¿Qué es mejor el sofrito o el tomate frito?

Esta no es una pregunta sencilla, ya que básicamente depende de la preparación que vayas a hacer. Obviamente, a vistas del sabor es preferible usar un delicioso sofrito, ya que vas a combinar diferentes sabores en una salsa que se ha pochado durante bastante tiempo y ha ido combinando todos los sabores de manera deliciosa. Si preguntas por sus cualidades, sigue ganando el sofrito, ya que el licopeno del tomate se absorbe mucho mejor una vez cocinado. De esta forma, el tomate cocinado con cebolla y aceite de oliva termina convirtiéndose en una deliciosa opción para tomar nuestra dosis diaria de antioxidantes.