Hojaldre con huevos, tomate y jamón

Un plato riquísimo, vistoso y muy ligero. De entre todas las recetas con hojaldre que podríamos recomendarte hoy te proponemos ésta con huevos, tomate y jamón.Ver más...

  • > 60 min
  • Fácil
  • 4 personas
Hojaldre con huevos, tomate y jamón

Ingredientes

  • Con Avecrem, ¡triunfas!

Cómo hacer Hojaldre con huevos, tomate y jamón

  • Cómo preparar Hojaldre con huevos, tomate y jamón- Paso 1

    PASO 1

    Poner el hojaldre cortado en 4 cuadrados encima de papel de horno, y hacer una pequeña incisión en forma de marco alrededor del mismo. Refrigerarlo en la nevera durante 15 minutos. Reservar. Batir un huevo. Reservar.

  • Cómo preparar Hojaldre con huevos, tomate y jamón- Paso  2

    PASO 2

    Pintar los bordes del hojaldre con el huevo batido. Sofreir las verduras con una pastilla de Avecrem Vegetal.

  • Cómo preparar Hojaldre con huevos, tomate y jamón- Paso  3

    PASO 3

    Poner en el medio el queso rallado. Encima incorporar las verduras y hornear durante 15 minutos a 180/200 ºC. Sacar del horno y añadir un huevo a cada hojaldre en el medio y una loncha de jamón serrano. Volver a hornear entre 10 y 12 minutos a la misma temperatura. Servir.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Hojaldre con huevos, tomate y jamón

Para que el hojaldre de tomates, huevo y jamón quede bien montado te contamos un truco. Una vez que hayas hecho esas incisiones a los cuadrados de la hojaldre, pincha con un tenedor en varias partes del interior del cuadro que te quedó formado. Pero no en el margen. Así el centro de la hojaldre no subirá, no se hinchará, pero sí el marco. De esta manera hará de contención para los ingredientes, sobre todo para el huevo que es más fácil que se derrame.

 

pincha la masa de hujaldre
De platos sosos a sabrosos en un Chup, Chup

Descubre cómo enriquecer tus platos con Avecrem.

Comprar online

También puedes utilizar en su preparación las hortalizas o las verduras que más te gusten o incluso aquellas que han quedado en la nevera. O incluso hacer una variante con hojaldre de jamón york y queso. Las recetas de hojaldre son toda una delicia y ésta es la solución ideal para los días en que no sabes qué hacer para comer o para invitar a cenar a esos amigos que no ves. 

Una masa bien curiosa

La masa hojaldre tiene una textura crujiente, lo que la hace muy apetecible para cualquier paladar y combina tan bien con ingredientes dulces como con ingredientes salados. Por eso es apta para ser empleada tanto en recetas dulces, como pastelitos o tartas, como en recetas de platos salados como la de hojaldre de jamón y queso. Si bien en Europa le atribuimos su origen al mundo árabe, algunos estudios han encontrado referencias sobre su utilización durante el imperio romano y la Grecia clásica.

Como otros tipos de masa, la de hojaldre la tenemos disponible en cualquier supermercado, de distintas maneras, refrigerada o congelada, y formas, láminas redondas o rectangulares para hacer estupendas recetas con hojaldre. Por lo tanto la puedes comprar hecha y así te ahorrarás tiempo, porque hacerla en casa no es difícil pero sí que requiere de un poco de técnica y paciencia. Pero si eres de aquellos que les gusta hacerlo todo, aquí te explicamos cómo prepararla casera para tus recetas fáciles con hojaldre.

¿Cómo hacer la masa para tus recetas con hojaldre?

Los ingredientes que necesitas son harina de trigo; grasa como manteca de cerdo, margarina o mantequilla; agua y sal. Lo que más llama la atención de los ingredientes para elaborar la masa de hojaldre es la falta de levadura. Ese crecimiento se consigue con la grasa empleada y, sobre todo, con la técnica de las vueltas y los estiramientos de la masa para fabricar una gran cantidad de pliegues. Una vez en el horno el calor afectará la grasa aplicada a la masa, que estará entre los pliegues, y le hará desprender un vapor que separará cada una de las capas de masa. Así conseguirás un gran volumen hacia lo alto convirtiéndola en una masa liviana y crujiente para preparar sabrosas recetas con hojaldre.

Lo primero que debes hacer es preparar una pasta o masa base hecha con harina, agua y sal. Para ello echa el kilo de harina en un bol o en una superficie bien lisa y limpia. Haz una montaña de harina y abre un hueco al medio dejando la montaña como si fuese un volcán. Échale el agua y la sal en ese hueco. Ahora comienza a cubrir el hueco con harina de los costados para que vaya absorbiendo el agua. Ves mezclando todo con la ayuda de una cuchara y/o solo con tus manos hasta que quede con una textura un poco blanda pero nada pegajosa, más bien seca y suave. Haz con ella una pelota y déjala en reposo aproximadamente unos quince minutos, en un lugar que no coja calor. Si no encuentras uno apropiado, puedes dejarla en la nevera.

Después del reposo estira la masa hasta conseguir un gran rectángulo de aproximadamente un centímetro de grosor al que deberás untar con la manteca de cerdo, mantequilla o margarina que hayas elegido. Ahora ha llegado el momento de aplicar la famosa técnica de la doble vuelta de la hojaldre. Tampoco es tan complicado. Coge los dos extremos de uno de los lados cortos del rectángulo y dobla la masa hasta la mitad del rectángulo. Luego haz lo mismo desde el otro lado corto. Te han quedado los extremos originales del rectángulo casi unidos en la mitad del gran rectángulo ¿verdad?. Ahora dobla una de esas mitades sobre la otra, de manera que te quede una masa de cuatro pisos.

Para el siguiente paso necesitas contar con un palo de amasar, sino tienes puedes utilizar una botella. Con su ayuda estira la masa hasta que quede de un grosor no superior a un centímetro. Tanto la superficie donde trabajas la masa, como el palo de amasar deben estar un poco enharinados, pero muy poco, para que no se pegue la grasa ni se salga de la masa. Por eso también se debe estirar con movimientos suaves, sin aplastarla con demasiada fuerza.

Para que te quede una masa con múltiples capas, deberías repetir el proceso de la doble vuelta de la hojaldre y su estiramiento. Porque es con ese proceso de doblado y estiramiento con el que se logran esas finas capas de masa unidas por la grasa o mantequilla con la que la has untado y que se separarán durante el horneado para conseguir esa textura que tanto gusta.

Cómo hacer hojaldre con huevos, tomate y jamón

Preparar la receta de hoy es bien fácil. El primer paso es calentar en una sartén una o dos cucharadas de aceite de oliva extra y sofreír, con una pastilla Avecrem Vegetal bien desmenuzada, tomates cherry cortados por la mitad y algunas otras hortalizas o verduras. Pueden ser brócolis, pimientos, las que tengas en tu nevera o las que más te apetezcan. Si te gustan las setas, también quedan muy bien. Retira la bandeja del horno y mientras lo precalientas a 180ºC bate un huevo y resérvalo. 

Cubre entonces la bandeja del horno con papel para horno y coloca sobre él la masa de hojaldre cortada en cuatro cuadrados. Hazle, a cada uno, una pequeña incisión en cada lado de manera que quede como una especie de marco de aproximadamente 1,5 cm de ancho. Pinta esos bordes de cada hojaldre con el huevo batido. Pon la masa a cocinar en el horno durante 15 minutos. Quita la bandeja del horno y pon sobre cada hojaldre el queso emmental rallado, el sofrito de verduras, encima de cada una un huevo y una loncha de jamón serrano. Ahora diez minutos más de horno y lo tendrás listas para servir... y compartir con quien quieras.  horno con papel para horno y coloca sobre él la masa de hojaldre cortada en cuatro cuadrados. Hazle, a cada uno, una pequeña incisión en cada lado de manera que quede como una especie de marco de aproximadamente 1,5 cm de ancho. Pinta esos bordes de cada hojaldre con el huevo batido. Pon la masa a cocinar en el horno durante 15 minutos. Quita la bandeja del horno y pon sobre cada hojaldre el queso emmental rallado, el sofrito de verduras, encima de cada una un huevo y una loncha de jamón serrano. Ahora diez minutos más de horno y lo tendrás listas para servir... y compartir con quien quieras. 

Después de hacer este plato seguro que tienes ganas de probar más recetas con hojaldre, ¿verdad? Por ejemplo, otra opción puede ser la de Hojaldre con tomate, champiñones, kale y queso de cabra. ¡Muy sabrosa!