En esta página te proponemos unas cuantas recetas fáciles de pollo guisado con las que que puedes beneficiarte de las muchas ventajas que te ofrecen. Se trata de un plato que le gusta a todo el mundo, es fácil de hacer, económico, porque puedes sacarle provecho a esas verduras, hortalizas y otros ingredientes que tienes en la nevera o en la despensa de tu casa, lo que también te abre un gran campo para tu creatividad e improvisación en la cocina.

Ver más...

Puedes hacer un pollo guisado con patatas, con hortalizas, utilizando zanahoria, pimiento, cebolla, puerro, un pollo guisado con champiñones, para lograr un plato más completo y nutritivo, o una receta de pollo guisado fácil pero más sofisticada, como la de pollo guisado a la cerveza o al vino blanco. Las recetas de pollo guisado siempre salen bien. Un buen sofrito tradicional te garantiza un plato rico y apetecible a todos tus comensales, ya que con un solo pollo, bien troceado, puedes hacer una comida para varias personas. Aunque también tienes la opción de comprarlo por cortes o piezas y hacer solo, por ejemplo, alitas, muslitos o contramuslos de pollo guisados.

Pollo guisado, sabroso, sano y nutritivo

El pollo guisado, receta de la abuela que quizás recuerdes que lo hacía y te lo ofrecía para que crezcas sano y fuerte. Es que se trata de un plato muy saludable y nutritivo. Ya que para lograr una buena alimentación es recomendable consumir distintos tipos de carnes y, sobre todo, combinarlas con otros alimentos de origen vegetal, como las verduras y hortalizas que también se incluyen en la mayoría de las recetas que te ofrecemos en esta página. Una manera exquisita de consumir verduras y una forma muy eficaz de incluirlas en los menús para aquellas personas no muy habituadas a ingerirlas.

La carne de pollo es una de las más consumidas en el mundo, entre otros motivos porque se trata de una carne magra y blanca con bajo contenido en grasas, siempre y cuando se le quite la piel. Si haces un pollo de corral guisado, entonces la carne será más amarilla que blanca, porque generalmente estas aves son alimentadas con maíz, y es lo que le da ese color. En todo caso también tendrá, o incluso aún más, un alto valor biológico, porque siempre nos aporta una gran cantidad de proteínas que nos generan muchos beneficios, entre ellos el del desarrollo muscular. Uno de los nutrientes que ingerimos cuando comemos pollo o pavo, es el triptófano, un aminoácido que nos reconforta no solo el estómago, sino también el cerebro, ya que nos aumenta los niveles de serotonina y, de esa manera, mejoramos también nuestro estado de ánimo.

El consumo de la carne de pollo es recomendado para las personas de todas las edades, desde los más pequeños, a quienes ayuda en su etapa de crecimiento y desarrollo, hasta los más mayores, ya que con su aporte de proteínas contribuye con nuestro organismo en su lucha contra la pérdida ósea, porque los huesos se desgastan con la actividad y el paso del tiempo.

¿Cómo hacer pollo guisado con verduras?

La receta de pollo guisado es fácil de preparar y se hace relativamente de manera rápida, ya que si bien necesita su tiempo de cocción, no requiere de mayor atención. Además, como la gran mayoría de los guisos, es un plato económico, porque se emplean ingredientes muy básicos y que muchas veces ya los tenemos en casa. De hecho muchos de ellos no son imprescindibles, se puede hacer con cebolla, pero también con puerro o ajete, con pimiento rojo o verde, puedes incluir patata, zanahoria, incluso brócoli, con el que queda exquisito. Lo único insustituible en la salsa es el tomate, aunque puedes incluirlo de distintas formas.

Para comenzar calienta un poco de aceite de oliva en una sartén grande y honda, o en una olla o cazuela y pon a sellar los muslos, si has optado por hacer muslos de pollo guisados, o las piezas de pollo que hayas elegido. En cualquier caso siempre previamente salpimentados por ambos lados. Cuando hayan cogido un tono dorado añade todas las verduras y hortalizas picadas o cortadas en julianas, si te gusta más con esa estética. Condiméntalas con un poco de sal y pimienta, baja el fuego a una intensidad suave y, removiendo frecuentemente, déjalas cocer junto al pollo durante unos cinco minutos. Echa el tomate triturado, puedes añadir algunas hojas de laurel o de alguna otra hierba aromática, como orégano o romero. Diez minutos más de cocción y el tomate se habrá reducido de manera notable, así que es el momento de que le agregues el vino blanco y que se continúe cocinando hasta que se evapore, dos o tres minutos más. Ahora échale el caldo, que cubra todo el guiso, y déjalo cocer a fuego medio hasta que el pollo absorba todos los sabores y quede bien tierno. Necesitarás, más o menos, unos 25 o 30 minutos más. Deja que repose un poco y sírvelo en una fuente o directamente emplatado, si te apetece espolvoreado con perejil picado.

Esta receta, pollo guisado, admite muchas adaptaciones al gusto del cocinero o al de los comensales. Junto a los vegetales se pueden incluir champiñones cortados en láminas o algún otro tipo de setas, enriquecen mucho al plato, tanto en el sabor como en lo nutritivo. Otro ingrediente que puede ingresar de la misma manera en la elaboración de esta receta es la manzana, que combina muy bien con el pollo. También están, los que son menos vegetarianos, y optan por dorar y sumar unos taquitos de jamón, previamente se le puede retirar la grasa para no añadir demasiadas calorías, al guiso. Y, ya como condimento, se puede utilizar un poco de pimentón, dulce o picante.

Elige, entre nuestras recetas, la que más se adapta a tu gusto o necesidades y prepara un pollo guisado o guisa las piezas de pollo que quieras. Tendrás un plato muy completo y exquisito con el que triunfarás ante todos tus comensales.

Receta destacada

Pollo guisado

Ingredientes

  • 1 pollo troceado pequeño
  • (*)Ver marca permitida en la Lista de alimentos aptos para celíacos que elabora FACE anualmente en el apartado de Marca de Garantía Controlado por FACE.
  • ----------------------------------------------------------------
  • 1 cucharada aceite
  • 1 pellizco sal
  • 1 bote Sofrito de Tomate Gallina Blanca**
  • 100 c.c. vino blanco
  • 1 lata pequeña pimiento morrón a tiras
  • 1 cebolla a trozos
  • 1 diente ajo
  • 150 gr. panceta curada
  • (**)Ver marca permitida en la Lista de alimentos aptos para celíacos que elabora FACE anualmente.
  • 20-40 min
  • Media
  • 4 personas