La receta de albóndigas con tomate es una de esas preparaciones que triunfan en todos los hogares. Aunque es un poco laboriosa, el resultado es delicioso y vale la pena pasar un buen rato en la cocina para poder disfrutar luego de un plato tan sabroso.

Coloca las dos carnes integren en un bol y remueve con las manos. Agrega la cebolla rallada, el huevo batido, las hojas de perejil picadas, los piñones y 50 g de pan rallado. Trabaja con las manos hasta que sé todos los ingredientes.
Reparte la masa en bolas, redondéalas con las manos y fríelas por tandas en una sartén con abundante aceite caliente. Retíralas y colócalas en papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
Coloca de nuevo las albóndigas y cocínalo todo durante 15 minutos a fuego suave. Vierte el tomate frito Gallina Blanca. Retira y sirve.

Ver más...

Para potenciar ese gusto o predilección de muchos niños por las albóndigas o para decidir a los que aún no los convence prueba hacerlas con queso. Solo has de añadir un dado de queso tierno o una bolita de mozzarella al formar cada una de las albóndigas. Mejorarán en sabor y textura. Te quedarán irresistibles. Ahora que ya conoces esta receta básica para hacer con fritos, en este caso con tomate, te vamos a mostrar otras para que puedas ampliar tu recetario y menú. Esperemos que te sean útiles y que la puedas incorporar a tu día a día. Recuerda que aun que los fritos sean deliciosos hay que tomarlos con medida.

Receta destacada

Albóndigas con Tomate Frito

(16)

La receta de albóndigas con tomate es una de esas preparaciones que triunfan en todos los hogares. Aunque es un poco laboriosa, el resultado es delicioso y vale la pena pasar un buen rato en la cocina para poder disfrutar luego de un plato tan sabroso. Ver Receta...

Ingredientes

  • 300 g de carne picada de ternera
  • 200 g de carne picada de cerdo
  • 1 cebolla
  • 1 huevo
  • 50 g de piñones
  • 400 ml de

    Tomate Frito Gallina Blanca

  • Pan rallado
  • Unas hojas de perejil
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 40-60 min
  • Media
  • 4 personas

Recetas de Verduras Fritas

No nos engañemos, los fritos quedan bien con todo, pero queremos empezar por enseñaros algunas recetas con verduras fritas.

La receta de hoy, es una propuesta fresca, apta para celíacos y fácil de preparar. Con estos rollizos darás un toque especial a tu aperitivo Rollitos de berenjena fritos.
Las berenjenas son originarias de la India, y nos aportan muchos beneficios y, por tanto, es muy saludable su consumo.

Pela, lava y corta las berenjenas en rodajas no muy gruesas. Calienta el aceite vegetal y fríe las rodajas de berenjena durante unos minutos, hasta que estén doradas y crujientes. Utiliza papel de cocina para eliminar el aceite sobrante de las berenjenas.

Con un palillo largo o brocheta de madera ensarta la rebanada de berenjena, formando una especie de media luna y rellena con una cucharada de Sofrito de Tomate y Verduras Gallina Blanca.
Tener algunas recetas fáciles y sabrosas bajo la manga es genial cuando vienen en casa más invitados de los que pensábamos. Para estas ocasiones, la receta que te enseñamos hoy es ideal: unas alcachofas fritas que quedan genial tanto como entrante como acompañando otros platos.

Limpia las alcachofas quitando las partes externas y la barba interna. Corta las alcachofas en trozos, fríelas durante unos minutos con un diente de ajo y sazona con Avecrem Caldo de Pollo. A continuación, escúrrelas sobre papel de cocina. Sirve muy caliente, con un chorro de limón.
Aquí va un truco: Si preparas las alcachofas y las reservas para cocinarlas más tarde, ponlas en agua con limón. De esta forma evitarás que se oxiden, que tengan un aspecto fresco y conserven todo su sabor. ¡Esperemos que disfrutes!

Otras de las recetas estrella de fritos son las de pescado frito. Aquí te proponemos algunas.
Brisa, olor a salitre, el sol. ¡Despierta! Si no estás en la playa, cerca del mar o si no tienes una piscina cerca, si ni tan siquiera es verano, no te preocupes. Puedes seguir disfrutando de una comida típicamente playera, de un pescado frito con arroz.

Para comenzar con tu delicioso pescado frito con arroz, comienza preparando el arroz. Para ello, desmenuza una pastilla de Avecrem Caldo de Pollo en el agua. Añade el arroz y lleva a ebullición los 600 ml de agua a fuego suave. Cuando el agua rompa a hervir, deja que arroz se cocine durante 14 minutos y, una vez el arroz haya absorbido toda el agua, deja reposar al arroz por 10 minutos.

Comenzaos con el pescadito de nuestro arroz. Enharina el arroz y comienza a freírlo en abundante aceite. Una vez se haya formado una ligera costra dorada, sácalo del aceite.
Pon el pescado en un plato con varias capas de papel absorbente y sálalo. Ya tienes listo el pescado frito con arroz, ya que solo te queda juntar el pescado con el arroz y servir. ¡Y listo!

¿Sabías que el pescaíto frito ya estaba en la gastronomía andaluza desde el siglo XVIII? Aunque ahora es típico de chiringuitos, esta delicia de la comida costera ya aparece en algunos textos de los sefardíes. Puede ser que incluso Isabel La Católica ya disfrutase de este plato tan sencillo pero rico al paladar. Prueba de hacerlo en casa, ya verás cómo te va a encantar.

Y para terminar no nos podíamos dejar la estrella de muchas comidas, los postres. Si, estos también pueden ser fritos.

Las rosquillas caseras son de esos dulces que nos transportan a nuestra infancia. Tradicionalmente, en muchas zonas de España se comen por Semana Santa pero lo cierto es que son ideales para la merienda o para el desayuno en cualquier época del año.
Con la receta de rosquillas caseras que te proponemos verás que son facilísimas de elaborar. Si te apetece, puedes darles un toque diferente añadiendo ralladura de naranja. ¿Y por qué no pruebas a sustituir el anís por otro licor, como un vino dulce, un licor de frutas o uno de crema irlandesa? Si tienes niños, anímate a prepararlas con ellos el fin de semana. ¡Seguro que disfrutarán con las manos en la masa y dándole forma a las rosquillas!

¿Sabías que el origen de este confite se encuentra en el antiguo Imperio Romano? Pues sí y desde entonces su receta se extendió por toda Europa. Unas de las más famosas son las de San Isidro, el patrón de Madrid, que se celebra el 15 de mayo. En esta festividad se pueden encontrar cuatro variedades muy características que solo se diferencian por su presentación, porque las recetas es la misma para todas.
Están las rosquillas tontas, que deben su nombre a su simplicidad, ya que no tienen ningún adorno. Además son las más antiguas y se solían hacer con excedente de masa de pan. Por otro lado, las listas se presentan con una capa de azúcar glas de distintos colores y también suelen llevar algún licor. Por otro lado, las de Santa Clara van cubiertas de una capa de merengue seco de color blanco y las francesas de almendra picada. Por último, están las ciegas que se reconocen porque no tienen agujero en el medio. Esperemos que te hayan gustado las recetas. S quieres ver más mira estas de habas, cocinar caracoles, platos de costillas o calamares.