La remolacha, como mejor mantiene sus propiedades es en crudo y esto hace que las ensaladas con remolacha sean de las más completas y sanas que podemos comer. ¿Te animas a probarlas? En esta sección podrás comprobar que existen muchas maneras de preparar la remolacha en ensalada, aunque lo más común es hacer una buena mezcla con otras hortalizas como la cebolla y aderezarla con aceite y vinagre.

Al igual que las zanahorias la remolacha es una raíz y, en este caso, mucho más grande y carnosa. Es muy común encontrarla en zonas costeras y en terrenos salinos templados, y forma parte de la misma familia que las espinacas y las acelgas. De hecho, a la remolacha común también se la llama “acelga marina” y es originaria de la zona marítima del norte de África.

Ver más...

En el siglo II a.C. ya se cultivaban y al principio solo se consumían sus hojas, mientras que la raíz se utilizaba como medicamento para curar los dolores de cabeza y de muelas. Tuvieron que pasar algunos años para que el cultivo de esta nutritiva hortaliza creciera, mejorara y se hiciera extensivo en toda Europa. Hoy día los principales productores de remolacha son Francia e Italia y podemos disfrutar de ella durante todo el año para preparar deliciosos platos.

Un truco para escoger las mejores remolachas es fijarse en que tengan raíces del mismo tamaño, así como que tengan la piel lisa, firme, sin manchas ni golpes y una forma redonda. Además si las hojas son verdes es buena señal ya que indica que la raíz es joven. Por otro lado, no te dejes engañar porque las hojas estén mustias o blandas, si la raíz al tacto está firme su calidad es buena. Para conservarlas bien lo mejor es guardarlas en el frigorífico dentro de una bolsa de plástico. De esta forma, pueden durar hasta tres semanas.

Su sabor dulzón ya nos da pistas de que es un alimento con bastante contenido calórico y rico en azúcares, además de fibra. Es muy nutritiva y contiene una cantidad destacable de folatos y vitaminas del grupo B, esenciales para la producción de glóbulos rojos y blancos, la formación de anticuerpos del sistema inmunológico, el buen funcionamiento del sistema digestivo, del nervioso y de la piel, entre otros muchos beneficios. Además, es una hortaliza rica en minerales como el yodo, el sodio y el potasio.

Cómo preparar una ensalada de remolacha bien apetitosa

Sin duda, añadir remolacha en la ensalada es una sabia elección. No solo por el contraste de sabores o sus múltiples beneficios para nuestro cuerpo, sino por su vistosidad. Su particular color violeta hace mucho más atractivo cualquier plato y puede convertir una aburrida ensalada en todo un festín de color y sabor. Esta tonalidad tan llamativa también puede ser un gran aliado para animar a los peques de la casa a comer verduras.

Para preparar cualquier receta de ensalada de remolacha tenemos varias opciones, ya que podemos poner la remolacha cruda, en conserva o hervida. Si prefieres probarla en la primera opción puedes añadirla rallada a la ensalada y después aliñar la mezcla con un poco de aceite y limón. Aunque si no acostumbras a tener buenas digestiones te recomendamos cocerlas primero en agua salada hirviendo y con piel durante más o menos una horas. Después ya les podrás sacar la piel y cortarlas a rodajas para servirlas con la ensalada.

Otra opción es asarlas y para ello las tendrás que hornear envueltas en papel de aluminio. Cuando veas que estén tiernas ya las puedes sacar y disfrutar de todo su sabor en tus platos. Por último, si tienes el tiempo justo para preparar tu ensalada puedes utilizar remolacha en conserva, que están igualmente riquísimas.

¿Qué opción te gusta más ensalada de remolacha cocida, cruda o asada? En cualquier caso es una propuesta deliciosa y sencilla ideal para todo el año. Aunque al servirse fría es perfecta para los meses de verano cuando nos apetece más comer platos ligeros y refrescantes. Cuando sepas qué tipo de remolacha usar, ya puedes preparar el aliño, por ejemplo, con aceite de oliva, zumo de limón, sal y miel.

Si vas a utilizar remolacha cocida o asada córtala en láminas o dados pequeños para que queden bien integrados con el resto de ingredientes que hayas escogido. Después ya puedes mezclarlo todo, aliñarlo y disfrutar de este gran plato.

Receta de ensalada de remolacha y patata

Ahora ya cuentas con todos los trucos sobre cómo hacer una ensalada de remolacha bien rica, pero en esta sección podrás descubrir muchísimas más maneras de hacerlas. Una alternativa que promete altas dosis de sabor en tu paladar es la que combina la remolacha con la patata.

Lo primero que tienes que hacer para prepararla es cocer, por un lado, las patatas en agua salada y con piel. Y, por otro lado, la remolacha también en agua salada y en vez de sal un poco de azúcar hasta que esté bien tierna. Después ya puedes pelar las patatas y las remolachas y cortarlas a rodajas. Ponlas en un plato alternando la capa de una y otra hortaliza para que el plato gane en color. Al final ralla un poco de huevo duro por encima, y dispón un poco de cebolleta cortada muy fina y perejil picado. Aliña bien con aceite y vinagre, y ¡buen provecho!

Otra combinación que te invitamos a probar desde ya es la que propone la receta de ensalada de remolacha y manzana, muy refrescante y nutritiva. Basta con pelar las manzanas, quitarles el corazón y cortarlas en láminas. Por otro lado, se hierven las remolachas con caldo para queden más sabrosas, y cuando están cocidas se escurren y se cortan a dados. Después ya se puede preparar la vinagreta y montar la ensalada con las manzanas, las remolachas y los canónigos. ¿Te apetece probarla?

Disfruta de todas estas recetas que hemos seleccionado para ti, ideales para cualquier momento del año, y para disfrutar de un plato saludable y muy nutritivo.

Receta destacada

ENSALADA DE REMOLACHA Y MANZANA

Te proponemos que rompas con la monotonía y que prepares una ensalada llena de color y sabor. Esta receta de ensalada de remolacha, manzana con vinagreta es una propuesta fresca, nutritiva y divertida para el verano. Ver Receta...

Ingredientes

  • 4 manzanas Royal Gala
  • 1 bolsa de canónigos
  • 2 remolachas hervidas
  • 1 brik de

    Caldo Casero de Verduras 100% Natural

  • <b>Para la vinagreta</b>:
  • 1 pastilla de

    Avecrem Dúo Legumbres Estofadas

  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de vinagre de sidra
  • Pimienta
  • 10-20 min
  • Fácil
  • 4 personas