ALUBIAS SIN REMOJO

Truco ALUBIAS SIN REMOJO

Para obtener todo el potencial que las alubias ofrecen, su textura, su sabor, su riqueza en hidratos de carbono, en folatos, en fibras, en minerales como el potasio y el hierro, es necesario saber cómo tratarlas y seguir unos pasos esenciales tanto en su preparación como en su cocción. Uno de esos primeros pasos y de los más importantes es el proceso de hidratación. Sí, antes de cocinarlas las alubias deben estar un tiempo, generalmente se recomienda ocho horas, en remojo. Aunque algunas variedades, según las opiniones de algunos cocineros que no dejan de generar controversias, no necesitan esta preparación antes de cocinarlas. Entre ellas, si son frescas, las judías blancas sin remojo podrían cocinarse sin demasiadas dificultades. Lo mismo sucede, si son de las muy tiernas y de buena calidad, con algunas alubias rojas sin remojo, que empleando unos minutos más se pueden cocer perfectamente.

De todas maneras, si el día anterior no habías previsto que te apetecería un plato con estas legumbres y quieres prepararlo, que tenga las alubias sin remojo tampoco es motivo para no hacerlo. Cocer legumbres sin remojo previo es posible y en esta página te ofrecemos el truco para, por ejemplo, que no te prives de ese reconfortante guiso que tanto deseas solo por tener las judías pintas sin remojo.

¿Cómo preparar y cocer las legumbres?

Para preparar diferentes platos, ya sean ensaladas o guisos, por citar solo algunos ejemplos, que incluyan legumbres de distintas maneras ya no se requiere disponer de demasiado tiempo. Hoy en cualquier supermercado o tienda de alimentos puedes encontrar botes o latas con las legumbres que quieras, cocidas y listas para que las utilices como te apetezca. Pero si prefieres comprarlas secas y prepararlas como lo hacía tu abuela, entonces sí que has de saber cómo prepararlas y tomarte ese tiempo que necesitan muchos platos de esa cocina casera, sobre todo aquellos de cuchara, que tan sabrosos y auténticos resultan.

Las prisas, característica de la vida moderna, no son una buena aliada de este tipo de cocina. Si hasta a veces es necesario comenzar a preparar los ingredientes el día anterior a la elaboración del plato. Como ocurre con algunas legumbres que es necesario dejarlas en remojo durante horas antes de cocinarlas, porque no son otra cosa que semillas secas de un determinado grupo de plantas, las leguminosas. Y para consumirlas es necesario hidratarlas, ya que con ello se facilita su cocción, de lo contrario requerirían de mucho más tiempo. También se hace para que se digieran mejor y conserven la calidad de sus nutrientes y de su textura. Una buena estrategia es remojar todo el paquete o las legumbres secas que hayas comprado a granel, pero guisar solo la cantidad que necesites. Así puedes escurrir el resto de alubias o las legumbres que sean y guardarlas en una bolsa para reservarlas en el congelador. De este modo las tendrás remojadas y listas para cocinar cuando lo desees sin preocuparte por ponerlas en remojo la noche anterior.

El remojo se debe hacer durante ocho horas en un recipiente grande con agua limpia y con su temperatura natural, utilizando tres partes de agua por cada una de alubias sin remojo, porque se suele triplicar su volumen. No es bueno pasarse de tiempo porque eso le podría restar propiedades nutritivas.

Una vez remojadas debes escurrir y lavar las legumbres, sin manipularlas demasiado, para luego echarlas en la olla, siempre con agua fría. Incluso puedes utilizar la mismo agua en que fueron remojadas. Después del primer hervor retira la espuma que se haya formado, de esta manera descartas todas las impurezas. El tiempo de cocción depende de muchos elementos que intervienen, desde el tipo de legumbres o la receta que hagas hasta la olla, el agua, y la cocina que utilices. Unas alubias tiernas pueden estar en 45 minutos, pero si elaboras un buen guiso puedes necesitar el doble de ese tiempo.

Para que las alubias en tus platos sean una verdadera delicia no has de removerlas durante la cocción para evitar que se rompan o que se despellejen, si tienes que agregarle agua siempre debe estar fría y has de hacerlo de manera suave , y la sal ponla al final para que la piel quede más tierna.

¿Cómo cocer alubias sin remojo?

Someter las alubias sin remojo al proceso de hidratación es lo ideal, porque al absorber el agua potencian sus propiedades y se asemejan más al producto original, es decir al que era antes de secarse. Pero si te has olvidado, la noche anterior, de poner las legumbres en remojo, no te preocupes porque con el truco que aquí te explicamos sabrás, por ejemplo, cómo hacer judías blancas sin remojo. Con este paso previo, reducirás mucho el tiempo necesario para cocinar las legumbres que no han pasado por ningún tipo de hidratación y te quedarán más suaves, sabrosas y conservarás mejor sus propiedades nutritivas.

Hay quienes para ablandar las judías sin remojo utilizan bicarbonato, pero este método no es recomendable porque el bicarbonato altera en gran medida las propiedades de los alimentos. Otros emplean levadura en polvo y también hay técnicas para hacerlo con el microondas a máxima potencia. Pero puedes preparar el plato que quieras con tus alubias sin remojo y cocerlas en un tiempo similar que si la hubieses puesto en remojo, haciendo un paso previo muy simple. Introduce las judías en una olla y cúbrelas con agua fría, ponlas a cocer y después del primer hervor quítale la espuma que seguramente se ha formado, para así eliminar las impurezas, y retíralas del fuego. Déjalas en el agua hasta que se enfríen completamente, escúrrelas y ya las tiene lista para cocinarlas como quieras.

Las alubias sin remojo en una olla rápida puedes cocinarlas en, aproximadamente, 20 o 30 minutos. Pero con este truco de ablande necesitarás menos de la mitad de ese tiempo, y tus legumbres conservarán sus nutrientes y textura para que con ellas logres una excelente ensalada, un hummus, cualquier plato vegetariano o ese otro tan tradicional de cuchara. Con un poco de dedicación, pero ya sin requerir de tanto tiempo, y con la ayuda de estos secretos tus platos con legumbres triunfarán en cualquier mesa.

Valora este truco