Quién no ha vivido esa situación en la que deseas comer algún plato delicioso pero a la vez tremendamente calórico. En ocasiones, logramos controlar nuestros impulsos, pero en muchas otras nos dejamos llevar para sencillamente disfrutar de las recetas y darnos un capricho.

Ver más...

De vez en cuando es imposible que no te apetezcan cosas que, si estás intentando mantener la línea, no deberías comer. Una noche de pizza, un quiche lorraine o quizás te apetece más hamburguesas o chips . ¿Y qué tal una deliciosa y tradicional tortilla de patatas? No, ¡espera! Mejor será preparar una paella de marisco o una pasta carbonara, y claro, una mousse de chocolate o coulant de chocolate de postre. ¡Qué difícil es decidir! Imaginar todo lo que comeríamos solo ayuda a crear más ansiedad de la necesaria y finalmente resulta una estupidez. No hay nada malo en saltarnos la dieta alguna vez, eso sí, nunca más de una vez a la semana.

Enfrentarse a una dieta para reducir peso conlleva fuerza de voluntad y sacrificio para cumplir, a rajatabla, las pautas de alimentación. Pero algo bastante habitual es saltarse la dieta. Hoy os proponemos unas cuantas recetas para que si dais rienda suelta a vuestra tentación no os falten ideas.

Cheatmeal ha llegado para ayudarte

La vida se compone de tentaciones, y comer, estas recetas para darnos un capricho, es una de ellas. De hecho, cuanto más estricta es la dieta que seguimos, en general se despiertan más las ganas de disfrutar de los alimentos que hasta entonces han estado "prohibidos". Otras veces es la vida social que, de una forma u otra, gira en torno a la bebida, la comida y los caprichos gastronómicos. Sales a "tomar algo" con los amigos, a desayunar, a una terraza... En definitiva, que no siempre somos capaces de controlar que todos los alimentos que comemos sean saludables, algo que puede resultar frustrante cuando se quiere adelgazar. Y en parte, de ahí surgió la idea del "cheatmeal".

Una dieta demasiado restrictiva, como la que suele seguir una persona que quiere perder algo de peso, puede crear ansiedad por comer determinados platos que no están incluidos en ella. El ”cheatmeal" consiste en olvidarse de las calorías durante una comida para disfrutar, sin remordimientos, del plato que más nos apetezca.

¿Qué ocurre cuando de repente nos saltamos la dieta? Pues que al mermar la confianza aparece el sentimiento de culpa poniendo en peligro la continuidad. De nada nos sirve hacer una dieta enorme durante 6 meses para bajar 30 kilos si luego en los 4 siguientes cogemos 40. El "cheatmeal" puede ser la herramienta perfecta para que durante una comida, bien sea el desayuno, el almuerzo o la cena, desconectes y alivies ese estrés por saltarte tu dieta alimenticia disfrutando de un plato que te gusta sin pensar en las consecuencias. De hecho, saltarte la dieta no tiene por qué influir negativamente en el proceso. A veces, el "cheatmeal" puede ayudar a salir de un estancamiento, a elevar levemente el metabolismo y a retomar la dieta y el ejercicio con más energía.

La regla de los tres pasos

Hasta las personas más estrictas sucumben. Saltarse la dieta alguna vez, es algo natural. Incluso hay ocasiones en las que las circunstancias lo hacen inevitable. Una transgresión que no tiene mayor importancia si en la siguiente comida se aplican las normas. Sin embargo, no todo el mundo está preparado para hacer un "cheatmeal". En este sentido, expertos remarcan que "olvidarse de las calorías" no equivale a olvidar el sentido común, y que no es lo mismo comer una pizza que comerse tres. Es decir, que si durante la semana se ha estado comiendo sano para reducir las calorías y poder adelgazar, y llega el sábado y una sola comida supera todas las calorías de ese día más que las que se ha "ahorrado" en ese tiempo, la dieta no habría servido para nada. De la misma manera que una ensalada no adelgaza, un pequeño porcentaje de comida 'no recomendada por la dieta' no se va a notar en la báscula. Aunque, evidentemente, esto es radicalmente diferente si se trata de atracones.

No te agobies: debes eliminar el sentimiento de culpa. No creas que porque te saltes la dieta ya has estropeado todo tu plan. Aplica el concepto "cheatmeal" y sigue adelante con tu plan alimentario.

Haz bien la siguiente toma: siempre mira hacia delante, hacia lo que vas a seguir haciendo bien, y no hacia atrás, a lo que has hecho mal. Cumplir las siguientes tomas te permitirá reconducir la situación.

Intenta no caer de nuevo: contrólate para no volver a repetir ese error. Es un proceso de aprendizaje que cuesta esfuerzo, pero que tiene resultados.

Aprender a comer correctamente

Para evitar muchas de esas conductas lo adecuado es que un especialista te proponga una dieta, equilibrada y pautada, como un forma saludable de aprender a comer.

La dieta debería ser una técnica más de modificación de conducta. Intenta cambiar tus hábitos y no solo tu peso de manera temporal. Si reduces tu peso pero vuelves a tu conducta anterior, evidentemente, volverás a ganar peso. En cambio, si lo que cambia son los hábitos podrás mantener el peso adecuado.

Y eso es lo que ocurre con aquellas personas que han fracasado en las distintas dietas, su fin ha sido perder peso y una vez conseguido, han vuelto a su conducta anterior sin cambiar los hábitos que, en líneas generales, consisten en una dieta equilibrada entre hidratos de carbono, proteínas y grasas; comer cinco veces al día; beber unos dos litros de agua al día y hacer ejercicio de forma regular.

Así que ya sabéis, nuestra recomendación es que intentéis bajar el peso más lentamente para lograr el peso ideal pero hacerlo de la forma adecuada, sin ansiedad, incluyendo hábitos saludables a nuestra alimentación y, como no, compensando los excesos.

El peso va relacionado directamente con nuestro bienestar. Por eso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) recomiendan controlarlo y mantenerse en equilibrio. En Gallina Blanca contamos con una herramienta sencilla que te puede ayudar a descubrir cuál es tu peso ideal.

Receta destacada

Capricho de roquefort

Ingredientes

  • Pasta brisa:
  • 1 sobre de Mi Salsa Bechamel Gallina Blanca
  • Decoración:
  • pimienta
  • 1 pizca de Avecrem Caldo de Pollo
  • 100 gr. de queso Filadelfia
  • 100 gr. de queso roquefort
  • 3 huevos
  • 200 ml. de nata líquida
  • Relleno:
  • 1 pizca de sal
  • 30 ml. de leche
  • 65 gr. de mantequilla
  • 125 gr. de harina
  • 400 ml. de leche
  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas