¿Te apetece un guiso de legumbres con un puntito exótico? Este guiso de frijoles con carne se adapta a tu punto de picante, de cero, si no usas guindillas, a tanto como tú quieras según la cantidad que le añadas. ¿Te atreves?
Vamos a empezar a preparar los ingredientes para nuestro guiso de frijoles con carne. Primero, los frijoles, recuerda que para esta receta puedes usar frijoles de cualquier variedad que encuentres en el mercado. Si vas a prepararlo con frijoles secos, déjalos en remojo la noche anterior. A la mañana siguiente escúrrelos y lávalos con un poquito de agua bajo el grifo. Ponlos a hervir en agua fría o en una olla a presión, pero en ambos casos añádele a la olla una cabeza de ajos, una hojita de laurel y una ramita de tomillo para aromatizarlos.

Ver más...

En cambio, si preparas el guiso con frijoles en conserva, simplemente escúrrelos y lávalos bajo el grifo. ¡Listo! Seguimos con la guindilla, quítale el copete y sacude para retirar las semillas, que son la parte responsable del picante de la guindilla. Recuerda no tocarte los ojos o la boca después de haberlas tocado porque podría quedarte la sensación de escozor. Lávate bien las manos y lava también el cuchillo.

Vamos a picar la cebolla, para ello, corta ambos cabos para crear una superficie plana, luego córtala por la mitad y quita la capa exterior de la cebolla. Corta ambas mitades de forma longitudinal, y luego horizontal. ¡Ya tienes la cebolla picada! En el caso de los ajos, simplemente tienes que separarlos de la cabeza y pelarlos para incorporarlos completos al guiso.

Para picar el pimiento rojo empezamos como con la guindilla: le cortamos el copete y retiramos las semillas en el interior. Cuando esté limpio, lo cortamos por la mitad, ponemos cada mitad encima de la mesa y cortamos a tiras. Gira estas tiras para cortarlas en cuadraditos pequeños. En una cazuela, calienta un poco el aceite de oliva antes de añadir los ajos y la guindilla que hemos vaciado. Mientras los ajos se doran, vamos a cortar el perejil bien finito para hacer una picada. Separa las hojas frescas de la ramita y dóblalas sobre sí mismas para cortarlas fácilmente. Cuando los ajos empiecen a tomar color retira del fuego y pasa los ajos y la guindilla a un mortero. Añade un poquito del caldo y el perejil picado para hacer una picada. Reserva.

Añade la cebolla a la cazuela y rehoga durante 5 minutitos, hasta que tenga una textura blanda y quede ligeramente transparente. Añade el pimiento picadito y rehoga 10 minutos. Añade la carne y remueve continuamente para evitar que se pegue hasta que coja un poquito de color, luego añade la pimienta negra y la salsa de tomate. Añade los frijoles a la cazuela, incorpora el caldo y la ramita de tomillo y remueve para que se mezcle bien. Deja cocinar todo junto unos 15 minutos a fuego medio.

¿Tienes lista la picada que hemos preparado en el primer paso? Ahora es el momento de incorporarla a nuestro guiso, solo unos minutitos antes de acabar la cocción. Mezcla bien y deja cocer un poquito para que se integren bien los sabores. ¡Listo para servir! Puedes acabar con un chorrito de nata líquida.

Receta destacada

Guiso de frijoles con carne

(5)

¿Te apetece un guiso de legumbres con un puntito exótico? Este guiso de frijoles con carne se adapta a tu punto de picante, de cero, si no usas guindillas, a tanto como tú quieras según la cantidad que le añadas. ¿Te atreves?

Ver Receta...

Ingredientes

  • 400 ml de

    Caldo Casero de Carne 100% Natural

  • 100 g de salsa de

    Tomate Frito Gallina Blanca

  • 240 g de frijoles negros secos (600 g si son cocidos)
  • 40 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 300 g de carne picada de ternera
  • 100 g de cebolla
  • 2 guindillas
  • 2 dientes de ajo
  • 4 ramas de perejil
  • 1 rama de tomillo
  • 120 g de pimiento rojo
  • pimienta negra
  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas
guiso de frijoles con carne con producto