Cuando es nuestro cumpleaños no puede faltar una buena tarta, las hay para todos los gustos y colores. Aunque el origen de la costumbre de celebrar los cumpleaños con tartas, velas y regalos nos llega desde Grecia.
Los griegos creían que todas las personas nacían con un espíritu protector que seguía acompañándolos durante toda su vida. También creían que estos espíritus estaban directamente asociados con los dioses que se relacionaban con el día concreto de nacimiento.

Ver más...

Los hombres de la antigua Grecia, en la Hélade, celebraban el cumpleaños de Ártemis, que era la diosa de la luna, la virginidad, la caza y los animales, el sexto día de cada mes. En honor a ella, se ofrecían altares en el campo en los que se colocaban tortas de miel y harina, que se adornaban con velas para simbolizar el brillo de la luna. Se especula que de estas velas tiene origen las velas que ponemos en los pasteles y que de aquí proviene la tradición de soplarlas pidiendo un deseo.

Cabe decir que, aunque hace miles de años ya se empezaban a intuir estas fiestas de cumpleaños las que hacemos hoy en día se asemejan mucho más a una celebración alemana popular en el siglo XVIII, el Kinderfeste.
Otras culturas, como la China, honraban específicamente el primer cumpleaños de los niños. Aunque como decimos, el Kinderfeste es el acontecimiento previo que más se asimila a las fiestas de cumpleaños contemporáneas. A continuación, te dejamos algunas recetas con pera, para cocinar con cerezas y recetas con chocolate para que te animes a endulzar aún más tus postres.

Receta destacada

Tarta salada con pimiento

(7)

Estamos más acostumbrados a comer tartas dulces, pero las tartas saladas pueden ser una solución perfecta a un almuerzo sin complicaciones, un picnic en el parque o de entrante en una cena en forma de tartaletas. Además, Ver Receta...

Ingredientes

  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento amarillo
  • 3 huevos
  • 1 diente de ajo
  • 1 bote de

    Tomate Frito Gallina Blanca

  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • 40-60 min
  • Fácil
  • 4 personas

Pero en el mundo de las recetas tartas no todo es dulzura. También hay muchas maneras de hacer recetas de tartas saladas.

Hoy te proponemos una receta de tarta de calabaza fácil de hacer, que te permitirá obtener un primer plato o entrante delicioso, cargado de sabor. Además, te ofrece una cantidad muy interesante de fibra y una dosis nada despreciable de vitaminas. Anímate a prepararla cuando tengas invitados y quieras sorprenderles con un plato diferente.

La receta de tarta de calabaza que te presentamos en esta ocasión es muy sencilla y te permite obtener un resultado delicioso. Para prepararla solo necesitas calabaza, cebolla, una pastilla de Avecrem Vegetal, huevos, nata para cocinar, pimienta y un poco de mantequilla.
Después de cocinar la calabaza y sofreír la cebolla, solo tienes que triturar estos dos ingredientes junto con los huevos batidos y la nata. A continuación, debes hornear la tarta en un molde durante unos 35-40 minutos y ya tendrás a punto tu deliciosa tarta de calabaza fácil.

A la hora de servirla, esta receta de tarta de calabaza queda bien tanto si la presentas caliente, poco después de sacarla del horno, como si la ofreces fría.
Pero no las opciones de recetas de tartas saladas no se quedan aquí ¿Te apetece preparar un sándwich para una cena rápida? ¿Y por qué no le damos una vuelta al clásico y lo preparamos en forma de tarta salada? Esta tarta salada ligera con jamón y queso te permitirá preparar una cena rápida sin demasiadas complicaciones y con muchísimo sabor.

Para un acabado más profesional puedes utilizar una base de pasta brisa en tus recetas de tartas. Puedes forrar un molde redondo de silicona con la pasta brisa, también puedes cubrir los bordes y solo tienes que verter el relleno en el interior y dejar cocerlo en el horno siguiendo la receta. Y si quieres más recetas fáciles no dudes en consultar estas recetas con Thermomix.

La tradición dice que la tarta Tatín fue creada por accidente en el Hotel Tatín, regentado por dos hermanas, Stéphanie Tatín y Caroline Tatín, en Lamotte-Beuvron en Francia en 1889. Y es como habrás podido averiguar de este lugar del que deriva el nombre.

Existen múltiples versiones acerca del origen de la tarta, pero la historia más aceptada menciona que un despiste de Stéphanie Tatín hizo que las manzanas se cocinaran más de la cuenta, y para no desperdiciarlas le pusieron la masa encima y terminaron de hornearla. Al finalizar, le dieron vuelta con cuidado, dando lugar a esta variante tan conocida en la cocina francesa.

La típica tarta Tatín es la de manzana. Es un postre delicioso que hecho en casa sabe aún mejor y que puede convertir una merienda rutinaria en una sofisticada reunión. La tarta Tatín es muy amiga de los lácteos. Acompaña las porciones con un poco de crema de leche, nata o un helado con base de leche. ¡Triunfarás!
Sin embargo, no siempre tiene que ser dulce, hoy te proponemos como hacer una tarta inspirada en la forma de la tarta Tatín.

Y es que la receta que queremos que prepares es la tarta Tatín de carne y cebolla. En apariencia podría simular el clásico postre, pero su relleno es a base de carne picada y dos clases de cebolla. Anímate a cocinarla y sorprende a tus invitados con un plato que no se esperan. ¡Os va a encantar! Hemos mencionado ya que la Tatín va muy bien acompañarla de lácticos, por eso te proponemos estas recetas con yogur.

La que se lleva todos los premios sin duda es la clásica de chocolate. Podríamos decir que el concepto chocolate tarta van prácticamente ligados de la mano. Pero a esta tarta se le pueden añadir muchas variaciones como te mostramos a continuación. Una de ellas consiste en añadirle naranja queda muy bien con el chocolate

Para preparar el bizcocho, separamos las yemas de las claras y añadimos a las yemas el azúcar. Montamos la mezcla con la batidora de varillas, y añadimos poco a poco, con ayuda de una espátula, el cacao. Montamos las claras al punto de nieve y las añadimos con la mezcla anterior. Precalentamos el horno arriba y abajo a 200º mientras echamos la mezcla en un molde engrasado. Una vez listo el horno, lo bajamos a 170º y lo horneamos en posición central durante 8 o 10 minutos. Luego lo meteremos a la nevera y dejar enfriar.
Para el añadido de naranja, pondremos al fuego medio litro de leche y cuando esté hirviendo añadiremos 2 sobres de gelatina de naranja hasta que queden disueltos y después añadiremos 500 ml de leche fría. Al acabar lo verteremos encima del bizcocho.

Otra divertida tarta, quizás más apta para los gustos de los niños es la de flan galletas y chocolate. Es muy sencilla. Para empezar, preparamos un chocolate a la taza con 1/2 lt. de leche y simultáneamente hacemos un flan con otro 1/2 lt. de leche y apartamos la leche que resta. A continuación, en un molde rectangular, vamos haciendo capas alternas de galletas mojadas en leche y canela, después ponemos una capa de chocolate, otra capa de galletas remojadas y otra capa de flan y repetimos todas las capas nuevamente hasta llegar al borde del molde.

La última capa la ponemos de chocolate y que sea generosa para que caiga por los laterales del pastel y lo cubra. Para adornarla le pondremos unas fresas cortadas en láminas gruesas y... a chuparse los dedos.