Alubias fritas

Lentejas, garbanzos, guisantes, judías... el mundo de las legumbres es tan variado, y tan saludable,Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas
Receta de alubias fritas

Ingredientes

Cómo hacer Alubias fritas

  • Pon una sartén al fuego con un poco de aceite y fríe el jamón, el chorizo y el bacón.

    PASO 1

    Pon una sartén al fuego con un poco de aceite y fríe el jamón, el chorizo y el bacon.

  • Cuando empiecen a tomar color, añade la cebolla, picada, el tomate rallado y rehoga unos minutos. Si queda demasiado aceitoso, retira el aceite sobrante con una cuchara.

    PASO 2

    Cuando empiecen a tomar color, añade la cebolla, picada, el tomate rallado y rehoga unos minutos. Si queda demasiado aceitoso, retira el aceite sobrante con una cuchara.

  • PASO 3

    Escurre las alubias y pásalas bajo el chorro de agua fría. Incorpóralas a la sartén, sube el fuego, y saltéalas unos minutos. Rectifica de sal si es necesario.

  • Añade la pastilla de Avecrem 100% Natural 8 Verduras y remueve bien. Incorpora el perejil picado y ¡listo!

    PASO 4

    Añade la pastilla de Avecrem 100% Natural 8 Verduras y remueve bien. Incorpora el perejil picado y ¡listo!

Valora esta receta

Consejos para cocinar Alubias fritas

El Truco: legumbres en remojo, siempre listas

Si quieres tener las legumbres siempre a punto para cocinar sin comprarlas cocidas, puedes prepararlas con antelación. Para ello, ponlas en remojo durante 10 horas y después escúrrelas y ponlas en un recipiente dentro del congelador. Así cuando necesites usarlas estarán debidamente hidratadas.

Truco destacado de la receta
Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

que podrías pasarte días y días en la cocina preparando recetas diferentes sin tener que repetir de plato ni una sola vez.

Una de las más socorridas y que admiten mejores preparaciones son las alubias. Aquí te explicamos cómo hacer alubias fritas. Una receta que, con el acompañamiento perfecto del sofrito, te quedarán deliciosas. Si a los peques les cuesta comer según qué cosas, estamos convencidos que no podrán resistirse a este plato caliente tan apetitoso.

Este plato es tan versátil que incluso puedes disfrutarlo frío. Sí sí, ¡como si fuera un emparedado! Así que, haga frío o calor, sea verano o primavera, ponte manos a la obra y disfruta con los tuyos de esta receta. ¡Que aproveche!