Crema de patata y requesón

Una de las mejores formas de empezar una comida con amigos o familia es presentando una buena crema. Y es que, aunque todas tengan una presentación similar, podemos jugar con distintos ingredientes para hacerlas más apetitosas, por ejemplo,Ver más...

  • 20-40 min
  • Fácil
  • 4 personas

Ingredientes

Cómo hacer Crema de patata y requesón

  • Pelar y corta las patatas en trozos. En una olla grande, cuécelas con el Caldo Casero de Verduras 100% Natural Gallina Blanca.

    PASO 1

    Pela y corta las patatas en trozos. En una olla grande, cuécelas con agua y la pastilla de Avecrem Dúo Legumbres Estofadas.

  • Cuando las patatas estén bien cocidas, machácalas haciendo un puré. Vierte el puré en el caldo y pásale la licuadora para que se unifique. Añade el queso fresco, reservando un poco para la decoración.

    PASO 2

    Cuando las patatas estén bien cocidas, machácalas haciendo un puré. Vierte el puré en el caldo y pásale la licuadora para que se unifique. Añade el requesón, reservando un poco para la decoración. Mezcla bien y sirve.

Valora esta receta

Consejos para cocinar Crema de patata y requesón

El Truco: haz que el queso quede más suave y mejor repartido

Cuando mezclamos el queso en este tipo de cremas, nos puede pasar que no se disuelva o que queden trozos muy grandes. Si no tenemos cuidado, puede ser difícil de corregir, así que te recomendamos que tamices el queso antes de mezclarlo con el resto de ingredientes. Así quedará una crema más suave y unificada. 

 

Caldo Casero de Pollo Gallina Blanca

Descubre nuestros Caldos Caseros Gallina Blanca

Comprar online

añadiendo unas chips de berenjenas o un crujiente de parmesano. En esta ocasión lo hemos hecho con un poco de requesón, ¿a que queda genial?

Esta crema de patata y requesón es ideal para servir con cuchara, aunque también, si le damos una textura más contundente, puede convertirse en un aperitivo perfecto para tomar en tostadas. Además, puedes escoger si la prefieres fría o caliente, pero te aseguramos que está buenísima de ambas formas. ¡Que lo disfrutes!

 

Si has preferido prepararlo con una textura más espesa para servirlo en tostadas, puedes complementarlo con unos canapés de hummus bicolor. Ya sabes que, cuando se trata de picotear, ¡en la variedad está el gusto!