos, no los queremos pequeños. Rehoga durante diez minutos y dale algunas vueltas con la cuchara de madera para que suelte todo el sabor y no se quemen durante la cocción.

Pasado ese tiempo, incorpora los pimientos cortados a dados. Elegimos pimientos verdes y rojos para combinar un sabor más picante y otro más dulce. Sí, se tratará de un mismo tipo de pimiento y ya sabemos que el cambio de color viene por recogerse en diferente fase de maduración, pero esa es la clave de su gusto. Mézclalo todo bien y rehoga todos otros 10 minutos más.
Toca poner la hoja de laurel y los calabacines sin pelar cortados a dados. Sigue la cocción 5 minutos más. Justo después, añade el vino blanco.

Existen clases de pistos a montones. Por ejemplo, el bilbaíno es típico con huevo. Pero esta vez apostamos por uno más fiel a su origen. De hecho, el origen del pisto manchego es muy humilde: los labradores tiraron de imaginación con las verduras que tenían a mano, aceite y sal. ¡Y qué bien les salió!
Nos queda echar el sofrito de tomate. Cuécelo todo tapado unos 10 minutos hasta que veas que los ingredientes te quedan integrados. Si ves que se evapora demasiado, añade un poco de agua.

Receta destacada

Pisto de verduras

(11)

Las verduras apetecen comerlas sin parar durante todo el verano, Ver Receta...

Ingredientes

  • 90 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 3 dientes de ajo
  • 150 g de cebolla
  • 250 g de pimiento rojo
  • 250 g de pimiento verde
  • 300 g de calabacín
  • 150 g de

    Tomate Frito Gallina Blanca

  • 1 hoja de laurel
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas
emplatado-con-producto-pisto-con-verduras

Pimientos del piquillo rellenos de bacalao y gambas. Un clásico algo denostado, pero que a la hora de la verdad maravilla a todo el mundo por su versatilidad y extraordinaria combinación de sabores.
Antes de explicar cómo hacer pimientos de piquillo rellenos de bacalao y gambas es conveniente aclarar el asunto ‘bacalao’. Lo más fácil es comprarlo ya desalado, pero si lo queremos desalar en casa tendremos que ponerlo en remojo en una fuente con abundante agua y con la piel hacia arriba durante un periodo mínimo de 24 horas y hasta 48 horas en función del grosor de las tajadas y el tipo de bacalao. También es superimportante cambiar el agua de 2 a 3 veces al día y guardar el remojo en un sitio fresco para evitar que el pescado fermente. De este modo, en invierno podemos dejar la fuente sobre la encimera, pero si estamos en verano lo más recomendable sería meterla en la nevera.

Comenzamos preparando la salsa con la que cubriremos los pimientos rellenos. Para ello, sofreímos en aceite de oliva una cebolla pequeña (75 g) picada hasta que quede bien pochadita. Añadimos 100 gramos de pimientos de piquillo (preferiblemente los que estén rotos) y 150 ml de nata. Trituramos hasta que quede una salsa espesa y homogénea. Reservamos.

Turno ahora del relleno. Sofreímos en aceite de oliva la otra cebolla pequeña y el ajo picados muy finamente de 12 a 14 minutos. Incorporamos el bacalao desmigado y las gambas troceadas y cocemos durante 10 minutos más. Desmenuzamos con los dedos la pastilla de Avecrem Vegetal y añadimos la nata restante (50 gramos). Cocinamos durante 5 minutos.

Rellenamos ahora los pimientos de piquillo con el sofrito de bacalao anterior y los colocamos sobre una bandeja apta para horno. Vertemos la salsa que teníamos reservada sobre los pimientos rellenos y horneamos durante 15 minutos. Emplatamos en caliente o servimos directamente la bandeja sobre un salva mantel para que cada cual se sirva a su gusto. Y si sobra algún pimiento recuerda que al día siguiente estarán igual de riquísimos con un golpe de microondas.

¿Tienes un aperitivo y no sabes qué preparar? Acudimos al rescate con estos rollitos de pimiento y atún. Esta receta, sencilla y muy rica, te encantará, ya que es una opción perfecta para poder hacer aperitivos en los que la verdura se convierte en la protagonista y seduce, en este caso con su sabor intenso.

Esta receta da como resultado un aperitivo de lo más resultón y delicioso, unos rollitos de pimiento rojo y atún que harán salivar a más de un comensal. Para empezar, lo más importante que tienes que hacer es asar los pimientos. Esto liberará todo el sabor de esta hortaliza y, además, ayudará a que pelarlos sea coser y cantar. Para asarlos bien, déjalos a 200º durante 30 minutos en el horno. Cuando haya pasado este tiempo habrán perdido bastante volumen, lo que nos indican que se pueden sacar del horno y reservarse para siguientes pasos.

Para continuar con la receta en un bol aparte, mezcla el atún, la mayonesa, los huevos duros y la cebolleta muy bien picadita. Reserva esta mezcla para rellenar los pimientos una vez pelados, ábrelos y despepítalos. Cuando los tengas lo más limpio posible, corta los extremos para dejar una tira de pimiento cuadrada. Una vez lista, rellénalas como si fueran canelones.
Enrolla la tira sobre sí misma, córtala en pequeños bocados, ¡y listo! Si te ha gustado esta receta mira estas de recetas de cuscús, para cocinar con soja y recetas con hojaldre.

Cuando se trata de comer sano y ligero, una opción que siempre tenemos en mente es cocinar verduras y hortalizas. Y una de las formas más fáciles de prepararlas es mediante un salteado, que, además, al ser un método de cocción que conserva las propiedades de los alimentos potencia el sabor de cada uno de los ingredientes.

Lava las verduras, corta en trozos de brócoli y en rodajas los pimientos. En una sartén, fríe las verduras con 1 diente de ajo y 1 cucharada de aceite de oliva. Añade la pastilla de Avecrem desmenuzada y cocínalo a fuego lento durante 15 minutos a fuego alto. Por último, añade las hierbas (albahaca, romero...) y unas gotas de vinagre balsámico. Servir caliente.

A continuación, te mostramos otra receta con pimientos, en este caso también con sardinas. Lava y corta los pimientos. Después, rehógalos con un poco de aceite de oliva y añade el diente de ajo.
Mientras tanto, limpia el pescado, eliminando las espinas y la cabeza. Prepara un poco de pesto triturando la albahaca, los piñones, el parmesano y un poco de aceite.

Cuando los pimientos estén bien cocidos, añade un poco de caldo preparado con una pastilla de Avecrem Dúo Paella de Pescado mientras remueves, para hacer la salsa más suave.
Rellena cada una de las sardinas con una cucharada de pesto y fríelas en una sartén. Cuando los pimientos estén bien cocidos, añade un poco de caldo preparado con una pastilla de Avecrem Dúo Paella de Pescado mientras remueves, para hacer la salsa más suave. Pon la salsa en fuentes individuales con una sardina encima. Sirve caliente o frío.