La carne de pollo es una de las que más gustan, en especial, por su sabor suave y bastante neutro. Sin embargo, esta característica también puede ser su gran desventaja, en especial, si se cocina en exceso ya que queda seco y sin apenas sabor. Por eso, es recomendable utilizar salsas para pollo que lo hagan más apetitoso y jugoso.

Ver más...

Queremos darte ideas que enriquezcan tus platos y te hagan disfrutar de cada bocado. Con esta intención hemos seleccionado para ti las recetas de salsas para pollo más creativas, deliciosas y sencillas que existen. ¿Te gustaría saber cómo preparar el pollo en salsa verde? ¿O unas estupendas pechugas de pollo con salsa de nata? ¿Quieres saber cuál es la salsa para alitas de pollo perfecta? Todas las respuestas las encontrarás aquí, ¡disfruta con nuestra selección de salsas para pollo!

¿Qué tipos de salsas para pollo hay?

Si quieres realzar el sabor del pollo o aportarle jugosidad no hay opción mejor que la de servirlo junto a una rica salsa casera. De opciones tienes infinidad, desde las más clásicas a las más originales, pero en ningún caso deben robarle protagonismo a la carne, ya que es el ingrediente estrella.

Algunos ejemplos bien ricos de salsas para pollo son las de mostaza, las de cola, a la cerveza, de queso o la sabrosa salsa barbacoa. Aunque es cierto que no todas las salsas casan igual con esta carne, te invitamos a dejar volar tu imaginación y probar con diferentes mezclas de ingredientes. Quizás encuentres una salsa para el pollo estupenda, y si es así nos encantará que nos la expliques.

Ten en cuenta a la hora de probar y experimentar con ellas, que una salsa es una mezcla de ingredientes, ya sean fríos o calientes, con una consistencia líquida. Pueden ser dulces, agrias, picantes y siempre acompañan los alimentos, dándoles nuevos gustos y olores pero sin enmascarar su verdadero sabor.

Como curiosidad, ¿sabías que la palabra salsa quiere decir poner sal? La verdad es que es una definición muy exacta, porque su empleo es el de condimentar todo tipo de elaboraciones. Además, las venimos utilizando desde hace siglos. Los romanos, por ejemplo, hacían el “garum”, una salsa que se elaboraba con los intestinos del pescado marinados en una salmuera, fermentados al sol y a los que se les añadían especias.

Cómo hacer una salsa para pollo deliciosa

La elaboración de cualquier salsa para pollo no difiere en casi nada a la de otros tipos de carnes o alimentos. Aunque sí que es cierto que cada salsa tiene su secreto y su método para que quede fantástica sí que hay algunos elementos comunes. El primero es que se suelen basar en extraer el líquido de uno o varios ingredientes para después espesarlos a través de procesos como el de hervir, flambear, hornear, añadir gelatina, espumas, etc. Algunas de las más conocidas en nuestra gastronomía son la salsa bechamel, la salsa de tomate, el alioli, la salsa brava, la mayonesa o el mojo.

Por otro lado, uno de los utensilios más prácticos a la hora de elaborar ya sean salsas para nuestros platos de pollo como otros es el batidor. La razón es que permite mezclar y trabajar bien los ingredientes de la salsa para que quede en su punto justo. Otro instrumento muy práctico es el mortero con el que se consiguen resultados muy sabrosos.

Una salsa para el redondo de pollo de cine

Sin duda, este plato es uno de los más socorridos a la hora de celebrar reuniones familiares. Es de lo más tradicional y una forma exquisita de preparar el pollo. Lo bueno es que se puede rellenar con infinidad de ingredientes y que no tiene más complicación que hornearlo. El resultado siempre queda fantástico: aromático, jugoso y sabroso.

Lo habitual es servirlo cortado a rodajas y acompañarlo de una salsa especial. Pero, ¿cuál escoger? Aquí te proponemos una hecha con vino rancio, miel, caldo, canela y almidón de maíz. ¿Qué te parece? Si quieres saber cómo se hace ya puedes empezar a tomar nota.

Mientras esperas que el capón se cocine puedes elaborar la salsa. Primero pon un cazo con miel a reducir. Cuando veas que empieza a caramelizar añade el vino rancio y el caldo. Agrega también los frutos secos cortados pequeños y deja que el conjunto se cocine a fuego medio-alto para que reduzca. Prueba el sabor de la salsa, y si aún crees que le falta potencia rectifica de sal y pimienta negra. También te recomendamos condimentarla con canela y, eso sí, ligarla con almidón de maíz. ¡Y, ya tienes la salsa hecha! Ahora solo quedará reservarla con papel film y bañar con ella nuestro apetitoso redondo de pollo.

Increíble salsa para albóndigas de pollo

Un plato menos conocido que el anterior per igual de delicioso. Si habitualmente haces tus albóndigas con carne de cerdo o ternera, te llevarás una grata sorpresa si las haces de pollo. Y más si las acompañas de una salsa caliente de manzana. Es una receta perfecta para disfrutarla en familia, ya que es fácil de comer para peques y grandes, y además está muy gustosa.

Lo primero es pelar la cebolla, cortarla a trozos y rehogarlas en una sartén con una cucharada de aceite de oliva unos 4 minutos, o hasta que veas que se empieza a dorar. Añade entonces la cucharada de harina, tuéstala y agrega una manzana y media pelada y rallada. Sigue con la cocción durante unos minutos.

Después, remoja las rebanadas de pan en la leche, pica las pechugas de pollo, las manzanas, y la rebanada de pan escurrida. Mezcla bien y sazona con el Avecrem. Por último, forma las albóndigas, pásalas por la harina y fríelas en una sartén con aceite unos 5 minutos. Flaméalas con el Calvados o el licor de manzana que quieras, y riégalas con la salsa.

¿Qué te ha parecido esta receta de salsa para pollo? ¿Rica, verdad? Pues aquí encontrarás muchas más. Salsa para pollo al horno, salsa agridulce, salsa de limón, salsa de almendras, salsa de castañas… ¡Te van a encantar!

Receta destacada

Pechugas de pollo en salsa agridulce

¿Quién dijo que el pollo era aburrido? No sólo se aprovecha casi todo para preparar todo tipo de recetas, sino que, al ser una carne blanca, Ver Receta...

Ingredientes

  • 700 g de pechuga pollo
  • 1 pastilla

    Avecrem Caldo de Pollo

  • 4 cdas. de aceite de oliva
  • 2 cdas. de azúcar
  • 3 cdas. de vinagre de Módena
  • 1 cda. de harina
  • 10 -12 granos de pimienta negra
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas