Para empezar, queremos mostrarte una receta de sopa de verduras. Sabemos que una de las formas de comer sano y sin complicaciones es hacer una buena crema o sopa de verduras. A la receta de crema de verduras que traemos hoy, le añadimos un poco de pesto que resalta el sabor de las verduras. ¡Te va a encantar!

Empezamos cortando ambos cabos de la zanahoria, retirando la piel con un pelador de verduras o rallándola con un cuchillo afilado. Corta la zanahoria en cubitos pequeños. Lava el apio y corta en rodajitas.

Ver más...

Corta la raíz del puerro y la parte más seca de las hojas para quedarte solo con la parte blanca. Lávala y corta en rodajitas. Divide la coliflor en trocitos pequeños y mezcla con el resto de verduras. Añade las habitas frescas.
Pon una sartén de bordes altos al fuego con un poquito de aceite de oliva. Fríe las verduras ligeramente, durante 5 minutos a fuego medio. A continuación, añade el Caldo de Pollo Gourmet Gallina Blanca y cocínalas a fuego lento durante 25 minutos.

Mientras las verduras están hirviendo, vamos a preparar el pesto. Mezcla en el vaso de la batidora las hojitas de albahaca con parmesano, piñones y aceite de oliva. Tritura todo bien hasta que tenga una textura fina.
Ahora que las verduras ya tienen una textura blanda, corrige el punto de sal y pimienta a tu gusto y añade 3 cucharadas de nuestro pesto casero. ¡Listo para servir! ¡Buen provecho! Si quieres más recetas rápidas puedes verlas aquí.

Receta destacada

Sopa de verduras

(13)

Pocas cosas hay más sanas que una sopa de verduras, ¿no crees? Además es una forma fácil y rápida de añadir más vegetales a nuestro menú diario, ideal para los peques de la casa, que a veces les cuesta más comerlas.

Ver Receta...

Ingredientes

  • 50 gr de judías verdes
  • 3 hojas de acelgas
  • 1 pastillas de Avecrem Caldo de Pollo

    Sopa de Pollo con fideos finos

  • 1 ramita de apio
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 1 patata
  • 1 tomate
  • 1 puerro
  • 10 g de mantequilla
  • 10 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Recetas de Sopas Gallina Blanca

En Gallina Blanca tenemos las mejores sopas que se adaptaran totalmente a todos tus guisos y platos. Hoy queremos enseñarte a preparar un caldo de puchero.

Para empezar, vamos a dejar las verduras cortadas. Pela y corta la cebolla a dados. Lava el puerro y corta en rodajas la parte blanca, deshaciéndote de las hojas verdes. Pela la zanahoria y córtala en rodajas. Las patatas a dados y el nabo también. A la rama de apio solo tienes que darle un agua. ¡Listo!
Una vez las tenemos cortadas, ponemos a calentar aceite en una olla. Empieza por sofreír un poco la cebolla y añade el puerro. Dale algunas vueltas con una cuchara de madera. Cuando se hayan hecho un poco, echa la rama de apio y cubre con caldo nuestros ingredientes.

Al hervir, añade las zanahorias, los nabos y las patatas. Déjalo durante 10 minutos. Es en este momento cuando los sabores se van a ir soltando. No pongas el fuego muy fuerte, mejor suave. Una de las cosas más importantes es el equilibrio en las cantidades. Por eso, como veis, solo hemos añadido una ramita de apio porque no queremos que su sabor sea más protagonista que el de otros. Así, ninguno invisibiliza a ninguno. Todos los ingredientes, con sus cantidades, se van a notar. ¡Y esa es la clave!

Pasados los 10 minutos, vamos a incorporar el pollo cortado a dados. Luego, echa los fideos. Vamos a dejar que se hagan manteniendo la temperatura a fuego medio. Mientras se cuecen, suma unas hojitas de menta, quedan espectaculares. Mezcla todo con la cuchara de madera y espera a que los fideos se hinchen. Cuando estén listos, ¡lo tienes!

Sirve este increíble plato y disfruta de una buena comida casera. Si quieres más recetas de caldo y recetas con pollo puedes verlas aquí.

Recetas de Sopas de Pollo

Las sopas son un plato que suele gustar a casi todo el mundo porque tienen el sabor de siempre, y saben trasladarnos a la cocina de nuestras abuelas, tradicional y de cuchara. Pero a veces no tenemos el tiempo suficiente para cocinarlas.

Para hacer esta sopa con pasta maravilla, disuelve el contenido del envase Gallina Blanca en 1 litro de agua caliente (sin que llegue a hervir) y lleva a ebullición removiendo al mismo tiempo. Deja cocer a fuego lento durante 10 minutos removiendo de vez en cuando. Añade a media cocción una cucharada sopera de sofrito de cebolla.

Es indiscutible que la mejor opción para combatir el frío es un caldo bien calentito. Pero a veces nos pasa que queremos una buena sopa que nos llene el estómago. Para estos días te recomendamos añadirle arroz a tu caldo. Para empezar, Pon el aceite a calentar. Después, incorpora los ajos pelados y cortados a trocitos pequeños. Cuando empiecen a tomar color, añade el arroz y la salsa de Tomate Frito Gallina Blanca.
Incorpora las 2 pastillas de Avecrem Caldo de Pollo con un litro y medio de agua. Deja cocer 15 minutos a fuego suave.

Aquí te presentamos un truco para hacer tus sopas más suaves. Si no quieres que el ajo se repita y que tu sopa tenga un sabor más suave, corta el ajo por la mitad y quítale el corazón. Esta parte es la que da el sabor fuerte al ajo, así que, si la quitas, evitarás que el sabor del ajo se convierta en el protagonista de esta sopa. Si quieres ver más recetas como estas de cocidos, pincha aquí.

Vamos a empezar diciendo que el brócoli es una maravilla. Es una verdura que te vale para una ensalada o para una sopita y puedes comerlo hervido o salteado. ¿Qué más quieres? Además, la receta que te traemos es muy fácil de preparar, tanto que cuando te hayas dado cuenta ya estarás dando una cucharada al plato. Así que te proponemos que pruebes esta sopa de brócoli, no te va a decepcionar.

¡Nos ponemos! Para comenzar, vamos a dejar las verduritas listas. Corta la cebolla en juliana, es decir, a tiras longitudinales. Limpia el puerro, deshazte de las hojas y quédate con la parte blanca. Acuérdate de darle un agua para asegurarte de que no queda tierra entre las capas. Corta el puerro a tiras. Con el brócoli lo que vamos a hacer es quedarnos con el tronco grande por un lado y por otro lado con los ramilletes. Reserva un par de cabeza de los ramilletes para rallar por encima al final.

En una olla calienta aceite. Primero echa la cebolla. Deja que se sofría un poco y que quede un poco transparente. Si sofríes a fuego lento, evitarás que se te ponga la cebolla quemada por los lados. Añade el puerro y después el tronco gordo y principal del brócoli cortado a trozos. Dale vueltas con la cuchara de madera para mezclar bien y deja que se hagan.

Cuando se hayan reblandecido y estén hechos, cubre nuestros ricos ingredientes con caldo. Cuando comience a hervir, añade los ramilletes de brócoli salvo las dos cabezas que habrás reservado para decorar al final. Cocina unos 10-15 minutos hasta que veas que tus ingredientes se han terminado de hacer. Si eres un cocinitas nuevo, te diremos que el truco de pinchar con un tenedor nunca falla. Con dos sopas más se te hace el ojo. Esto es todo por hoy, ¡si quieres seguir experimentando lo puedes hacer con estas receta de cocidos!