ENSALADAS CRUJIENTES

ENSALADAS CRUJIENTES

Cuando hagas ensaladas, deja la lechuga en remojo una media hora con un buen chorro de limón, después escurre bien y prepara a tú gusto; quedan las hojas mucho más crujientes.

Valora este truco